Columna de miércoles

24 de Junio de 2020 22:38

Un gesto de convivencia política y la cuenta de los 14 días sin casos

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

Juntos por el Cambio y el Frente de Todos llegaron a un acuerdo para aprobar el proyecto para crear la Comisión Especial de Reactivación Económica. Al mismo tiempo, el municipio cuenta 14 días sin casos autóctonos. 

Las versiones acerca de cómo se llegó al acuerdo varía según a quien se consulte. Pero, en concreto, el oficialismo y el principal bloque de la oposición llegaron a un acuerdo legislativo para aprobar el proyecto que permite avanzar en permisos precarios de actividades que estén a la espera de la autorización de Nación y Provincia.

Lógicamente, desde el Frente de Todos impulsaron modificaciones al texto que había elaborado el concejal de Vamos Juntos, Alejandro Carrancio. La Comisión Especial de Reactivación Económica ya no tendrá la facultad de otorgar permisos precarios para actividades que estén pendientes de aprobación. Lo que hará será “recomendar” para que sea el intendente Guillermo Montenegro el que firme un decreto en ese sentido. Así, la ordenanza que se sancionará este jueves tiene más significado político que impacto concreto.

El proyecto lleva 35 días en el Concejo Deliberante. Avanzó por las comisiones, con la abstención de la oposición, y parecía muy difícil imaginar que podría salir por unanimidad o, al menos, por una mayoría importante. La intención de Carrancio, con el apoyo de Montenegro, era encontrar un atajo a las demoras que se generaban en el gobierno provincial para autorizar determinadas actividades. Para el Frente de Todos, sin embargo, significaba pasar por arriba del gobierno de Axel Kicillof.

 

 

Con esta modificación se alcanzó un punto de acuerdo que parecía lejano. La comisión estará legitimada por el kirchnerismo, pero al mismo tiempo la decisión final la tendrá el intendente por lo que será Montenegro el que asuma la responsabilidad de las determinaciones.

¿Cuál es el motivo por el cual perdió peso esta comisión? Carrancio presentó el proyecto cuando el sistema de fases no existía y el municipio había enviado protocolos a provincia que parecían no avanzar. Hoy, está claro qué actividades se permiten en cada fase y la gastronomía, el sector al que más urge darle respuestas por el volumen que representa, ya cuenta con un rechazo explícito por parte del gobierno provincial.

Según pudo saber 0223, desde el gobierno provincial están resueltos a sostener la decisión de que se respete el permiso que cada actividad tiene según la fase en la que se encuentra. Y la gastronomía está permitida recién en fase 5. “Vemos muy difícil hacer una excepción por la gastronomía”, confió una fuente de la Gobernación a este medio, minutos después de que el jefe de Gabinete Carlos Bianco remarcara en una entrevista con Telefé Mar del Plata que, además del transporte, los restaurantes y los gimnasios son los principales lugares de contagio en todo el mundo.

El caso del cordobés de 23 años que llegó el sábado a Mar del Plata con documentación fraudulenta y dio positivo de coronavirus el lunes potenció los argumentos del gobierno provincial. “Si estaban abiertos los bares y restaurantes imaginate lo que podría haber pasado si iban a algún lado. Era un desastre”, plantearon.

En Mar del Plata, más allá de algunas críticas por lo bajo a los lacónicos mails a través de los cuales la provincia rechazó las excepciones para la gastronomía y los deportes individuales, tanto desde Juntos por el Cambio como del Frente de Todos entienden que la situación que se está dando en el conurbano, con casos que se multiplican por más de mil día a día, es la que concita la mayor atención de las autoridades provinciales. “La verdad, lo entendemos”, deslizaron desde el Ejecutivo local.

Si bien el acuerdo en Mar del Plata está cerrado, las negociaciones por la letra fina continuarán. Algunos buscarán que la comisión pueda analizar “recomendaciones” para autorizar actividades interfases. “Es una posibilidad que está en análisis”, confiaron fuentes de distintos espacios. En el caso de la gastronomía, para el Frente de Todos avanzar en una opción así es compleja desde lo político porque sería contradecir a la provincia, pero al mismo tiempo entienden la cruda realidad que atraviesa el sector.

Por eso ya comenzó a barajarse una alternativa: dejar de pensar en la gastronomía como un sector homogéneo. “Hoy por hoy parece muy difícil avanzar en un permiso para todos los locales, pero tal vez podemos pensar un protocolo específico para cafés y eso permitiría empezar a descomprimir la situación”, graficaron fuentes consultadas por este medio.

En lo que sí hay un acuerdo absoluto es en no avanzar en las actividades que específicamente están prohibidas por la provincia en todas las fases (gimnasios, shoppings, cines y teatros, entre otros). Pero entre medio aún hay grises. “Hay actividades que no fueron nomencladas, pero se asemejan a otras que sí están asignadas a una fase. Ahí la comisión podrá hacer su aporte”, deslizaron las fuentes consultadas por este medio.

Otro tema sobre el que podría trabajar rápidamente es el del protocolo de las trabajadoras domésticas. Se trata de una actividad permitida en fase 4, pero que no tiene protocolo acerca de cómo se implementa. “El municipio puede avanzar en esta actividad porque ya está permitida”, explicaron.

En medio de una intensa jornada de reuniones y negociaciones, Acción Marplatense buscó encontrar una alternativa para aprobar una ordenanza que directamente faculte a Montenegro a otorgar los permisos que considere pertinentes. No prosperó. “Es algo que Montenegro ya puede hacer, no necesita una ordenanza para eso”, le plantearon a Horacio Taccone concejales tanto del oficialismo como del Frente de Todos. 

 

Tras el acuerdo entre los dos bloques mayoritarios, fuentes de Acción Marplatense anticiparon que buscarán hacer aportes al proyecto unificado con la intención de que salga aprobado por unanimidad.

En medio de esta salida que propone el Concejo Deliberante, Mar del Plata sigue sumando días sin casos autóctonos de coronavirus. Los dos últimos fueron “importados”: la médica residente del Higa que llegó desde Bolivia y el cordobés de 23 años que podría afrontar una severa pena por los delitos cometidos.

El último caso se confirmó el 12 de junio. Se trata de un trabajador de la Clínica Colón que estaba semana recibió el alta. Para el municipio ese caso, en rigor, cuenta desde el 10 de junio, día en el que se le hizo el hisopado por lo que este miércoles se cumplen 14 días sin casos.

“Seguimos creyendo que es muy difícil que en una ciudad de 800 mil habitantes se alcancen 21 días sin casos. Pero haber llegado a 14 es importante porque es la cantidad de días en los que el virus se transmite”, plantearon fuentes del Ejecutivo.

Además, también marcaron que en el supuesto de que la ciudad alcance los 21 días sin casos autóctonos y pueda acceder a la fase 5 “si el día 23 surge un caso no significa que inmediatamente se vuelve a fase 4”. “Cuando habló Kicillof planteó que a partir de ahí se analiza la situación”, explicaron.

Con la cuenta regresiva en marcha, la ordenanza que se aprobará este jueves mostrará una unidad de la clase política que difícilmente se repita en otros contextos, donde las diferencias son más visibles. Además de esa coincidencia, oficialismo y oposición tienen otra: “Nada de lo que se resuelva este jueves podrá dar respuestas a la velocidad que la gente espera”.

Compartir
Compartí esta nota