"Si fuera por mi corazón y mente, jugaría hasta no poder respirar más"

A horas de su despedida en el clásico ante Quilmes, el más ganador de la Liga Nacional de Básquet charló en extenso con 0223. La familia, el entrenador que viene, su "casi" retiro con "Chapu" Nocioni en Peñarol y mucho más.

Leonardo Gutiérrez y algunos de los 12 trofeos ganados en Peñarol (Fotos: Diego Berrutti).

12 de Mayo de 2017 17:50

Su rostro oculta indudablemente un halo de nostalgia. Como si fuera una táctica de pizarra para tomar el último tiro de un partido decisivo y cerrado, como tantas noches, se hace el distraído, Dice estar "tranquilo", que intenta "no pensar demasiado" pero que "seguro" mañana estará "más nervioso". Espera una cortina. No la de un compañero, sino la que cerrará una carrera espectacular de 24 años y 29 títulos de campeón. Leonardo Gutiérrez se prestó a una extensa charla con 0223, café por medio en el bar del Club Atlético Peñarol, a horas del clásico con Quilmes (sábado a las 21) que será el último partido oficial de su vida.

-Cuando debutaste allá por 1993 para Olimpia ante Santa Paula de Gálvez, ¿imaginabas tener la carrera que tuviste?

-Para nada, no. Nunca lo pensé. Cuando fui a Olimpia fue con el deseo de ser profesional y aprender a jugar al básquet.Con el tiempo se fueron dando las cosas, con esa cuota de suerte que tenes q tener para conseguir los objetivos. Se dio todo muy redondo, es la realidad. A los 17 empiezo a jugar en un equipo profesional y ser parte de la rotación del equipo y eso me abrió un abanico de posibilidades muy grandes. Tuve la suerte de no desaprovecharlo, siempre intenté de apuntalar todo lo que hacía con trabajo y sacrificio y se fueron dando las cosas. Tuve mucha suerte en mi carrera de formar equipos muy buenos, con una idea y cabeza ganadora, de siempre ir por cosas importantes.

-¿Cómo fuiste procesando la decisión del retiro?

-Ya al final de la temporada pasada lo había analizado, y con el transcurso de esta Liga ya fui analizando más profundamente retirarme. Con las lesiones y los inconvenientes que tuve, la decisión se hizo más fácil de tomar porque sentía que el cuerpo ya no me respondía. Jugar un año más hubiese sido faltarle el respeto al básquet, a Peñarol, y no quería.

-Algunos deportistas de alto rendimiento, de veteranos, se agotan mentalmente. En tu caso, es el físico el que te impide seguir...

-De la cabeza, el corazón y las ganas estoy intacto, es lo que me gusta hacer, lo que amo. Nunca fue un peso entrenar, jugar. Todo lo contrario. Siempre fue una diversión y una alegría poder estar en un equipo profesional. Si fuera por eso, jugaría hasta no poder respirar más. Pero el cuerpo te da señales y realmente estirar una temporada más, hubiera significado romper algo que estaba sano y no lo quería hacer.

Cada vez se me hacía más difícil recuperarme de las lesiones. Me frustró mucho perderme tantos partidos..."

-¿Lo padeciste físicamente este último año?

-Sí. Tuve un arranque malo. Me lesioné en la pretemporada, me marginó de gran parte de la preparación. Volví a entrenar una semana antes de empezar la Liga, me sentí bien los primeros partidos, pero de inmediato fueron lesiones chiquitas una detrás de la otra. Cada vez se me hacía más difícil recuperarme. En ese sentido lo padecí bastante. Me perdí 18 partidos en la temporada, son muchísimos y me frustró mucho perderme esa cantidad y estar lesionado tanto tiempo.

-Y para colmo, el equipo te necesitaba...

-Claro, peor. Cuando los resultados no acompañan, te ponés más impaciente. La cabeza fue a mil. Son circunstancias que pueden pasar y este año nos pasaron todas. Esperemos que el año que viene, al equipo que se arme, no le suceda lo mismo.

-De todas formas, nada que reprocharle a tu cuerpo. Nunca tuviste lesiones serias...

