Cornavirus

30 de Mayo de 2020 15:31

Advierten sobre la importancia de la telemedicina en casos de Esclerosis Múltiple

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

Este sábado se conmemora el Día Internacional de la Esclerosis Múltiple, una enfermedad crónica del sistema nervioso central. Según detalló la Dra Gabriela Ferretti, especializada en neurología la oferta de atención se ve limitada en época de aislamiento.

Como en la mayoría de las patologías, las personas que tienen síntomas de esclerosis múltiple (EM) se muestran reticentes a concurrir a centros de salud, así como también, la oferta de atención por consultorios externos en la forma tradicional que conocíamos se vio muy limitada.

Según explicó la Dra especializada en neurología y divulgadora científica del Grupo Medihome, Gabriela Ferretti (MN 81.108), la telemedicina, se tornó una “herramienta fundamental” en tiempos de pandemia. 

“En los tiempos de cuarentena, y ante la imposibilidad de realizar tratamiento de rehabilitación en los centros ambulatorios, la asistencia en el domicilio del paciente de kinesiólogos, fonoaudiólogos y terapistas ocupacionales se torna fundamental no solo para la mejoría de los síntomas actuales sino también para evitar perder las mejorías obtenidas previamente”, explica la especialista.

Ferretti, además explica que respecto de la vitamina D y la esclerosis múltiple, se ha visto que puede haber un déficit de esta vitamina en los pacientes con EM, pero la suplementación no se ha relacionado con un cambio de curso de la enfermedad según un estudio de revisión de publicaciones científicas publicado por el equipo Esclerosis Múltiple de la Biblioteca Cochrane.

“La vitamina D, se obtiene a través de la dieta y se encuentra en pescados grasos como el salmón, atún o caballa, hígado, quesos, hongos, yema de huevo, así como en algunos alimentos fortificados, en general lácteos”, detalla Ferretti.

En este sentido explica que una vez en el cuerpo, la vitamina D necesita ser activada para poder cumplir su acción. Esta activación se realiza por la acción de los rayos ultravioletas del sol y a nivel del hígado y del riñón. La exposición solar, de 15 minutos diarios, es suficiente para la activación fisiológica de la vitamina.

La función principal de esta vitamina se relaciona con el metabolismo del calcio y del fósforo, fundamental para nuestros huesos y dientes. También, su presencia se puede relacionar con algún factor protector en otras enfermedades, aunque con un papel más secundario.
 
"Es importante conocer que las necesidades de vitamina D varían según la edad y algunas enfermedades pueden provocar que su metabolismo no sea óptimo en el organismo", señala Ferretti.

Es por ello, que corresponde medir la cantidad de vitamina circulante y, en caso de ser necesario, administrar un suplemento. Así como su déficit, un aumento de vitamina D en el cuerpo puede ser perjudicial. “Por eso siempre, debe ser el médico quien indique su tratamiento suplementario”, concluye Ferretti.
 

Compartir
Compartí esta nota