Cuarentena

2 de Agosto de 2020 15:21

"Las personas mayores son las que más rápido se adaptaron al aislamiento"

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Los prejuicios hacia las personas adultas se acrecentaron durante la pandemia. Foto: 0223.

El gerontólogo Pablo Della Savia precisó que la población adulta tiene menos indicadores depresivos que las personas de 30 años.  En rasgo generales, se les modificó menos la rutina.

La aplicación del aislamiento social, preventivo y obligatorio (Aspo) modificó los hábitos de todas las personas. La inminente amenaza del coronavirus no solo contribuyó a adquirir distintas medidas de higiene, sino que el encierro, en mayor o medida, fue una de las principales consecuecnias de la cuarentena. Integrantes de los grupos de riesgo, al inicio la preocupación de los especialistas giraba en tornó a los incumplimientos de los adultos mayores. Sin embargo, la tercera edad fue la franja etaria que más rápido se adaptó al asilamiento.

"En estos meses se generaron algunas líneas de investigación que, llamativamente para muchos, las personas mayores son quienes más rápidamente se adaptaron al aislamiento", explicó el psicólogo y gerontólogo Pablo Della Savia. En este sentido, el profesional remarcó que esta población cuenta con "mayor recurso símbolico y en rasgo general se les modificó menos la rutina".

Incluso, según consignó, las estadísticas reflejan que tienen menos indicadores de síntomas de depresión que las personas de 30 años. "Eso, para los gerontólogos, es una buena noticia porque reafirma que las personas mayores no son débiles", subrayó.

La experiencia de los adultos mayores y la practicidad son los cimientos que permitieron sobrellevar el enciero. "Por estas dos herramientas se entiende y refuerza la idea de que las personas mayores tuvieron mayor capacidad que los jóvenes para enfrentarse al Aspo", indicó.

Para Della Savia durante la cuarentena se reforzaron los prejuicios contra la población. "De repente apareció la pandemia y seleccionó como grupo de riesgo a los más grandes, lo cual es tener, a priori, menos herramientas para enfrentar la enfermedad. No es que por tener más de 60 años estás condenado a tener Covid-19", puntualizó.

"Hay enormes prejuicios sociales sobre la vejez y las personas mayores. Pensar que ser viejo es sinónimo de inoperatividad, deterioro, improductividad nos lleva a pensar a las personas mayores como la fragilidad más abosulta", aseveró

Para finalizar, Della Savia cuestionó el concepto de "los pobres abuelos que no pueden ver a sus nietos en una cantidad exponencialmente mayor a los pobres nietos que no pueden ver a sus abuelos". "Parecería que solo extraña el abuelo al nieto", resumió.

 

 

Contenido Exclusivo
Compartir
Compartí esta nota