0223.com.ar
Admiten que por la recesión, bajó el consumo de la cerveza artesanal

Admiten que por la recesión, bajó el consumo de la cerveza artesanal

Guillermo Contreras

Para los cerveceros es por la caída del rubro gastronómico. La merma acompaña a la baja en la rentabilidad por la devaluación, con insumos que subieron hasta un 250%. La cerveza subió sólo un 20%.

La devaluación golpeó los bolsillos de los argentinos y diferentes rubros de la producción, que salieron malheridos del dólar a 40: la fabricación de cerveza artesanal no fue una excepción y sumado a la retracción del consumo y el costo “dolarizado” de las cebadas, puso en una situación preocupante a la incipiente industria local.

“Si bien se siguen llenando algunos bares de moda, en el resto, las ventas han disminuido muchísimo. Sostener un bar implica además tener unos 10 empleados, pagar tasas municipales, gas, luz y otros gastos. Se vende cerveza, pero está complicado”, aseguró Pablo Capurro, propietario de la cervecería Back, en diálogo con 0223.

Un informe elaborado recientemente por la Cámara Bonaerense de Cervecerías Artesanales, dio cuenta que en lo que va del 2018, los insumos subieron más del 100% en promedio: la cebada nacional aumentó entre el 70 y 110%; la cebada importada entre el 100% y 145%; la levadura importada entre el 150 y 250%; el lúpulo nacional entre el 40 y 80%; el importado entre 120 y 180% y la luz y el gas entre el 50 y 70%. En tanto que la cerveza artesanal apenas subió entre el 15 y el 25%.

“Nosotros arrancamos hace 8 años y te puedo decir que bajó mucho el consumo. Y la suba de los insumos, no se volcó al precio de la cerveza: hay productos como la IPA que tiene muchos lúpulos importados u otros como la Barley Wine o la Imperial Stout que requieren unos 6 meses de frío para estacionarlas”, detalló.

Por último el productor de cerveza artesanal analizó: “Son muchos gastos, muy alta es la inversión y mucha competencia. Hay un total de 60 fábricas en Mar del Plata y muchas todavía están sin habilitar. El que haya mucha competencia hizo que no se pudiera trasladar el alza de los insumos al producto. Pero por otro lado, `cervecerías de garage´ están sacándonos mercado con productos de menor calidad. Esperamos que el verano sea bueno, que vengan muchos turistas y que se reponga un poco la situación de todos”, subrayó el empresario.
 

 

 

Comentarios de usuarios de 0223
Comentarios de usuarios de facebook

Admiten que por la recesión, bajó el consumo de la cerveza artesanal

Para los cerveceros es por la caída del rubro gastronómico. La merma acompaña a la baja en la rentabilidad por la devaluación, con insumos que subieron hasta un 250%. La cerveza subió sólo un 20%.

La devaluación golpeó los bolsillos de los argentinos y diferentes rubros de la producción, que salieron malheridos del dólar a 40: la fabricación de cerveza artesanal no fue una excepción y sumado a la retracción del consumo y el costo “dolarizado” de las cebadas, puso en una situación preocupante a la incipiente industria local.

“Si bien se siguen llenando algunos bares de moda, en el resto, las ventas han disminuido muchísimo. Sostener un bar implica además tener unos 10 empleados, pagar tasas municipales, gas, luz y otros gastos. Se vende cerveza, pero está complicado”, aseguró Pablo Capurro, propietario de la cervecería Back, en diálogo con 0223.

Un informe elaborado recientemente por la Cámara Bonaerense de Cervecerías Artesanales, dio cuenta que en lo que va del 2018, los insumos subieron más del 100% en promedio: la cebada nacional aumentó entre el 70 y 110%; la cebada importada entre el 100% y 145%; la levadura importada entre el 150 y 250%; el lúpulo nacional entre el 40 y 80%; el importado entre 120 y 180% y la luz y el gas entre el 50 y 70%. En tanto que la cerveza artesanal apenas subió entre el 15 y el 25%.

“Nosotros arrancamos hace 8 años y te puedo decir que bajó mucho el consumo. Y la suba de los insumos, no se volcó al precio de la cerveza: hay productos como la IPA que tiene muchos lúpulos importados u otros como la Barley Wine o la Imperial Stout que requieren unos 6 meses de frío para estacionarlas”, detalló.

Por último el productor de cerveza artesanal analizó: “Son muchos gastos, muy alta es la inversión y mucha competencia. Hay un total de 60 fábricas en Mar del Plata y muchas todavía están sin habilitar. El que haya mucha competencia hizo que no se pudiera trasladar el alza de los insumos al producto. Pero por otro lado, `cervecerías de garage´ están sacándonos mercado con productos de menor calidad. Esperamos que el verano sea bueno, que vengan muchos turistas y que se reponga un poco la situación de todos”, subrayó el empresario.
 

 

 

Conectar
Crear cuenta
Redimensionar