Buenos aires

7 de Septiembre de 2020 09:34

Productores porcinos temen que el acuerdo con China “destruya” la producción nacional

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

Así lo consideraron desde Aproporba, que cuestionaron que el gobierno negocia con el gigante asiático “a sus espaldas”. Piden la realización de una mesa de expertos.

La Asociación de Pequeños y Medianos Productores de Porcinos de la Provincia de Buenos Aires (Aproporba) cuestionó al gobierno nacional por hacer el acuerdo para la instalación de mega granjas porcinas chinas en territorio nacional, “a sus espaldas” y no formar un equipo interdisciplinario de expertos y de todos los involucrados en el tema.

A través de un comunicado firmado por su presidente, Alejandro Lamacchia, titulado “inversiones chinas: Una oportunidad de crecimiento o de sumisión”, los productores advierten que la firma del tratado puede suponer “una excelente oportunidad o tan peligrosa que constituya el principio de la destrucción de la producción porcina nacional”.

“Es fundamental, poder controlar al gigante asiático, porque si no ocurrirá lo mismo que con la base de observación de Neuquén, que la protege el ejército chino y que para ingresar hay que anunciarse en la Embajada de ése país”, señala el escrito.

En ese marco, pone como ejes “para para mantener la soberanía alimentaria”, los siguientes puntos:

- El capital chino tendría que permitir desarrollar los establecimientos de los productores nacionales, con quienes deberían asociarse y estos pagarles a través del trabajo.

- La mano de obra debería ser toda nacional y las instalaciones construirse con productos de empresas locales.

- La genética tendría que ser provista por países habilitados para garantizar el mantenimiento del sobresaliente status sanitario argentino.

- La producción tendría que facilitar el abastecimiento a China y no afectar al mercado interno.

- La asociación con productores tendría que permitir que los pequeños y medianos productores puedan crecer y no desaparecer.

- Cualquier beneficio impositivo que reciban los chinos debe ser recíproco para la producción nacional.

- Llevar a cabo todos los controles que garanticen una producción sustentable amigable con el medio ambiente.

“Estamos en una bisagra que puede ser una excelente oportunidad o tan peligrosa que constituya el principio de la destrucción de la producción porcina nacional. No subestimemos el poder de negociación chino, y no regalemos nuestro futuro. Sería muy doloroso para el sector que las decisiones queden en manos de unos pocos y nuestro destino sea hipotecado. Tenemos un compromiso con la producción nacional, donde el 96% está representado por pequeños y medianos productores porcinos”, remarcaron los productores porcinos bonaerenses.

Compartir
Compartí esta nota