Pepe Cibrián en Mar del Plata: “Somos un país con mucha vergüenza y miedo al ridículo” | 0223

Pepe Cibrián en Mar del Plata: “Somos un país con mucha vergüenza y miedo al ridículo”

El actor, director y empresario teatral de extensa trayectoria llega a la ciudad este sábado para brindar un seminario intensivo destinado a los amantes del género. En la previa habló con 0223 de su dura enfermedad, su legado y los proyectos culturales cooperativos.

22 de Septiembre de 2017 19:34

Pionero de la industria del musical en la Argentina con su inolvidable “Drácula”, José Pepe Cibrián Campoy vive tiempos de mucha adrenalina, algo habitual a lo largo de su extensa y variada trayectoria. Luego del estreno en agosto pasado en ciudad de Buenos Aires de su última creación, la obra “Sherlock, el misterio del guante rojo”, este destacado actor, director y empresario teatral se tomará unos días para visitar Mar del Plata y realizar durante este sábado un seminario intensivo para los amantes del rubro.

“Habiendo generado no solo un género, sino la forma, que tiene que ver con recuperar la pasión del teatro, que los interesados entiendan lo que es la lucha en este mundo, dura, en donde como en toda profesión hay muchas vueltas. El seminario tiene que ver con eso. No es una prueba. La gente no tiene que tener vergüenza en ir, no hay porqué sentirla, nadie va a quedar expuesto si así no lo quiere”, expresó Pepe en diálogo con 0223 respecto a los alcances del encuentro, apenas unos minutos después de terminar con una sesión de quimioterapia.

“Se supone que este tratamiento es para sanarme, pero bueno, uno nunca sabe que puede pasar. Son rayos sanadores, los tomo y siento de esa forma”, asume con notable predisposición.

Cibrián asegura que en caso de “sentirme a gusto, el seminario puede durar cuatro, seis, ocho o doce horas. Es algo que me hace bien, poder dialogar con la gente. Tengo 18 generaciones de teatro musical en mi vida. Y sigo peleando por los jóvenes. No vamos para que se aprenda a bailar y a cantar, minga, vamos a tratar de que se entienda como es esto del teatro musical”, sumó el artista.

Los cursos de este tipo son algo habitual en la vida de Cibrián, “pero las formas en la profesión ya son diferentes. El mundo es otro y yo no quiero hacer las cosas igual que antes. Hay que adaptarse. Drácula, por ejemplo, ya no se hará más, fue otra etapa”, reflexionó el director respecto a los secretos de primera mano que brindará sobre el detrás de escena de las obras.

Consultado por la actualidad de país en relación a las complejidades económicas que encuentran los productores teatrales para conformar una obra y subirla al escenario, Pepe respondió sin vueltas y planteó una interesante alternativa: “Ahora resulta prácticamente imposible hacerlo. Llevar adelante una gira, mucho menos. Porque el problema no es cuanto dinero entra, sino cuanta plata sale un emprendimiento”, relató.

“Una de las opciones es conformar cooperativas. Armar un plantel de más de 30 personas contratadas es difícil, pero se pueden conformar grupos menores con gente que tenga vocación, que trabaje igual que en una empresa, una cantidad de horas diarias y jornadas a la semana y sepa que no va a ganar mucha plata. Para aquellos que tienen la suerte de ser convocados a una obra, que soñaron de joven con interpretar a algún personaje, es una posibilidad. Ahora si quieren vivir bien de esto, hay que decir que en esta profesión somos muy pocos los que lo hemos logrado. Y los que viven muy bien, podría decirte que son sólo tres”, admitió con ironía.

La llegada de Cibrián a Mar del Plata se relaciona con su visión “federalista”. “Yo les digo siempre a los jóvenes que no vengan a Buenos Aires como si fuera la panacea de la vida. No se vayan de Mar del Plata, hay muchas escuelas buenas. Yo odio la palabra interior, soy muy federalista, Mar del Plata no es el interior. Que hagan un Martín Fierro para el interior, por ejemplo, no es una buena señal. Lo importante es estar en tu lugar, volver a tu rambla. Somos un país con mucha vergüenza, con miedo al ridículo. El teatro es placer, es mostrarse tu atractivo. A mí me interesa formar en eso”, concluyó uno de los grandes maestros de la comedia musical.