Violó en reiteradas oportunidades a su cuñada de 8 años: lo condenaron a 9 años de prisión | 0223

Violó en reiteradas oportunidades a su cuñada de 8 años: lo condenaron a 9 años de prisión

Rodrigo Damián Noya cometió los abusos en la casa de quien entonces era su pareja. Las aberraciones dejaron graves secuelas en la víctima: repitió el colegio y tuvo que someterse a un tratamiento psicológico. "Sentía culpa, vergüenza; quería escapar de todo eso que sentía", relató la menor a la Justicia.   

El Tribunal en lo Criminal N° 4 de Mar del Plata ratificó la condena acordada en un juicio abreviado. Foto: archivo 0223.

10 de Septiembre de 2022 19:14

Por Redacción 0223

PARA 0223

La Justicia de Mar del Plata condenó a nueve años de prisión a Rodrigo Damián Noya, un hombre que en el 2020 fue denunciado por haber abusado sexualmente y en reiteradas oportunidades de su cuñada, de tan solo ocho años.

El Tribunal en lo Criminal N° 4 de la ciudad, integrado de manera unipersonal por el juez Alfredo José Deleonardis, confirmó esta semana la pena en concepto del delito de “abuso sexual agravado por su comisión con acceso carnal” después de convalidar el acuerdo de juicio abreviado al que habían arribado los representantes legales de la defensa y el particular damnificado.

Los abusos, según consta en la sentencia a la cual accedió 0223, comenzaron en 2012 y se repitieron en distintas oportunidades en Miramar, dentro de la casa de la hermana de la víctima. Sin embargo, el horror recién vio la luz ocho años después: a principios de noviembre del 2020, la menor, ya siendo adolescente, rompió el silencio y se animó a contarle al papá las aberraciones que había sufrido en manos de Noya.

Una noche que fue a dormir, el violador entró al dormitorio donde se encontraba la nena, se acostó junto a ella, comenzó a tocarla y luego le introdujo el pene en su vagina. Esa fue la primera vez pero no la única: el hombre de Mar del Plata aprovechaba los momentos en que quedaba a solas con la cuñada para tocarla en sus partes íntimas por encima de las prendas. Incluso, obligaba a la chica a hacerle sexo oral cuando la hermana se iba a bañar.

Los reiterados ataques sexuales dejaron graves sexuales en la víctima, al punto tal que debió someterse a un tratamiento psicológico y acudió a la ONG En Red para recibir contención por el drama vivido.

Todo esto quedó muy claro con la declaración que la adolescente dio ante la fiscal Ana María Caro durante la etapa de investigación de los hechos denunciados: “Cuando me di cuenta de que lo que me había hecho Noya era un abuso comencé a tener problemas en la escuela. Sufrí mucho, era como que no quería reconocerlo, me enojaba con todos; era como que quería escapar de todo eso que sentía. Repetí el año en el colegio, todo estaba mal, y ahí empecé con tratamiento psicológico. Sentía culpa, vergüenza, fue muy difícil”.

Para el juez Deleonardis, quedó firmemente acreditada la materialidad y la participación de Noya en los abusos. “No hay duda en este caso que todos los actos verificados han tenido entidad sexual, afectando así un mismo bien jurídico, así como análogas condiciones espaciales de perpetración, continuada en el tiempo, y que la víctima resultó ser en todos los casos la niña”, sostuvo.

Al fijar el monto de la condena, se valoró como atenuante la falta de antecedentes penales del imputado pero también se tuvieron en cuenta distintos agravantes, como “la edad de la víctima al momento de los hechos, la extensión del daño causado a la misma y el aprovechamiento de la situación de familia”, según se detalló en la sentencia.