Te contamos más

11 de Septiembre de 2021 12:06

5 tips para una casa con buena energía

Compartir
Compartí esta nota

Licenciada en Comunicación Social e instructora de yoga en su espacio Flama Yoga.

Compartir
Compartí esta nota

Te cuento 5 consejos para que en tu casa abunde la buena vibra y eso impacte en tu cuerpo y tu mente.

La pandemia hizo que el hogar tome otro rol en nuestra vida. 

 

El hogar tomó otro rol desde que comenzó la pandemia allá por el 2020. Pasamos mucho más tiempo trabajando, haciendo deporte, cocinando y encontrándonos con quienes más queremos. Todo en un mismo lugar. Por eso es importante cuidar la energía y entender cómo esto impacta en nuestra rutina. Tener una casa que se adapte a nosotros es la clave para sentirnos mejor día a día.

1.- Ventilar los ambientes

Que el frío no te gane, incorporá el hábito de abrir las ventanas para que corra el aire al menos una vez al día. Si se genera corriente de aire, mejor. Esto hace que no se estanque el aire, por ende, la energía. No importa la época del año. Además, siempre que puedas buscá mejorar la iluminación natural en tu hogar, evitando paredes o cortinas oscuras.

En mi caso, me da mucha paz mental levantarme, abrir las ventanas, dejar el aire circular, permitir el ingreso de luz natural y barrer.

Ventilar los ambientas permite el ingreso de luz y paz mental.

 

 

2.- Sumar plantas

Siempre plantas, la nueva decoración por excelencia. No importa si sos bueno cuidándolas; asesorate y elegí plantas que se adapten a tu rutina. Si te cuesta el seguimiento, nada que un calendario no pueda solucionar con recordatorios de regado. Hay plantas que con un regado una vez por semana están súper bien. Son seres vivos que colaboran en la renovación del oxígeno de tus ambientes.

Elegí plantas que se adapten a tu rutina.

 

3.- Practicar Yoga o meditar

Conectarte con lo que te hace bien, tomarte unos minutos para mover el cuerpo o realizar ejercicios de respiración o meditación siempre eleva tu vibra personal. Eso impacta de manera directa en tu casa. Porque si estamos con buena energía, la energía se proyecta en nuestro espacio. Si tenés lugar, podés incluso generar un pequeño espacio para realizar tu práctica personal sumando objetos que te incentiven a sentarte sobre tu mat de yoga o zafu de meditación.

La buena energía se proyecta en nuestro espacio.

 

También si quisieras, podés sumar un altar con objetos que te gusten mucho o tengas una real conexión. Dicen que en los altares hay que sumar elementos que representen el agua, la tierra, el aire y el fuego. Te recomendamos no sumarlo en tu habitación ya que a veces tiene mucha carga energética. En mi caso por ejemplo, lo coloco al ingreso de la puerta de entrada como protección para el hogar,  para mis invitados y para mí.

 

4.- Sumar aromas

Elegilos en el formato que quieras: velas, sahumerios, sahumos. Los aromas estimulan nuestros sentidos y colaboran en la sanación, protección y alineación de nuestra energía más sutil. Además, generan un ambiente armonioso y habilitan una respiración fluida y estimulante. Podés incorporar hierbas como la salvia -del latin “sanar, curar”- y la lavanda, la cual genera un efecto relajante. 

La salvia y la lavanda, dos grandes opciones.

 

5.- Mantener espacios despejados

 Sabemos que es difícil lograr desapegarse de decoración, o de esos “por las dudas si lo vuelvo a usar”. Retomemos esta frase de Marie Kondo: “Soltar cosas es aún más importante que añadirlas”. No llenar de objetos nuestro hogar es importante para lograr ambientes más calmos. Esto muchas veces ayuda a evitar dolores de cabeza, estados de ánimo negativos e incluso peleas. Por eso te cuento algo que incorporé a mi vida: elijo pocos elementos de decoración y los voy cambiando por temporada. Evita que me aburra, se calma esa necesidad de comprar cosas nuevas y renuevo de forma constante la energía y la deco de mi hogar.

Soltar es más importante que añadirlas. 

 

Recordá que la clave para no abrumarse es ir de menos a más, construyendo hábitos y avanzando con pasos seguros. Con estos simples pero grandes cambios, vas a notar que la diferencia está en los pequeños cambios y detalles.

Compartir
Compartí esta nota