Ostende

25 de Marzo de 2020 18:17

Habló la mamá del surfer: "Mi hijo no es un viva la joda"

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

La mujer aseguró que la casa del barrio porteño de Flores está en alquiler y por eso se dirigió hacia Ostende. Además, garantizó que "está cumpliendo la cuarentena".

La madre de Federico Llamas, el surfista de 27 años que violó la cuarentena después de regresar de Brasil y alojarse en Ostende, defendió a su hijo y aseguró que "no es un viva la joda".

Según confió la mujer desde el perímetro de la vivienda que comparte con su hijo en la localidad pinamarense, Llamas no podía hacer la cuarentena en su domicilio del barrio porteño de Flores porque la casa está en alquiler hasta el 8 de abril y no tenía llaves para ingresar. Por eso, una vez que los móviles de la Gendarmería Nacional que lo escoltaron se retiraron, el joven se puso en marcha su camioneta y se fue a la casa de su mamá en Ostende.

"Él se fue de Flores para evitar la aglomeración de gente. Cómo Federico iba a entrar a mi casa si no tenía llaves. Todos piensan que mi hijo es un viva la joda, pero está haciendo la cuarentena", señaló la mujer.

Este miércoles al mediodía el juez Lino Mirabelli, titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Nº 2 de San Isidro, ordenó la detención del surfista. Tal como establece el artículo 205 del Código Penal, Llamas podría recibir una pena de entre seis meses y dos años por violar "las medidas adoptadas por las autoridades competentes para impedir la introducción o propagación de una epidemia".

El martes por la tarde había sido interceptado en la Panamericana cuando volvía de Brasil en su camioneta con dos tablas de surf en el techo. Las fuerzas de seguridad lo escoltaron hasta el domicilio que figuraba en su Documento Nacional de Identidad (DNI).

Compartir
Compartí esta nota