Seguridad

5 de Junio de 2020 13:02

Robo al almacén: al dueño le dispararon apenas entraron y a la clienta cuando estaba en el piso

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Gonzalo recibió un tiro en la pierna y golpes en la cabeza. Foto: 0223.

Gonzalo Sorbara, el comerciante asaltado, contó a 0223 que los delincuentes estaban "muy sacados". Luego de pegarle a un tiro comenzaron a pegarle culatazos en la cabeza. 

"¡Dame más plata, dame más plata!". Gonzalo Sorbara vivió el jueves por la noche una situación de terror y es una de las pocas frases que recuerda que le dijeron los delincuentes. Ingresaron tres jóvenes armados a su almacén ubicado en Grecia y Tres de Febrero y en menos de un minuto le dispararon, lo golpearon y también hirieron a una clienta que estaba tirada en el piso "hecha un bollito". 

"Ella se tiró enseguida para que no le pase nada y le dispararon igual. Estaban totalmente sacados", contó Gonzalo, quien de milagro no tuvo lesiones de gravedad y ya fue dado de alta.

Los delincuentes bajaron de un auto que se quedó con un cuarto cómplice en la esquina. Cuando entraron, le apuntaron a un chico que estaba trabajando y guardando algunas cosas. E inmediatamente le dispararon a Gonzalo en la pierna y luego a la clienta en el estómago. 

Uno de los delincuentes fue a la caja registradora y como había poca plata comenzaron a exigirle más dinero al comerciante. "Me pedía más plata le dije que era lo único que tenía y me empezaron a dar golpes en la cabeza con el arma. Por suerte pude cubrirme y me tuvieron que dar dos o tres puntos nada más", relató Gonzalo.

Los delincuentes tomaron el celular del comerciante que tenía bajo la casa registradora y huyeron. "Se subieron al auto y se fueron justo para el lugar en el que estaba la cámara no les importó nada", contó. 

 

Gonzalo y la clienta fueron trasladados rápidamente al Higa por una ambulancia del Same que, destacó, llegó muy rápido. La bala que lo hirió a él entró y salió sin tocar nada sensible, por lo que solo le dieron antibióticos para prevenir una infección. "Ya puedo caminar por suerte", dijo.

El comerciante recordó que en otras oportunidades ya había sufrido robos, "pero nunca tan violentos".

Compartir
Compartí esta nota