RADIO
EN VIVO
imagen

Mar del plata

10 de Noviembre de 2019 19:40

El sector bovino se declaró en alerta por el posible cierre de las exportaciones

Imagen: Archivo 0223

El titular del Sindicato de la Carne local expresó la incertidumbre que mantienen por las eventuales políticas de Alberto Fernández. "Esperemos que no haga lo mismo que Néstor Kirchner", pidió.

La victoria de la fórmula presidencial del Frente de Todos modificó el escenario electoral. Los principales mercados mueven los hilos y desde el sector bovino se declararon en alerta ante el posible cierre de exportaciones que puede impulsar el Gobierno que asuma el 10 de diciembre.

En diálogo con 0223, Pedro Lacuadra Montiel, secretario general del Sindicato de la Carne de Mar del Plata, explicó que están "en alerta" ante las medidas económicas que pueda impulsar el futuro Gobierno, encabezado por Alberto Fernández, aunque de todas formas aclaró que por el momento no tienen indicios de las posibles resoluciones que tomará a futuro el presidente electo.

"Vamos a ver qué pasa, no sabemos qué medida va a tomar. Esperamos que no haga lo mismo que el Gobierno de Néstor Kirchner, que destruyó miles de puestos de trabajo. Por ahora, no hay ninguna señal. Estamos en alerta", sostuvo el dirigente bovino.

La preocupación de Lacuradra Montiel toma notoriedad si se tiene en cuenta que el sector atraviesa una dicotomía: los exportadores incrementan mes a mes sus envíos al mercado chino, pero el consumo interno sufre bajas considerables, al punto que en octubre alcanzó el índice más bajo desde 2001. Es decir que los argentinos comen 15 kilos menos de carne que hace diez años.

"Los exportadores siguen en alza. Pero el consumo per cápita baja cada vez más. Hay muchos frigoríficos que están complicados, con situaciones preventivas de crisis. La inflación es galopante", resumió el titular del sindicato, aunque aclaró que por el momento está situación no se refleja en las cadenas de Mar del Plata. "Al menos la producción se mantiene", rescató.

Ante este panorama, el impacto de las políticas económicas en el bolsillo de los consumidores y la demanda del mercado asiático provocaron la semana pasada un aumento del 21% en el precio del kilo vivo, que finalmente se trasladó al mostrador y generó una suba del 18% en las carnicerías.