Temporada 2021

30 de Diciembre de 2020 22:39

Entre la incertidumbre y los protocolos personalizados: así se espera enero

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
La incertidumbre crece cunado se espera lo más fuerte de la temporada. Foto: 0223.

Lo más fuerte de la temporada se acerca en medio de un crecimiento de la curva de contagios que, por ahora, no hace peligrar las actividades. Qué pasará con los eventos masivos al aire libre. 

La incertidumbre, de por sí, era el común denominador de una temporada que todos califican como “distinta”. Pero la escalada de casos que se dio en los últimos días sumó un grado más a un termómetro que amenaza con estallar, incluso, antes de que lo más fuerte de la temporada arranque. Por ahora, nadie anticipa un cierre de actividades, pero las autoridades exhiben su preocupación por el aumento de los contagios de Covid-19.

La reunión de urgencia entre el presidente Alberto Fernández, el gobernador Axel Kicillof y el jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta, encendió las alarmas en medio de versiones de medidas restrictivas. El encuentro, de apenas 25 minutos, tuvo como fin enviar un mensaje de alerta, más que analizar el cierre de actividades.

“Hay mucha preocupación por el aumento de casos y lo que puede ocurrir en Año Nuevo. Pero por el momento no se analiza adoptar medidas restrictivas. Bajará un mensaje muy fuerte para que la gente tome consciencia. La vacuna no va a solucionar las cosas de un día para otro”, señalaron fuentes consultadas por 0223.

 

Mar del Plata arrastra una suba de casos que comenzó a crecer de manera más marcada hace 15 días. Las primeras dos semanas de diciembre los contagios diarios rondaban los 100. En la última semana, la cifra trepó a 200. Con esa preocupación latente, es importante aclarar algo: no es una suba exclusiva de Mar del Plata. El aumento de casos, que se repite en todo el país, también se ve en distritos como Pinamar, Tandil, Balcarce o Necochea, por citar otros distritos de la zona.

La relajación de las medidas de seguridad se ve todos los días en la calle, con mucha gente que abandonó los barbijos y no sostiene las recomendaciones de distanciamiento social. Muchos de ellos compartieron con seres queridos Navidad y seguramente repetirán en Año Nuevo. Ese combo explosivo, por ahora, tiene un dato esperanzador.

 

 

 

 

 

 El 27 de octubre Mar del Plata registró 259 nuevos contagios, la misma cifra que reportó este miércoles. Sin embargo, hay una diferencia sustancial entre los reportes sanitarios de los dos días. Hace dos meses, Mar del Plata tenía casi 100 camas de terapia intensiva ocupadas, de las cuales 51 (más de la mitad) eran pacientes infectados con Covid-19. Hoy, esa estadística muestra que hay 65 pacientes críticos, de los cuales solo 20 tienen coronavirus.

El sistema sanitario todavía no está estresado (un término incorporado en la pandemia) como supo estarlo. Eso no significa que las autoridades deban desentenderse: hace pocos días los infectados en terapia eran menos de diez. “Vemos que hay un crecimiento muy marcado en el aumento de contagios en personas de menos de 40 años. Aún no se ve que esas personas hayan contagiado a sus padres o abuelos. Pero es probable que empiece a verse”, explicaron desde el municipio.

Con ese panorama, todos quieren pasar estas fiestas para empezar a ver la verdadera marcha de la temporada de verano. Históricamente, el aluvión turístico se da en Mar del Plata después de Reyes. Este año (el próximo, en rigor) no será el mismo aluvión, pero la tendencia seguramente se repetirá: la mayor cantidad de visitantes llegará en las próximas semanas. Diciembre estuvo lejos en el número de visitantes con la temporada anterior, pero nadie se sorprende: en 2019 habían llegado 5000 colectivos de larga distancia ese es, mientras que en este 2020 apenas llegaron 900. 

Tal como se esperaba, los hoteles son los más castigados (especialmente los de menor categoría). El movimiento en bares y restaurantes, en cambio, es algo más auspicioso y las autoridades locales celebran el resultado de los decks y los corredores gastronómicos. Lo que aún queda pendiente es la nocturnidad y los eventos masivos al aire libre. El gobierno provincial sostiene que por ahora es inconveniente avanzar. Pero tal como se anticipó desde este espacio, la Comisión Especial de Reactivación Económica buscará ser el canal alternativo para que se cristalicen este tipo de eventos.

Tras la reunión del lunes, funcionarios del Ejecutivo y concejales de la mayoría de los espacios (el Frente de Todos mantuvo su decisión de no participar de la comisión) acordaron avanzar en la elaboración de protocolos que serán elevados al gobierno provincial para que dé autorización. Coincidieron en que esas alternativas fomentan las fiestas clandestinas.

El secretario de Desarrollo Productivo, Fernando Muro, es el encargado de elaborarlo. Anticipó a 0223 que no trabajará en un protocolo general sino que harán protocolos más específicos.  

Los bares de Playa Grande pueden tener los suyos, mientras que las fiestas que se organizan en los balnearios del sur, especialmente Mute, tenga uno para cada evento. El funcionario municipal se encuentra en plena tarea de recopilación de datos y espera poder enviar los pedidos el lunes.

La ventaja de enviar todo por separado es que permite ir haciendo evaluaciones parciales. Hasta el momento en el municipio están satisfechos con el comportamiento de los locales nocturnos en modo gastronomía. Saben, no obstante, que no es lo mismo eso que una fiesta en la playa. Respecto a ese tipo de eventos las miradas son disímiles: algunos son poco optimistas sobre la autorización del gobierno de Axel Kicillof y otros creen que el pedido formal del municipio genera un reparto del costo político que podría facilitar la aprobación.

Las definiciones deben tomarse pronto. Desde el parador Mute, por caso, ya suspendieron una fecha y están en proceso de reintegrar el dinero de las entradas de otras dos (la del 2 y 3 de enero). A su vez, ante la falta de previsiones decidieron desarmar el escenario. Todo con el perjuicio económico que conlleva en un año para nada fácil.

“Quedan anunciadas cuatro fechas. Habrá que ver qué sucede”, señalaron desde el parador a este medio. Nadie, en este histórico 2020, se atreve a dar garantías.

Compartir
Compartí esta nota