0223.com.ar
Depósitos a España, Uruguay y llamados sin responder: nueva audiencia en el juicio a Daniel Viglione

Depósitos a España, Uruguay y llamados sin responder: nueva audiencia en el juicio a Daniel Viglione

Por Redacción 0223

Cinco testigos se presentaron en la reanudación del debate. Uno de ellos dijo que le pagó por un curso sobre Forex que se podía descargar de manera gratuita.

Cinco de los ocho testigos previstos en una nueva jornada del juicio que se le sigue al “analista de mercados a futuro” Daniel Viglione y su socia María Larsen por 87 casos de estafa por un monto cercano a los cuatro millones de dólares se presentaron este martes en el Juzgado Correccional 2 y respondieron las preguntas de las partes. Al término de las testimoniales se pasó a un cuarto intermedio hasta el miércoles a las nueve de la mañana.

Más allá de las similitudes entre la mayoría de las testimoniales, uno de los puntos destacados de la audiencia encabezada por la Jueza Correccional Ana Fernández fue la de una mujer que reiteró haber entregado sus inversiones a través de transferencias bancarias. Ante las preguntas del fiscal David Bruna y del abogado Julio Razona, la mujer recordó que hizo dos transferencias a cuentas que María Larsen y su hija tenían en Uruguay y España, respectivamente.

La damnificada tenía cuentas en bancos radicados en Francia y Estados Unidos porque había vivido en esos países y tras conocer las oficinas del periodista sintió que era un lugar confiable y decidió realizar las transferencias.

“La mujer envió a una cuenta de la hija de Larsen en España un total de cuatro mil euros mientas que en otra cuenta de la imputada en Uruguay transfirió quince mil dólares”, le dijo Razona a 0223. “Ya en la instrucción habíamos presentado los recibos y las copias de ambos interdepósitos, incluyendo el que hizo a una cuenta del complejo Luces de la Paloma que funcionaba en Uruguay”, agregó.

Amigas, llamados y el pago de un curso gratuito

Más allá de la ausencia sin aviso de tres testigos, la primera jornada de la semana en el sexto piso de Tribunales tuvo otros tres testimonios, incluyendo el de una pareja amiga de la esposa del imputado.

Una mujer que era compañera de trabajo de Claudia Fernández declaró junto a su marido que a raíz de una relación de amistad decidieron invertir un total de 175 mil dólares. El hombre dijo que en diciembre de 2015 intentaron empezar a retirar el dinero y desde ese momento solo tuvieron excusas para evitar su devolución.

Al igual que en jornadas anteriores otro de los testigos contó el momento en que desde la oficina se modificó la manera de comunicar las supuestas ganancias que estaban obteniendo. El hombre relató que los datos que algunos de las personas que estaban en la oficina –nombró a Mariano Román y su esposa-  daban de manera telefónica pasaron a obtenerse a partir de una clave con la que consultaban en una página de internet.

El dato de color de su declaración fue el reconocimiento de que en su intención de conocer un poco más el funcionamiento de las inversiones pagó un curso on line para aprender sobre Forex. Lo singular es que tiempo después descubrió que ese curso era gratuito.

El último testimonio lo dio un hombre oriundo de Rosario que conoció al imputado en una charla que junto al economista Roberto Cachanosky dio en aquella ciudad. Tras entregar diez mil dólares –el mínimo que se solicitaba para ingresar- el damnificado recordó que más allá de una respuesta por correo electrónico nunca volvió a comunicarse con los imputados ni recuperar su dinero.

Comentarios de usuarios de 0223
Comentarios de usuarios de facebook

Depósitos a España, Uruguay y llamados sin responder: nueva audiencia en el juicio a Daniel Viglione

Cinco testigos se presentaron en la reanudación del debate. Uno de ellos dijo que le pagó por un curso sobre Forex que se podía descargar de manera gratuita.

Cinco de los ocho testigos previstos en una nueva jornada del juicio que se le sigue al “analista de mercados a futuro” Daniel Viglione y su socia María Larsen por 87 casos de estafa por un monto cercano a los cuatro millones de dólares se presentaron este martes en el Juzgado Correccional 2 y respondieron las preguntas de las partes. Al término de las testimoniales se pasó a un cuarto intermedio hasta el miércoles a las nueve de la mañana.

Más allá de las similitudes entre la mayoría de las testimoniales, uno de los puntos destacados de la audiencia encabezada por la Jueza Correccional Ana Fernández fue la de una mujer que reiteró haber entregado sus inversiones a través de transferencias bancarias. Ante las preguntas del fiscal David Bruna y del abogado Julio Razona, la mujer recordó que hizo dos transferencias a cuentas que María Larsen y su hija tenían en Uruguay y España, respectivamente.

La damnificada tenía cuentas en bancos radicados en Francia y Estados Unidos porque había vivido en esos países y tras conocer las oficinas del periodista sintió que era un lugar confiable y decidió realizar las transferencias.

“La mujer envió a una cuenta de la hija de Larsen en España un total de cuatro mil euros mientas que en otra cuenta de la imputada en Uruguay transfirió quince mil dólares”, le dijo Razona a 0223. “Ya en la instrucción habíamos presentado los recibos y las copias de ambos interdepósitos, incluyendo el que hizo a una cuenta del complejo Luces de la Paloma que funcionaba en Uruguay”, agregó.

Amigas, llamados y el pago de un curso gratuito

Más allá de la ausencia sin aviso de tres testigos, la primera jornada de la semana en el sexto piso de Tribunales tuvo otros tres testimonios, incluyendo el de una pareja amiga de la esposa del imputado.

Una mujer que era compañera de trabajo de Claudia Fernández declaró junto a su marido que a raíz de una relación de amistad decidieron invertir un total de 175 mil dólares. El hombre dijo que en diciembre de 2015 intentaron empezar a retirar el dinero y desde ese momento solo tuvieron excusas para evitar su devolución.

Al igual que en jornadas anteriores otro de los testigos contó el momento en que desde la oficina se modificó la manera de comunicar las supuestas ganancias que estaban obteniendo. El hombre relató que los datos que algunos de las personas que estaban en la oficina –nombró a Mariano Román y su esposa-  daban de manera telefónica pasaron a obtenerse a partir de una clave con la que consultaban en una página de internet.

El dato de color de su declaración fue el reconocimiento de que en su intención de conocer un poco más el funcionamiento de las inversiones pagó un curso on line para aprender sobre Forex. Lo singular es que tiempo después descubrió que ese curso era gratuito.

El último testimonio lo dio un hombre oriundo de Rosario que conoció al imputado en una charla que junto al economista Roberto Cachanosky dio en aquella ciudad. Tras entregar diez mil dólares –el mínimo que se solicitaba para ingresar- el damnificado recordó que más allá de una respuesta por correo electrónico nunca volvió a comunicarse con los imputados ni recuperar su dinero.

Conectar
Crear cuenta
Redimensionar