Ciencia

13 de Noviembre de 2020 11:40

Detectan una explosión de estrellas masivas en formación 

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

El estallido fue generado por la interacción de al menos dos protoestrellas en plena evolución, a 10 mil años luz de distancia.

El final de la vida de las estrellas masivas se da de forma dramática: el astro se queda sin combustible, colapsa y, cuando llega la hora, explota en una inmensa supernova que puede repartir material y energía al entorno, o bien puede generar, en función de sus características, un agujero negro o una estrella de neutrones.
 
Estos estallidos no son, sin embargo, los únicos posibles en la vida de las estrellas. Al parecer, las estrellas muy masivas también detonan inmensas explosiones en edades más tempranas, y puede ser que ese cataclismo cósmico sea la clave para explicar la formación de aquellos verdaderos colosos del espacio. 

A esa conclusión llegó un equipo internacional de astrofísicos, dirigido por el investigador mexicano Luis Zapata, cuando observaron la peculiar figura de una explosión en G5.89, una densa región de formación estelar ubicada en la Vía Láctea, a 10 mil años luz de distancia de la Tierra. 

“Se sabía que había un ‘cascarón’ de polvo y escombro muy denso en esa región, y que, además, allí había una estrella de mucha masa formándose. Nosotros logramos descubrir la emisión de gas en forma filamentaria y radial desde el centro de ese cascarón”, precisó el investigador de Conicet en el Instituto Argentino de Radioastronomía (IAR), Manuel Fernández López.

“No sabemos exactamente qué fenómeno desencadenó este flujo explosivo que tiene una antigüedad de 1000 años, pero intuimos que este tipo de eventos surgen a partir de alguna forma de interacción gravitatoria entre al menos dos protoestrellas o entre los enormes discos de acreción a partir de los que se forman”, agregó 

La teoría sostiene que las estrellas se forman por una larga danza gravitatoria, que comienza con bolsas de gas muy densas, ubicadas dentro de gigantescas nubes moleculares, hacia las que comienza a colapsar material. Mientras se da esa caída hacia el centro, un enorme disco plano de gas, rocas y polvo se forma y gira alrededor, alimentando al futuro astro. 
 

Compartir
Compartí esta nota