Guillermo montenegro

15 de Abril de 2021 22:24

Una decisión que se celebró, un discurso que incomodó

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Motenegro celebró que Kicillof haya diferenciado a Mar del Plata del Amba. Foto: 0223.

El gobernador separó a los distritos del conurbano del resto de la provincia para imponer restricciones. Montenegro celebró la decisión, pese al tenor del discurso. 

Las horas de incertidumbre que se vivieron estos días en Mar del Plata terminaron este jueves cuando el gobernador Axel Kicillof anunció cómo bajarían al territorio bonaerense las nuevas restricciones confirmadas por el presidente Alberto Fernández, que tienen la suspensión de las clases presenciales como el eje más polémico.

Desde lo político, el discurso del mandatario provincial en el que fustigó a la cúpula de Juntos por el Cambio, dejó al intendente en una situación incómoda. Sin embargo, en lo práctico, Kicillof diferenció la realidad de Mar del Plata con la de los distritos del conurbano bonaerense. “Nos la pasamos repitiendo Mar del Plata no es el Amba todo el año pasado. Eso es lo que quedó claro hoy”, analizaron cerca del intendente.

Los contagios en Mar del Plata crecen aceleradamente. Hace 30 días, Mar del Plata tenía 1800 casos activos y este jueves ya araña los 3.000. Antes de llegar a mayo, creen muchos, se quebrará el techo de 3.500 que hubo en octubre de 2020. Pese a la preocupación genuina la realidad también marca que todavía está lejos de los distritos del Conurbano, donde no solo ya se alcanzaron los récords del año pasado sino que en muchos casos se duplicaron.

 

 

Durante los últimos días los principales referentes del gobierno de Guillermo Montenegro vivieron a puro rumor. Primero, por los posibles anuncios del presidente. Luego, por la decisión del gobernador de extenderlos a toda la provincia. Este jueves, sin embargo, antes del encendido discurso de Kicillof, el intendente pudo hablar con la ministra de Gobierno Teresa García. “Ella le anticipó que era pelea del Amba, que Mar del Plata no tenía nada que ver”, confiaron.

Montenegro ya planteó su discrepancia con la prohibición de circular que se adoptó la semana pasada. Sin embargo, el anuncio de este jueves lo dejó más calmo. Aún si Mar del Plata retrocede a fase 3 (algo que ven probable las autoridades) la actividad gastronómica podrá continuar (hasta las 23 en lugar de hasta la medianoche) y se mantendrán las clases presenciales. “Ahora no tenemos objeción. Una hora más de gastronomía no cambia la cuestión de fondo”, agregaron.

Es por eso, que, por ahora, Montenegro no dará entrevistas. Hablar sería tener que opinar sobre la pelea con Horacio Rodríguez Larreta por una decisión que, por ahora, no golpea a Mar del Plata.

En el municipio creen que Mar del Plata todavía está lejos del colapso sanitario. Y marcan que los efectores privados redujeron las camas para casos de Covid. "Cómo no te vas a enojar cuando te cuelgan un cartel que te dice que no hay más camas si el paciente con Covid-19 representa solamente un 20% de la ocupación total de camas de Mar del Plata. O sea que unos estamos en pandemia y otros no", se quejó Viviana Bernabei. La frase desató la ira de los representantes del sector privado.

Por eso, el municipio y la región sanitaria enviaron una nota conjunta a las autoridades de las clínicas para solicitarles que suspendan las cirugías programadas no urgentes y comiencen a ampliar los espacios para pacientes con coronavirus.

“No hay tantos pacientes críticos. Llegamos a tener casi 80 pacientes con Covid en terapia. Hoy estamos en 47”, señaló una fuente del Ejecutivo quien insistió en que una muestra de eso es que el Hospital Modular estuvo cerrado hasta hace pocos días. En efecto, según confirmaron fuentes del nosocomio, las 12 camas UTI disponibles hasta el lunes estaban sin ocupación. En los últimos días comenzaron a utilizarse las camas críticas. 

La emergencia sanitaria fue el motivo de una fuerte pelea en la última semana. En la conferencia que dio el intendente para explicar cómo se implementarían las primeras restricciones en la ciudad, Bernabei fustigó al Frente de Todos por “trabar” la prórroga del expediente. “Nos reclaman más acciones para combatir la pandemia, pero nos frenan la herramienta que nos permite hacerlo”, se quejaron desde el oficialismo.

El Frente de Todos reaccionó al golpe. Primero, le pidieron al intendente una postura clara ante la pandemia y que no se mueve en la ambigüedad. Luego, concretamente, pidieron que expliquen cómo usaron los recursos durante la emergencia sancionada en 2020.

Este miércoles, las presidentas de la comisión de Salud y Hacienda, Marina Santoro y Virginia Sívori (ambas del Frente de Todos), convocaron a una reunión conjunta para avanzar en la prórroga de la emergencia. Para aprobar el expediente pidieron la presencia de los secretarios de Hacienda, Germán Blanco, y Bernabei.

El objetivo del principal bloque opositor fue mostrar voluntad de no poner palos en la rueda (para el oficialismo la “voluntad” fue tardía y surgió recién luego de las críticas del Ejecutivo) y, al mismo tiempo, exponer algunas cuestiones que, entienden, muestran la falta de gestión del gobierno local.

“Lo que nos quedó en claro es que no hay una planificación. Bernabei no supo decir qué quieren hacer en el corto plazo y cuánta plata piensan gastar”, analizaron desde el Frente de Todos, tras la reunión. A su vez, tras examinar los gastos realizados en el marco de la anterior emergencia, hallaron órdenes de compra por apenas 16 millones de pesos. “Significa el 0,08% del presupuesto total de Salud. El municipio contrató 12 personas nada más para colaborar en la lucha con la pandemia”, indicaron.

Durante su exposición Bernabei respondió a ambas cuestiones. Anticipó que se contratarán 18 profesionales  para atender los nuevos centros que abrirá el municipio. Cada uno insume una inversión cercana a los 80.000 pesos por lo que, solo por esa cuestión, se invertirán, al menos, $1,5 millones. Y sin la emergencia es imposible avanzar. También replicó respecto a la previsibilidad: “¿Alguien puede decir si alcanzan las restricciones que impuso el Gobierno hasta el 30 de abril? No. No lo puedo decir yo, ni ustedes, ni el gobernador ni el presidente. Nadie lo puede decir porque estamos en una pandemia y por eso es importante ir viendo semana a semana la evolución epidemiológica. Esto es dinámico", sostuvo.

Otro de los puntos en el que insistieron durante el debate los concejales de la oposición fue el tema de los hisopados. “No quedó clara la política del municipio en ese sentido. No supo decirnos cuántos test compró el municipio, cuántos realizó y cuántos derivó al sector privado de manera compulsiva”, señalaron.

Desde el Ejecutivo remarcaron que la emergencia no solo es por un tema de disponer recursos: en lo administrativo es clave para las respuestas que puede dar el municipio. “Sin eso, por ejemplo, no podemos utilizar personal municipal para colaborar en la limpieza de los hoteles o enviar enfermeros municipales al Modular”, graficaron. Además de rechazar las acusaciones del principal bloque opositor, los dirigentes más cercanos a Montenegro están seguros que muchos de los planteos están más vinculados a la campaña electoral que a la gestión de la pandemia.

Queda claro que la segunda ola no llevará la situación a los inicios de la pandemia cuando todo era concordia y comunión entre las distintas fuerzas políticas. Por el contrario, en la medida que la marea avance hacia el nuevo turno electoral las peleas y polémicas serán el común denominador

Compartir
Compartí esta nota