Seguridad

15 de Febrero de 2021 15:14

El rugbier que atacó a un amigo ya había fracturado a otro joven en Playa Grande

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Las causas se tramitan en las fiscalías 4 y 7.

El hecho ocurrió en noviembre de 2019. En esa causa está imputado junto a otras tres personas. Una de las víctimas pidió una restricción de acercamiento.

El joven de 19 años que fue detenido por fracturarle la órbita ocular y el tabique a un amigo y que apenas veinticuatro horas después quedó en libertad ya estuvo imputado en otro hecho similar cuando en noviembre de 2019 fracturó a otra persona a la salida de los boliches de Playa Grande. En ese hecho el agresor –identificado como Mateo Moix- está imputado junto a otras cuatro personas.

Según la reconstrucción de los hechos que pudo hacer 0223, ese primer episodio ocurrió cuando el 29 de noviembre de 2019 cuando un joven que salía de uno de los boliches vio como varias personas agredían a una persona tirada en el piso e intentó evitar el ataque. Los agresores lo golpearon y le provocaron una fractura en la clavícula por la que debió que ser intervenido quirúrgicamente.

Esa causa se tramitó en la Unidad Fiscal de Instrucción 4 a cargo de Andrea Gómez que logró ubicar en plena pandemia en el barrio Termas Huincó al primer agredido que no quiso instar la acción penal por el delito de lesiones leves. Distinta fue la situación del joven que sufrió la fractura de clavícula y que denunció lo sucedido.

“De todos los imputados solamente uno tiene abogado particular por lo que no se los pudo llamar a declarar bajo el artículo 308 porque durante la pandemia la defensa oficial no aceptaba declaraciones de personas en libertad, algo que cambió a fines de noviembre del año pasado”, explicó una fuente judicial a este medio.

Si bien Moix y el resto de los imputados aún no fueron notificados, se supone que podrían declarar por ese hecho de 2019 en los próximos días. “En el medio apareció una denuncia por coacción que hizo la víctima, ya que hace unos días el agresor lo había amenazado para que retire la denuncia”, agregaron.

Mientras esa causa avanza lentamente, Moix volvió a ser imputado por el delito de lesiones graves luego de que atacara a su amigo en una fiesta que se desarrollaba en el barrio Pinos de Anchorena. Una veintena de testimonios que tomó la DDI confirmaron que atacó al joven que conoce desde hace doce años y con quien juega al rugby en Sporting cuando lo vio charlando con la ex pareja.

Luego del aval de la Justicia de Garantías lo detuvieron y pasó una noche en la alcaidía penitenciaria de Batán. Tras negarse a declarar ante el fiscal Leandro Arévalo se dispuso que siga el proceso judicial –el segundo de similares características- en libertad.

Compartir
Compartí esta nota