RADIO
EN VIVO
imagen

Solidaridad

4 de Diciembre de 2019 17:21

El comedor Pucará sufrió un nuevo robo y cerrará sus puertas hasta febrero

Fotos: 0223.com.ar

El espacio solidario que funciona hace 14 años en el barrio San Jacinto tomó la drástrica decisión después de que le sustrajeran la bomba de agua sumergible, lo que se suma al fuerte impacto  de la crisis económica.

El comedor Pucará que funciona hace 14 años en el barrio San Jacinto sufrió un nuevo robo en la madrugada de este miércoles y, motivado por las grandes dificultades que arrastra como consecuencia de la crisis económica, tomó la peor decisión: cerrar sus puertas hasta febrero.

Horacio Marazzi, responsable del espacio solidario ubicado sobre la calle 2 bis entre 431 y 433, precisó a 0223 que en las últimas horas advirtieron la sustracción de la bomba sumergible de agua, que representa un costo aproximado de 40 mil pesos. "Es increíble porque no es fácil llevarse algo así pero levantaron y rompieron la tapa de cemento y se la robaron", señaló.

"Pensábamos cerrar, como hacíamos siempre, el 20 de diciembre hasta el 1 de febrero pero con este robo, que ya es el tercero en el año, ya no damos más. Tuvimos que cerrar. La verdad que es una pésima noticia pero no nos quedó otra. No sé cómo sobrevivimos hasta el momento", expresó, con tristeza, el referente del Centro Cultural y comedor barrial.

Marazzi recordó que el lugar le da de comer a 320 personas de distintos barrios de la ciudad, que, hasta esta fecha, venían todos los días en busca de alimentos y se llevaban a cambio una vianda que incluía una comida, una fruta, un vaso de leche y pan. 

El responsable de Pucará recordó que cuentan con un subsidio que se gestionó a través de la Asociación Empleados de Casino Pro Ayuda a la Niñez Desamparada (Apand) pero que solamente da cobertura para garantizar la entrega de 210 viandas.

"Todos los días nosotros, que somos gente humilde y sencilla, tenemos que poner plata para entregar 120 viandas ¿Y sabés cuánto cuesta una vianda? Más o menos, calculá que 1 dólar. Es decir, que nosotros tenemos que poner 120 dólares. No tenemos plata para seguir sosteniendo algo así", insistió.

Marazzi aseguró que su "prioridad es que coma la gente" pero al mismo tiempo lamentó que el comedor arrastre "retrasos de todo tipo en los pagos". "Creo que hasta el 28 de febrero no lo vamos a poder abrir, por lo menos", indicó, y señaló que tampoco recibió ningún llamado de las autoridades de Desarrollo Social ante esta dramática situación.

Cualquier persona interesada en hacer algún aporte económico u otra colaboración puede acercarse en forma directa a las instalaciones que están en el barrio San Jacinto o comunicarse al teléfono celular  (0223) 154 541 205 o (223) 156 361 197.