Reinick: "No voy a permitir que los violentos me quiten el placer de hacer lo que me gusta"

El experimentado basquetbolista de Quilmes grabó un video tras la agresión sufrida por barras de Peñarol. 

Reinick, en el video que grabó en su casa.

17 de Marzo de 2021 14:47

Por Redacción 0223

PARA 0223

El basquetbolista Alejandro Reinick, experimentado jugador de Quilmes  y que fue agredido el pasado viernes por tres barras de Peñarol en Plaza Güemes (Roca y Buenos Aires), publicó este miércoles un video de cinco minutos donde se refirió por primera vez al triste hecho que le tocó vivir. 

El "Colo", de 42 años, había acudido a la Plaza Güemes (Roca y Buenos Aires), un sitio cercano a la sede "Milrayitas" y donde es común que varios simpatizantes del barrio acudan a jugar al básquet, hacer pintadas o reuniones. Su vivienda está en esa zona y es habitual verlo allí, incluso dialogando con hinchas de Peñarol, ya que el jugador fue tricampeón en esa institución y siempre ha sido respetuoso y valorado. Pero tres violentos que estaban en la cancha de la plaza, lo agredieron al identificarlo, quisieron echarlo del lugar, con diversos golpes en su rostro. Al hacer público el hecho, fue inmediata la repercusión, la solidaridad y el repudio del mundo del básquetbol, con un comunicado en conjunto de ambos clubes marplatenses. 

Reinick, tras haber participado con esfuerzo mental y físico de la "burbuja" de la Liga Argentina desarrollada en el Polideportivo "Islas Malvinas", grabó un video donde especialmente agradeció a todos los que se preocuparon y brindaron apoyo: "Fue una situación atípica, que tuvo más repercusión de la esperada, y me llevará un tiempo poder responderles a todos (los mensajes). Agradezco muchísimo por el apoyo de estos días, fue increíble y lo valoro muchísimo", sentenció el santafecino. 

"También agradecer a las dos instituciones que tras la agresión se pusieron a disposición y me ayudaron en todo. Peñarol a través de su presidente Domingo Robles y el abogado Alejandro Amoedo, todos los dirigentes; así también como los verdaderos fanáticos hinchas que se solidarizaron conmigo, me apoyaron y mandaron sus mensajes; y obviamente a Quilmes, que enseguida me brindó una mano, me ayudó, me dejó decidir con libertad cómo quería proceder, qué quería hacer", continuó el interno. 

Alejandro Reinick agradeció a sus compañeros de Quilmes: "Obviamente mi deseo era estar con el equipo siempre, apoyarlos, pero también protegerme un poco de esta situación. Por eso me mantuve al margen de hablar sobre esta agresión, no explayarme demasiado con ellos, para que la cabeza esté en los partidos que quedaban, e indudablemente esto afectó al equipo. Me acompañaron, estuvieron pendientes hasta las 2 de la mañana cuando me hicieron los controles, cómo estaba al día siguiente...la cabeza estuvo más en mí que preparar partidos. Indudablemente eso repercutió en el plantel", 

Y retornó sobre la institución "Tricolor": "Más allá de un vínculo contractual que tenga con el club, hubo gestos y acciones que demuestran la calidad de persona que es cada uno y excedió cualquier vínculo contractual. La verdad que soy un agradecido de eso y con orgullo digo con letras mayúsculas, soy el capitán del equipo de Quilmes de Mar del Plata, y eso es un placer y un orgullo mucho más grande"

"Que no se repita, ningún jugador merece pasar por lo que pasé"

Reinick no brindó detalles de la agresión que sufrió, pero sí repudió la situación vivida, al tiempo que informó que los tres agresores están identificados por la policía: ""Fue una situación que espero que no se repita, ni conmigo, ni con ningún jugador de cualquier institución profesional o amateur. Ninguna persona merece pasar por lo que yo pasé", expresó el ala pivot.

"Por suerte hay tres personas que están totalmente identificadas. Mi forma de proseguir después que esto sucedió, es dejar que la justicia actúe, tome las medidas que tengan que tomar, y yo voy a seguir con mi vida, exactamente como la vengo haciendo desde hace 12 años cuando decidimos con mi familia radicarnos muchísimo tiempo en Mar del Plata", sentenció con seguridad y sin temor el basquetbolista. 

Reinick dijo que es habitual para él y su familia ir "4 o 5 veces por día a esa plaza". "la gente nos trata espectacular sea del cuadro que sea, los vecinos nos conocen todos, porque hace años que estamos ahí. Entonces, nadie me va a venir a decir que es dueño de una plaza, o que tiene más derechos que otro para decidir quién puede ir o no. Voy a seguir con mi vida normal. Cualquier persona que me vea en la plaza, como siempre, se puede acercar a charlar de básquet, de la vida, de mascotas, y me va a encontrar de ojotas si hace calor y armado con un mate y termo, que lamentablemente ahora no se puede compartir", agregó. 

"Los que me conocen saben que siempre tuve para charlar o sacarme una foto. Mi vida no va a cambiar para nada. No voy a permitir que los violentos me quiten el placer de las cosas que me gustan. Voy a seguir para adelante", finalizó Alejandro Reinick, dando por terminado lo vivido, y con mucho agradecimiento a su entorno y el mundo del básquetbol.

 

 

 

 

 

Comentarios de usuarios de Facebook