Video: Cristina habló, se quebró y condenó "el montaje de una mentira"

La vicepresidenta afirmó que la causa que investiga la firma del memorándum de entendimiento entre Argentina e Irán, en el marco del atentado a la Amia, es un “disparate judicial, institucional y político”

Foto: captura.

16 de Julio de 2021 14:12

Por Redacción 0223

PARA 0223

La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner expresó este viernes, con la voz quebrada, su dolor por "estar discutiendo a 27 años de la tragedia" del atentado a la Amia una causa, por la del Memorándum, que sólo se trata de "el montaje de una mentira para poder ganar elecciones, mantener entretenida a la gente y echar la culpa a los que, mal o bien, cuando les tocó gobernar lo hicieron para que la gente pudiera vivir mejor".

"Me duele tanto, tengo 68 años, fui presidenta dos veces, lo que me mueve es dejar un país mejor", dijo con la voz quebrada la expresidenta en una audiencia pública convocada por el tribunal a cargo del juicio, previo a resolver si declara la nulidad de la causa, tal como piden las defensas de Kirchner y otros imputados.

Para la vicepresidenta, la causa es un “disparate judicial, institucional y político” y aseguró que fue reabierta por jueces que se alinearon con el expresidente Mauricio Macri. “Estamos acusados de ser encubridores del más terrible atentado terrorista que sufrió nuestro país", cuestionó.

La expresidenta expuso durante poco más de una hora ante el Tribunal Oral Federal (TOF) 8, en el marco de la audiencia en la que comenzaron a tratarse los pedidos de nulidad formulados contra la causa reabierta en el 2016 por la Cámara Federal de Casación Penal y que tiene su origen en la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman. 

En este expediente, Cristina está acusada de haber buscado el encubrimiento de los iraníes acusados por la voladura de la Amia al promover la firma del memorándum de entendimiento entre Argentina e Irán durante su presidencia.

Tras hacer un repaso del trámite del expediente, Fernández de Kirchner se detuvo en el hecho de que la denuncia de Nisman había sido desestimada por inexistencia de delito por el juez federal Daniel Rafecas y que la causa fue reabierta a partir de un fallo que firmaron el 29 de diciembre de 2016 los jueces de la Cámara Federal de Casación Penal Gustavo Hornos y Mariano Bornsky, a quienes vinculó con Macri.

En ese punto, la exmandataria se refirió a los hallazgos ocurridos en el último tiempo relacionados con las visitas que ambos jueces de Casación le hicieron a Macri cuando era presidente, tanto en la Quinta de Olivos como en la Casa Rosada.

“Esto es como el rey desnudo. Acá hubo alguien que encontró en un informe de ingreso de (los jueces) Hornos y Borinsky, siempre en coincidencia con las causas, tanto a la Casa de Gobierno como en Olivos. También se descubrió que Borinsky fue a la Quinta de Olivos en 15 oportunidades. Iba un poco más seguido que Hornos a la Casa Rosada. Estas visitas habían sido negadas y los informes adulterados”, sostuvo.

En otro tramo, señaló: “Un juez que jugaba al tenis con Mauricio Macri no puede ser imparcial ante una causa que me involucra. ¿En serio que quieren hacernos creer que estas causas son legítimas? Nunca vi algo así de ilegal, los mismos jueces involucrados. Es un escándalo monumental y los medios concentrados no dicen nada”.

Comentarios de usuarios de Facebook