Entrevista

13 de Julio de 2021 09:07

"Cacho" Gonzalo, el descubridor de "Dibu" Martínez: "Siempre tuvo mucha personalidad"

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

El exfutbolista marplatense y entrenador, que llevó a Ariel Ortega a River y a Walter Erviti a San Lorenzo, recordó los inicios del arquero de la Selección argentina, en charla con 0223.

Roberto "Cacho" Gonzalo disfruta con humildad como un triunfo propio que un "purrete" que tuvo de niño haya levantado hace pocas horas la Copa América con la Selección argentina de fútbol. Es el caso de Emiliano "Dibu" Martínez, el arquero marplatense que fue una de las grandes figuras del equipo de Lionel Scaloni, y a quien le descubrió sus condiciones de arquero para acercarlo al fútbol grande.

Ya no es sorpresa el "ojo" que tiene Gonzalo: a comienzos de la década del ´90 fue él quien llevó a Ariel "Burrito" Ortega a una prueba a River Plate, y años después a Walter Erviti a San Lorenzo de Almagro. A Emiliano Martínez lo tuvo en el Club Talleres un año, y otro en San Isidro, con el ahora arquero de Aston Villa con 9/10 años. Le consiguió dos pruebas en Boca y River, sin éxito, y una más en Independiente de Avellaneda, donde el histórico Miguel Ángel "Pepe" Santoro en la primera práctica nomás le aseguró un lugar en el "Rojo".

"Cacho" Gonzalo dialogó con 0223 en su casa del barrio Villa Lourdes, la zona donde vivió toda su vida a excepción de sus once años como defensor en Deportivo Español, Banfield y Gimnasia La Plata: "es una satisfacción muy grande, una emoción muy fuerte todo, porque haber llevado a Emiliano a Buenos Aires, y que hoy esté en la Selección, triunfando también en Inglaterra, que haya atajado tres penales ante Colombia y esta final ante Brasil en el Maracaná, que nos ha dado una emoción muy grande a los argentinos. Muy contento por todo", sostuvo.

-¿Cómo es para un tipo del fútbol como usted, que ha tenido a tantos chicos, les consigue oportunidades, tener a un Emiliano que llegue tan alto?

-Es una satisfacción. Cuando uno lleva a un jugador a Buenos Aires, a uno ya lo conocen y tiene un recorrido. En su momento llevé a Ariel Ortega, figura del fútbol argentino; a Walter Erviti, a José María Paz, un central que jugó en primera de River, a Marcos ´Anguila´ Gutiérrez (exarquero de Huracán), más otros que han quedado en el camino.

-Se puede decir que ´Cacho´ Gonzalo es una marca registrada ya, con tamañas figuras que ha llevado...

-Sí, la vamos a registrar (risas).

-¿Cómo era Emiliano cuando era pibe, qué cualidades vio que le hicieron abrir los ojos y pensar que estaba para jugar en primera?

-Primero, la personalidad. De chico ya la tenía. Después, la altura. Cuando jugábamos teníamos una muy buena categoría, y cuando jugábamos contra los rivales, los entrenadores del otro equipo le decían al árbitro que le pidieran el DNI porque no creían la edad que tenía. Ya era alto en ese momento. Sobresalía. Él siempre fue muy dedicado, con la misma personalidad de ahora. Cuando era chico ya ordenaba al equipo desde atrás, con solo 13 años. Tuvo la suerte de ir a Buenos Aires. Al principio fue medio difícil. Fue a Boca y River, y no quedó. Después a Independiente, que lo vio ´Pepe´ Santoro y fue quien practicamente lo formó a Emiliano en el puesto. Después, a los 17 años se fue a Inglaterra. Tiene a un representante, Gustavo Goñi, que es uno de los mejores del país. Ya le había puesto el ojo. Yo hablé con él, el Arsenal llevaba un año que lo venía siguiendo y así surgió la posibilidad.

-Decía que de chico ya ordenaba el equipo desde el arco, ¿también era de hablarle a los rivales como sucedió ante Colombia en los penales?

-No, no, era chico. No tenía la experiencia de ahora. Pero ´puta´ si los marcó a los colombianos... Pero más que nada porque les decía ´yo sé a dónde vas a patear vos´, y al que va a patear lo pones en la duda. No creo que un jugador de esa categoría de Selección se puedan achicar, pero por ahí dudan ´¿a dónde le pateo si me conoce?´. Por ahí para la imagen no quedó bien lo que hizo, pero la realidad es que eso siempre pasó en el fútbol, con la diferencia que ahora no hay público, ponen micrófonos y se escucha.

-Después de esta Copa, es muy probable que el año que viene sea el arquero de la Copa del Mundo...

-Yo creo que sí, que él se ha ganado el puesto. Además tiene unos cuantos años para seguir jugando en Inglaterra y en la Selección. Los partidos que a atajado, sobre todo ante Brasil, sacó tres o cuatro pelotas clave que un arquero tiene que atajar. Un arquero de primera división, de un equipo grande, tiene que responder en esas tres o cuatro pocas llegadas más difíciles. 

Una foto de "Dibu" en Independiente, dedicada de puño y letra para Gonzalo: "Gracias Cacho". 

-¿Sigue vinculado al fútbol? 

-Estoy entrenando algunos chicos en Parque Primavesi, y voy a ver chicos a las divisiones inferiores de Mar del Plata, les echamos el ojo. Si vemos que puede tener la posibilidad, porque tiene condiciones, lo vamos a llevar.

-Para un padre o madre que lee la nota y quiere que su hijo juegue al fútbol, ¿qué consejos le daría?

-Hoy en día se llevan chicos de 10 años a Buenos Aires. Yo cuando fui de pibe tenía 20. Hoy apuntan temprano, lo hacen ir al chico una semana, viene de vuelta, para no sacarle el arraigo con los padres, amigos. Pero hoy en día es mucho más fácil que antes llegar a Buenos Aires para jugar. Ahora uno mira la televisión y los comentaristas dicen ´¡cómo corre!´, y antes se decía ´¡como juega!´. Hay una diferencia muy grande. El chico tiene que tener disciplina. Aparte, le tiene que gustar. Y es muy difícil ir y estar en Buenos Aires. Irá a una pensión, sin los padres, donde la comida es distinta, los horarios también. Tienen que ir al colegio. Yo llevé a Emiliano a Boca y River y no quedó. Tranquilamente Independiente, por esas negativas previas, me podría haber dicho que no también. Pero como era un tipo con mucha perseverancia, quedó.

-Usted fue un férreo defensor en su época, ¿cómo fue su recorrido profesional?

-Yo acá jugué en Talleres, luego en la Selección marplatense, con uno de los mejores jugadores que tuvo el país como Pierino González. En 1964 jugué en Deportivo Español con Carlos Bilardo, permanecí 5 años, jugamos una final para ascender ante Nueva Chicago y ascendimos. Al año siguiente, la desgracia de volver a bajar. Luego pasé un año a Banfield, con grandes jugadores. Y en 1970 me compró Gimnasia La Plata, que era un equipazo. Estaba Hugo Gatti, que no era ningún loco. Jugamos cinco años juntos. Un adelantado del fútbol. Por ahí le hacían algunos goles tontos. Pero fue uno de los mejores arqueros de la historia.