Batán

2 de Septiembre de 2021 09:24

Fuerte reclamo en Batán por el uso de un predio para actividades deportivas

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Socios del club batanense pidieron usar el predio.

Decenas de familias salieron a la calle para mostrar su rechazo a la decisión de una cooperativa de usar el terreno. Finalmente hubo un acercamiento entre las partes. Realizan gestiones para la adquisición de un terreno propio.

Este miércoles un numeroso grupo de familias de Batán socias del Club Juventud Unida, salieron a las calles para reclamar por el uso de un predio abandonado, que desde hace muchos años es utilizado por la institución y gran parte de la ciudad, pero en la última semana la actividad deportiva se vio amenazada ante la intención de los dueños del terreno a usarlo para otros fines.

En diálogo con 0223, Elena Scoles, presidenta del Club Juventud Unida de Batán, admitió que las tierras hace años estaban alambradas y que la misma gente, desconfiando que exista algún dueño y ante el total abandono, decidió comenzar a usarlo para la práctica deportiva.

"En su momento yo fui a intentar firmar algún convenio con la Cooperativa Batán, dueña de los terrenos, que son como dos hectáreas. Pero como nunca nos atendieron, entonces nuestro club lo siguió usando como campo de entrenamiento de fútbol para los chicos. Todo estuvo bien hasta que el jueves pasado nos llamaron a una reunión y nos dijeron iban a hacer un SUM y una pileta y nos daban dos meses. Lo que motivó la protesta de esta mañana (miércoles)", explicó Scoles.

La amplia repercusión que el tema en la previa generó en las redes sociales, motivó que las autoridades de la Cooperativa pidieran una reunión con las autoridades del club, con el Delegado Municipal Alejandro Estrada y el representante legal del Colegio Caraludmé para formalizar la utilización por parte del Club del predio ubicado sobre calle 143 entre 128 y 130.

La comunidad de Batán salió a la calle para defender el uso de un predio para la práctica deportiva.

"En la reunión se desdijeron y afirmaron que ellos no habían dado ninguna fecha para que nos vayamos. Nos permitieron seguir usando el predio porque la construcción puede hacerse más adelante pero sin ninguna fecha. Algo que nos genera incertidumbre", razonó Scoles.

"Son 300 familias que tienen sus hijos usando esos terrenos para hacer deportes y que tengan un lugar de práctica hace que no estén en la calle. Este susto nos motivó a que decidamos buscar un nuevo predio y en eso el delegado de Batán se comprometió a ayudarnos. Por ahí es como dice el dicho que no hay mal que por bien no venga", resumió.

Compartir
Compartí esta nota