Antes de ser calle

31 de Julio de 2020 12:05

Manuel Savio, el militar que intentó modificar la matriz productiva de la Argentina en la década del ‘40

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

Por Marcelo Díaz, creador de Antes de ser calle

Hoy en la Argentina se conmemora el Día de la Siderurgia. Se implementó en homenaje a Manuel Nicolás Aristóbulo Savio, fallecido el 31 de Julio de 1948, quien fue un militar e ingeniero que se destacó por su acción para desarrollar la industria siderúrgica en el país.

Había nacido en la ciudad de Buenos Aires el 15 de marzo de 1892. Nuestro país le debe el comienzo del desarrollo de la industria siderúrgica —desde la explotación del primer yacimiento de hierro del país, Altos Hornos Zapla, hasta la concepción de la primera acerería, SOMISA— así como la puesta en marcha de muchas otras industrias desde la Dirección General de Fabricaciones Militares que concibió.

La arteria que lo recuerda es la continuación de calle Corrientes. A la altura de (Juan de) Ayolas sufre una desviación de unos 30 metros hacia el Este y a la altura de (Juan José) Vértiz lo corrige para seguir hasta Mario Bravo sin calle que la continúe. En su traza se inicia en el barrio Las Avenidas, pasa por El Progreso y concluye en el barrio San Martín.

Manuel Savio (Archivo General de la Nación)

 

Un heredero de Mosconi

Savio fue el continuador de las tesis esgrimidas y materializadas –a través de YPF durante la presidencia de Yrigoyen- por el general Enrique Mosconi, para transformar una economía nacional agro-pastoril exportadora en otra que tuviera a las industrias de base como motor del crecimiento. Fue el primero del plantel de ingenieros militares que realizaron una “movilización nacional” de carácter militar y técnica al mismo tiempo, correlacionando las posibilidades de la industria con la defensa.

Afirmaba que “la industria del acero es la primera de las industrias y constituye el puntal de nuestra industrialización. Sin ella seremos vasallos”.

En 1930 elevó el proyecto para crear la Escuela Superior Técnica, abierta a los oficiales de todas las armas. Por una suerte de compensación histórica, el presidente Uriburu, que mandó detener e investigar a Mosconi, le facilitó las cosas a Savio en el medio para realizar sus planes. En 1934 egresan los primeros ingenieros militares.

El 24 de diciembre de 1936 Savio se hizo cargo de dirección de Fábricas Militares y dos años más tarde elevó un proyecto de ley para la creación de la Dirección General de Fabricaciones Militares. Actuaba como un verdadero político, buscando aliados en los distintos sectores; convenciendo de los beneficios que traería al país cambiar esa matriz agroexportadora por una industrializada. En 1941 se promulga dicha ley, que además lo autoriza a realizar exploraciones y explotaciones tendientes a la obtención de cobre, hierro, plomo, estaño, manganeso, wolframio, aluminio y berilio.

Savio encendiendo por primera vez los hornos de lo que ya era Altos Hornos Zapla 

“Es un error el haber estructurado ‘a priori’ nuestra economía, posponiendo arbitrariamente a los metales con respecto a los cereales”, repetía en cada espacio que le daban lugar.

Tiempo más tarde se propuso buscar yacimientos de hierro en el país. Los encontró en las serranías de Zapla, Jujuy. Los informes corroboraban que el yacimiento era una cuenca sedimentaria de hematita cuya potencia visible aseguraba grandes reservas y justificaba sobremanera la inversión necesaria para emplazar un “Alto Horno”. Se inicia inmediatamente la “gesta Zapla” cuando el país sufre el bloqueo de los grandes consorcios.

Savio intenta formar una “conciencia metalúrgica”, apelando a los industriales, y recordando que la fábrica argentina de carburo de calcio debió cerrar por el “dumping” del exterior. Los principales medios de comunicación de la época sostenían en sus editoriales que “los argentinos debíamos quejarnos de lo que nos había tocado en suerte y no se debía insistir en convertirnos en ser mineros mientras nos convenga y nos guste ser labradores y criadores de ganado”; en clara alusión a ese cambio que impulsaba y proponía el Ingeniero militar.

En junio de 1944, se crea el primer régimen de promoción de las “industrias de interés nacional”, que protege las materias primas de interés para la defensa. Las explosiones de Hiroshima (6 de agosto de 1945) y tres días más tarde Nagasaki hace que una fracción de las Fuerzas Armadas vea en el desarrollo del área atómica una posible solución a la dependencia de carbón y petróleo extranjero, factor percibido como rasgo central de la vulnerabilidad económica del país.

El coronel Juan Domingo Perón es uno de ellos. A los pocos días de las explosiones atómicas, el general Manuel Savio presenta, a través del Ministerio de Guerra, un decreto por el cual se propone preservar los depósitos de minerales estratégicos para el área atómica, prohibiendo su exportación. Desde setiembre la Dirección General de Fabricaciones Militares y la Universidad Nacional de Cuyo se hacen cargo de la prospección de uranio y torio.

Moneda conmemorativa por un aniversario de la creación de Fábricas Militares

El 11 de octubre de 1945 (en plena evolución de los episodios militares que provocaron la jornada del 17 de octubre) se produce la primera colada de hierro fundido hecha con materias primas nacionales. Poco después Savio entrega su Plan Siderúrgico Nacional (Ley 12.987 o “Ley Savio”), que es sancionada en 1947, durante la primera presidencia de Juan Domingo Perón.

Así se origina Somisa (Sociedad Mixta Siderurgia Argentina), cuyos altos hornos son emplazados en terrenos elegidos por el propio Savio en los márgenes del arroyo Ramallo, en las cercanías de San Nicolás.

Como presidente de su directorio renuncia a sus honorarios, pero no alcanza a ver concluidos sus sueños, debido a su temprana muerte, a los 56 años. Somisa llegó a proveer a la Nación 500.000 toneladas de productos semi-terminados de acero.

Una vez más, por medio de la historia que se nos cruza en cada esquina, recordamos a un personaje de la historia argentina protagonista de los intentos de los cambios de matriz productivos del país #AntesDeSerCalle.