0223.com.ar
¡Papelón! Peñarol-Hispano se suspendió por goteras

¡Papelón! Peñarol-Hispano se suspendió por goteras

Por Redacción 0223

Lo que era un aviso en la previa del partido, se concretó durante el juego y cuando restaban 8.45 para el final del segundo cuarto, y tras esperar 45', los árbitros decidieron la suspensión. Por suerte para el "milrayitas", continuará el sábado desde las 11.

La imagen para todo el país, es vergonzante. Porque no sólo Peñarol queda expuesto en esta situación, por ser el equipo local, sino que Mar del Plata, en un encuentro televisado, se ve obligado a suspender un encuentro porque el escenario máximo de la ciudad y uno de los más renombrados de la Liga Nacional, sufre filtraciones de agua y goteras que ponen en riesgo el físico de los jugadores. En la cancha, el "milrayitas" perdía 29-9 ante Hispano Americano y jugaba decididamente mal. Cuando corría riesgo de perder el partido y la serie, se decidió que continúe el sábado a las 11.

Cuando durante semanas se habló de las exigencias para los clubes marplatenses que utilizan los estadios municipales, la respuesta llegó de la peor manera. Las intensas aguas caídas en las últimas horas en la ciudad fueron demasiado para el techo del Polideportivo "Islas Malvinas", máximo escenario techado de la "Feliz", que empezó a filtrar y terminó llevando a la suspensión del encuentro que disputaban Peñarol e Hispano Americano de Río Gallegos por los octavos de final del Súper 20. El escaso mantenimiento de los estadios municipales por parte del Emder, vuelve a ser tema de opinión y expone a las autoridades del ente.

La predisposición de los árbitros de esperar una solución o que afloje la intensidad de la lluvia para que deje de caer agua en el terreno, no alcanzó. Durante 45 minutos, fue persistente, probaron una y otra vez, y fueron criteriosos para determinar que no se podía seguir, para asegurar la integridad de los jugadores. Las caras de Domingo Robles y Leo Gutiérrez lo decían todo. No sólo el equipo estaba dejando una pobrísima imagen, sino que corría el riesgo de perder el juego (y la serie) sin tener la posibilidad de revertir ese duro 29-9 con el que se paró cuando restaban 8.45 del segundo parcial.

Por suerte para Peñarol, la AdC desligó al "milrayitas" y le permitirá continuar con el partido el sábado en horas de la mañana como pidió, como un caballero, Marcelo Richotti a los árbitros cuando le anunciaron a los entrenadores de la medida. "A mí me gusta que los partidos se ganen o pierdan en la cancha", espetó uno de los ídolos de Peña, actualmente en el banco sureño. Si la organización entendía que el local era el responsable de la infraestructura, podía darle el juego por perdido y, por ende, la serie se iba para Río Gallegos. Teniendo en claro que el estadio es municipal y los "culpables" son otros, los de Leo Gutiérrez tendrán otra oportunidad y, ahora sí, dependerá de ellos revertir la imagen dentro del campo para intentar dar vuelta un resultado adverso.

De todas formas, el elenco marplatense sufrirá un importante percance económico, ya que por esta reprogramación, deberá hacerse cargo de los gastos tanto de la visita como de los árbitros y el operativo policial para la reanudación, algo siempre costoso y mucho más en época de "vacas flacas" para los elencos de nuestra ciudad. Se espera algún comunicado oficial desde el Emder o el gobierno municipal explicando la situación.

Comentarios de usuarios de 0223
Comentarios de usuarios de facebook

¡Papelón! Peñarol-Hispano se suspendió por goteras

Lo que era un aviso en la previa del partido, se concretó durante el juego y cuando restaban 8.45 para el final del segundo cuarto, y tras esperar 45', los árbitros decidieron la suspensión. Por suerte para el "milrayitas", continuará el sábado desde las 11.

Fernando Sampietro les explica la situación a Leo Gutiérrez y Marcelo Richotti. Minutos más tarde se confirmó la continuidad. (Foto: Demián Schleider/Prensa Peñarol)

La imagen para todo el país, es vergonzante. Porque no sólo Peñarol queda expuesto en esta situación, por ser el equipo local, sino que Mar del Plata, en un encuentro televisado, se ve obligado a suspender un encuentro porque el escenario máximo de la ciudad y uno de los más renombrados de la Liga Nacional, sufre filtraciones de agua y goteras que ponen en riesgo el físico de los jugadores. En la cancha, el "milrayitas" perdía 29-9 ante Hispano Americano y jugaba decididamente mal. Cuando corría riesgo de perder el partido y la serie, se decidió que continúe el sábado a las 11.

Cuando durante semanas se habló de las exigencias para los clubes marplatenses que utilizan los estadios municipales, la respuesta llegó de la peor manera. Las intensas aguas caídas en las últimas horas en la ciudad fueron demasiado para el techo del Polideportivo "Islas Malvinas", máximo escenario techado de la "Feliz", que empezó a filtrar y terminó llevando a la suspensión del encuentro que disputaban Peñarol e Hispano Americano de Río Gallegos por los octavos de final del Súper 20. El escaso mantenimiento de los estadios municipales por parte del Emder, vuelve a ser tema de opinión y expone a las autoridades del ente.

La predisposición de los árbitros de esperar una solución o que afloje la intensidad de la lluvia para que deje de caer agua en el terreno, no alcanzó. Durante 45 minutos, fue persistente, probaron una y otra vez, y fueron criteriosos para determinar que no se podía seguir, para asegurar la integridad de los jugadores. Las caras de Domingo Robles y Leo Gutiérrez lo decían todo. No sólo el equipo estaba dejando una pobrísima imagen, sino que corría el riesgo de perder el juego (y la serie) sin tener la posibilidad de revertir ese duro 29-9 con el que se paró cuando restaban 8.45 del segundo parcial.

Por suerte para Peñarol, la AdC desligó al "milrayitas" y le permitirá continuar con el partido el sábado en horas de la mañana como pidió, como un caballero, Marcelo Richotti a los árbitros cuando le anunciaron a los entrenadores de la medida. "A mí me gusta que los partidos se ganen o pierdan en la cancha", espetó uno de los ídolos de Peña, actualmente en el banco sureño. Si la organización entendía que el local era el responsable de la infraestructura, podía darle el juego por perdido y, por ende, la serie se iba para Río Gallegos. Teniendo en claro que el estadio es municipal y los "culpables" son otros, los de Leo Gutiérrez tendrán otra oportunidad y, ahora sí, dependerá de ellos revertir la imagen dentro del campo para intentar dar vuelta un resultado adverso.

De todas formas, el elenco marplatense sufrirá un importante percance económico, ya que por esta reprogramación, deberá hacerse cargo de los gastos tanto de la visita como de los árbitros y el operativo policial para la reanudación, algo siempre costoso y mucho más en época de "vacas flacas" para los elencos de nuestra ciudad. Se espera algún comunicado oficial desde el Emder o el gobierno municipal explicando la situación.

Conectar
Crear cuenta
Redimensionar