Fotogalería

13 de Enero de 2019 16:19

"Real Absoluto", un festín con intertextualidad de obras

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

“Real absoluto” es la propuesta tríptica de Nicola Costantino elegida por el Museo MAR como obra principal para esta temporada.

Maderas y tierra crepitan si no tenemos cuidado con cada paso que damos. Un mural nos envuelve y  nos invita a participar de un gran banquete, mientras nos adentramos en un bosque paradisíaco lleno de enormes  orquídeas, ramas de burbujas, criaturas fantásticas y figuras andróginas.

“Real absoluto” es la propuesta triptica de la artista plástica rosarina Nicola Costantino elegida por el Museo MAR para esta temporada.

Pardés (paraiso en hebreo)  “es un festín para deleitarse siempre que no quieras retener”, explica la artista plástica; algo que no suele verse en el mundo que nos rodea.

Impacta por donde se mire, envuelve, es una alquimia perfecta en una naturaleza mutante.

En este bosque paradisíaco, el alimento proviene de la naturaleza, y los personajes preparan el banquete. Las imágenes de grandes mesas repletas de verduras, chanchos y frutas asoman entre postres de colores que crecen cerca del alambique.

Mesas repletas de verduras, chanchos y frutas asoman cerca del alambique 

Dentro de los personajes, es la propia Costantino quien aparece como una alquimista dentro del banquete que interpela los paradigmas y rinde homenaje a White Ghost al tiempo que propone como personaje central a "La Leandra", una mujer trans, que simboliza "como lo masculino se transforma en femenino".

La obra de Costantino tiene a la comida como ritual de goce, de disfrute como idea de lo efímero "que no podes retener ni llevarte. Solo queda en tu recuerdo", explica la rosarina.

Siguiendo el camino trazado por la reconocida artista, expectantes, llegamos a "El verdadero jardín nunca es verde" baobabs nos llevan hacia un enorme cyclorama en el que se encierra "La fuente de la vida" (un homenaje al Jardín de las delicias del Bosco) y está presentado como un hallazgo arqueológico dentro del paradisíaco bosque mutante.

"La fuente de la vida", un homenaje al "Jardín de las delicias" del Bosco 

"Cada vez me gusta más la intertextualidad de mis obras y con obras de otros", señala

Apartada, en el centro de otra sala a oscuras flota una criatura/ figura luminosa que nos sumerge en una sensación abismal infinita y desconocida

Como explica Costantino, su interés es trabajar la idea de continuidad en sus obras "me gusta esta cosa de trabajar en capítulos -dice- pero (desde el Museo) me pedían algo inédito" es por eso que relacionó el mar con la profundidad y la vida y creó Abisal, luego de investigar mucho sobre fosas marinas  "donde hay unos seres que parecen fantásticos, que tienen luminiscencia propia". 

Detalle de Baobabs

Baobabs sirven al pasaje entre Abisal y Pardés

Transitar las dos salas es sumergirse en una búsqueda constante inmersos en un entorno de belleza que invita a agudizar los sentidos y mantenernos expectantes a la espera de lo que vendrá tras de cada paso. 

 

 

 

Compartir
Compartí esta nota