"Bush llevó a los Estados Unidos a un imaginario de guerra permanente"

0223 dialogó con Martin Plot, especialista en Estados Unidos y autor de dos libros en español sobre Estados Unidos: El kitsch político e Indivisible: Democracia y terror en tiempos de Bush y Obama.

Pasaron 20 años del 11-S y las imágenes aún son imborrables.

11 de Septiembre de 2021 08:46

Los 20 años del atentado a las Torres Gemelas ponen en debate la política exterior de Estados Unidos y el impacto posterior que esto provocó a nivel local y global.

En ese marco, 0223 dialogó con Martín Plot, especialista en Estados Unidos que escribió dos libros en español sobre Estados Unidos: El kitsch político e Indivisible: Democracia y terror en tiempos de Bush y Obama. 

Plot dijo que "yo pondría más el acento en la forma en que los Estados Unidos, en particular el gobierno de George W. Bush y su personal encabezado por ideólogos neoconservadores, decidieron responder a los atentados. Creo que los atentados mismos, con otro gobierno o en otro contexto, hubieran generado una respuesta que hubiese tenido consecuencias probablemente muy distintas. En particular, hacia más integración de los Estados Unidos con las instituciones internacionales y multilaterales" "La respuesta de Estados Unidos fue la opuesta: hacia más unilateralismo", agregó.

Analistas suelen plantear que el atentado a las Torres Gemelas diseñó el nuevo mundo. Al respecto, Plot sostuvo: "No creo que la cuestión del mundo unipolar o multipolar sea sólo una dicotomía. Creo que también hay que tomar en cuenta si cualquiera de las dos opciones, se canaliza a través de instituciones o se da de modo más anárquico".

"Creo que el mundo multipolar en el que vivimos hoy es resultado del 9/11 sobre todo en cuanto a la escasa injerencia que tienen las Naciones Unidas en la coordinación de esa multipolaridad", ratificó.

 

Martín Plot, especialista en Estados Unidos.

Sobre la ganancia o costo interno del gobierno de Bush en medio de esta crisis, el especialista señaló que "políticamente, contribuyó a la radicalización de la tendencia hiper-presidencialista del sistema norteamericano, tendencia que siempre se fortalece en los momentos de guerra y el 9/11, pero sobre todo a través de la respuesta que el gobierno de Bush dio al mismo, llevó a los Estados Unidos a un imaginario de guerra permanente con consecuencias bastante más reales que imaginarias".

"En todo lo que el ejecutivo estadounidense diga que está vinculado con la seguridad nacional, este tiene un cheque en blanco para actuar con un mínimo de “checks and balances”", aseveró.

Finalmente, Martín Plot, afirmó que "podría decirse que la respuesta del gobierno de Bush al 9/11 dio nacimiento a un Estado de Seguridad Nacional que es más o menos intenso dependien de de quién gobierne (demócratas o republicanos), pero que no fue desmantelado por Obama cuando tuvo la oportunidad (y, yo creo, el mandato) para hacerlo".

Comentarios de usuarios de Facebook