-Gracias a Dios el cuerpo me ayudó muchísimo. La realidad es que no tuve lesiones graves que me podían marginar de una temporada. Siempre fueron desgarros, momentos chiquitos donde podía volver enseguida a competir. No tener esas lesiones graves ha sido importante.

-Seguramente hubieras querido despedirte con Peñarol en play offs como era habitual, pero no es nada despreciable hacerlo en un clásico a estadio lleno...

-Sí, realmente es una temporada atípica para Peñarol. Casi siempre en su historia jugó play offs, y un año no hacerlo es un golpe muy grande para los jugadores, dirigentes, el club. Tuvimos muchas lesiones, mañana tendremos 3 jugadores menos. Se hizo muy cuesa arriba el año. Pero mañana es el último partido y vamos a dejar la vida los que estamos para que podamos darle una alegría a la gente, que siempre que ganás el clásico se festeja el doble.

-Será una noche especial, ¿qué podés decirle a los hinchas?

-Que vayan y disfruten, no solamente ellos sino también la gente de Quilmes. Como dije durante mucho tiempo, es el mejor clásico de la Liga, lo tenemos que cuidar, disfrutar, los jugadores también. Que vayan, alienten, el que gana disfrutará más, el otro se irá amargado, pero es un partido de básquet y que quede ahí. Tuve la fortuna de venir a Peñarol para disfrutar un partido como este.

***

El abrazo con Leiva y el casi retiro con "Chapu" Nocioni:

"Lo pensamos, él quedó enamorado de Peñarol pero nos dimos cuenta que no podíamos más"

Luego de la conferencia de prensa donde anunció oficialmente su retiro del básquet, de inmediato Leonardo Gutiérrez comenzó a recibir el reconocimiento cosechado durante tanto tiempo. Los rivales que fue enfrentando lo fueron saludando terminados los partidos. Y ante Obras, la imagen que agradó a los hinchas, fue cuando "Leo" intercambió camisetas con otro ídolo como Martín Leiva, de quien estaba distanciado. Gutiérrez reconoció las diferencias que tuvo con el pivot y socio de tantos títulos en Peñarol, y solo tuvo palabras de elogio para su excompañero: "Lamentablemente en un momento de nuestras carreras, nos pasaron cosas que por pelotudos los dos, por tontos, nos pasaron y nos tuvimos que separar. Pero son cosas que pasan. Dos temperamentos parecidos, dos tipos que vamos mucho de frente, que queremos lo mejor para el equipo siempre y a la hora de cambiar la camiseta, me sentí bien", declaró el cordobés a 0223.

"Lo respeto mucho a Martín, es un jugador que me ayudó a ser grande a mí, y yo lo ayudé a ser grande a él. Voy a estar siempre agradecido a él, porque jugamos seis años en Peñarol más uno en Boca, y ganamos cinco Ligas juntos. Es muchísimo. Siempre digo que con Martín voy a la guerra porque entrega todo, se entrega para ganar, para el equipo. Lamentablemente, después de tantas batallas ganadas juntos, nos tuvimos que separar por esas cosas boludas  que tiene la vida, y los egos. Pero siempre lo voy a respetar y tener en mi corazón", sostuvo metódicamente el capitán.

Con Martín (Leiva), lamentablemente después de tantas batallas ganadas juntos, nos tuvimos que separar por esas cosas boludas  que tiene la vida, y los egos. Pero siempre lo voy a respetar y tener en mi corazón"

El 29 de julio, Leo tendrá su partido despedida en el Polideportivo. Dice que ya le confirmaron su presencia más de 40 jugadores y excompañeros. Entre ellos, Luis Scola y Andrés Nocioni. Sobre su amigo "Chapu", que también anunció su retiro en Real Madrid, sorprendió a 0223 al reconocer que evaluaron en conjunto despedirse en Peñarol la próxima temporada. "Lo hablamos y lo analizamos los dos, pero nos dimos cuenta que no podíamos jugar un año más. Internamente, lo hablamos seriamente para la temporada que viene. Pero nos dimos cuenta enseguida, eso fue lo más preocupante (risas). Lo charlamos y a los 20 días dijimos `no, cabeza`."

