RADIO
EN VIVO
imagen

Seguridad

8 de Noviembre de 2019 16:25

Ató y prendió fuego al sereno: entre la perpetua y la absolución

Federico Massán (Foto: archivo 0223).

El fiscal mantuvo la calificación de robo y homicidio criminis causa. La defensa oficial dijo que el imputado tuvo  una incapacidad psíquica de actuar.

En la misma línea que mantuvo durante la instrucción penal preparatoria y el debate, el fiscal Leandro Arévalo solicitó este viernes que el joven que ató y prendió fuego al sereno de un camping evangelista sea condenado a prisión perpetua por el delito de robo y homicidio criminis causa agravado por alevosía.  El Tribunal Oral en lo Criminal 1 dará a conocer el veredicto y la sentencia la próximas semana.

En su alocución ante los jueces Pablo Viñas, Facundo Gómez Urso y Jorge Luis Rodríguez, el fiscal planteó como agravante la ausencia de arrepentimiento por parte del imputado y, principalmente, el desprecio por la vida y el sufrimiento ajeno.

Por su parte la defensora oficial Gabriela Peña pidió la absolución al sostener que Federico Gastón Massán tuvo una incapacidad psíquica de actuar que justificó por el consumo confeso de estupefacientes y por algunos de los informes periciales anexados al expediente.

De manera subsidiaria sostuvo que si ese planteo es descartado, no se califique a los hechos como homicidio criminis causa, que se descarte la alevosía y que se le aplique el mínimo de la pena del homicidio simple, es decir, ocho años de prisión.

Al término de los alegatos, los magistrados pasaron a un cuarto intermedio hasta el viernes 15 de noviembre cuando en el séptimo piso de Tribunales den a conocer el veredicto y la sentencia.

El hecho ocurrió en marzo del año pasado cuando el imputado llegó al camping evangelista ubicado en las calles F y 1 en Estación Chapadmalal donde ató a Luis Quentas y lo prendió fuego antes de escapar en la motocicleta de la víctima.

El hecho quedó al descubierto a partir de un llamado al 911 que denunció un incendio en el camping, por lo que personal de Bomberos se acercó al lugar y pudieron rescatar a Quentas. Durante el traslado la víctima identificó al agresor a quien conocía por practicar la misma religión y acercarse de manera esporádica al lugar.