Coronavirus

7 de Abril de 2020 14:58

Textiles pagaron los sueldos pero admiten que la situación “es muy difícil”

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

Juan Pablo Maissonave, titular de la Cámara Textil local contó cómo las empresas afrontan este panorama sin ventas. Aguardan la implementación de medidas para las pymes.

Continúa la preocupación del sector textil ante la suspensión total de las actividades por el aislamiento social, preventivo y obligatorio dispuesto por el gobierno nacional, en el marco de la pandemia del coronavirus.

En diálogo con 0223, Juan Pablo Maissonave, presidente de la Cámara Textil de Mar del Plata, confirmó que desde que se inició la cuarentena, “las fábricas están todas paradas hasta el 13 y sin novedades a ver cómo sigue y si se empieza a levantar”.

Ante este adverso panorama, admitió: “Todas las empresas estamos en una situación difícil. En su mayoría están cumpliendo con el pago de sueldos de marzo. Veremos qué pasa cuando se instrumente la Ley de Emergencia para pymes, con todas las medidas que anunció el presidente. Porque está todo el decreto con sus artículos, pero no aun su instrumentación, para el mes de abril”, resumió.

Las empresas dejaron de tener ingresos desde el 18 de marzo en adelante. Imaginate de qué forma afrontas con todos los compromisos que tenés de pagos, sueldos, impuestos, créditos, proveedores, sin tener ingreso alguno. Estamos todos en una situación difícil, pero estamos peleándola”, evaluó.

En esa línea, el titular de la cámara que agrupa a los textiles de la ciudad, explicó que si bien la mayoría de los comercios del rubro poseen venta online, “el groso del consumo se da en los locales físicos”, situación que podría modificarse una vez que haya una gran apertura de la cuarentena.

“La venta online es una herramienta más, pero vivimos de la venta minorista y mayorista con muchas marcas. Al estar cerrado, se complica mucho”, razonó.

Por último, valoró el aporte que distintas empresas locales hicieron a centros sanitarios en la fabricación de barbijos y camisolines, que contó con la ayuda de un grupo de diseñadores, de la Municipalidad para aportar la materia prima y de algunos empleados que de manera voluntaria concurrieron a sus trabajos. "Concurrieron un grupo grande de empresas y se armaron pequeños grupos de trabajadores, que se pusieron a disposición. Fue nuestro granito de arena para ayudar en esta pandemia", finalizó Maissonave.

Compartir
Compartí esta nota