-¿Pero él tenía ganas realmente de terminar acá?

-Sí, él se quedó muy enamorado de Peñarol. Al igual que se sacó el gusto de ganar un título en Argentina, de venir y festejar como se festeja acá, estaba muy feliz.

***

Leo, el entrenador: "Me siento capacitado y quiero dirigir porque me gusta tomar decisiones"

Lo tiene muy decidido, tras analizarlo largo tiempo. Leonardo Gutiérrez no quiere ningún duelo ni lamento. Al terminar su carrera como jugador, buscará dirigir a un primer equipo de Liga Nacional la próxima temporada. Claro, el anhelo, la prioridad, es Peñarol.

-Se viene el entrenador, ¿analizaste ser asistente o ya tenías determinado pasar del otro lado de la línea para dirigir?

-La idea siempre fue estar cerca del básquet. Con el tiempo fui analizando qué es lo que quería hacer, y me di cuenta que quería ser entrenador. No va a ser fácil, Tenés que buscar un club, sea Peñarol u otro. Y si no se da y algún entrenador me convoca para ser asistente, no lo descartaría tampoco. Quiero ser entrenador porque me gusta tomar decisiones, pero también sé que si soy asistente podría aprender muchísimo también. Veremos qué depara el destino.

-Siempre fuiste un técnico-líder dentro de la cancha, ¿agudizaste tu mirada como si dirigieras en el último tiempo mientras competías?

-No lo mezclaba. Tengo conocimiento por tantos años de haber jugado, de tener entrenadores tan buenos. Fui absorviendo cosas de ellos. me siento preparado para poder hacerlo pero es cuestión de trabajarlo.

-Puede resultar incómodo ya que hasta mañana está Richotti al frente, pero tu proyecto es quedarte en Peñarol...

-Voy a tomarme un tiempo, dejar que también Peñarol analice con sus tiempos y después veremos qué arma para la temporada que viene. Mi intención es ser entrenador, obvio que me gustaría en Peñarol. Pero hay que darle el tiempo a que termine la Liga, el club se rearme y ver para dónde va el destino.

-Se dice que Domingo Robles analiza no continuar en el proyecto basquetbolístico, ¿lo has hablado con él?

-No tanto sobre eso, sí otras cosas durante todo el año. Es verdad, él está muy desgastado y esta temporada en sí lo desgastó muchísimo por todos los problemas que hemos tenido. Son cosas que pueden llegar a pasar. Si él sigue -que creo que sí porque siente a Peñarol muy adentro- hay que acompañarlo, apoyarlo. Creo que Peñarol ha conseguido muchas cosas porque han trabajado en conjunto y creo que tienen que seguir de esa forma.

-¿Qué tipo de entrenador vas a ser?

-Me gustaría sacar un poquito de todos. Sería obsesivo como Rubén (Magnano) a la hora del entrenamiento, a la vez sería un poquito permisivo como fue Sergio (Hernández) conmigo a la hora de jugar, e intentaría ser como Julio (Lamas), muy detallista en cada jugada, en cada defensa. Ojalá pueda sacar un poquito de cada uno y ponerlo en la práctica. Y llegar a ser un buen entrenador.

-¿No le temés a exponer la "chapa" de ídolo?

-No se me va a caer ningún anillo porque fracase o no me vaya bien. Yo voy a intentar hacerlo de la mejor manera posible. Después, somos presos de los resultados... Si se da, que me acompañen para seguir. Sino iré cambiando como todos los entrenadores. Esperaré que fluya este tiempo y si se da, analizaré si me siento capacitado para hacerlo. Sino seré asistente u otra cosa.

-¿Imaginás dando una vuelta más con Peñarol, pero del otro lado?

-Soñar es fácil y gratis. Siempre sueño. Esperemos que lo sueños como entrenador se puedan cumplir.

Parte de la entrevista de Leonardo Gutiérrez, mediante facebook live en 0223:

 

Comentarios de usuarios de Facebook