Lima 2019

30 de Julio de 2019 16:28

Gallay-Pereyra se quedaron a las puertas del oro

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

La dupla argentina arrancó mejor, tomó ventaja de un set, pero se le escapó el segundo y ya no se pudo recuperar. Estados Unidos dominó el tie break y se quedó con el primer escalón del podio. Gran Panamericanos de la chicas radicadas en Mar del Plata.

Seguramente ahora nadie les pueda hacer entender que ser subcampeonas panamericanas es un excelente resultado. Una pareja nueva, luego de muchos años en los que Ana Gallay fue compañera de Georgina Klug, e incluso ganaron en Toronto 2015, esta experiencia con Fernanda Pereyra fue igualmente positiva, con un muy buen rendimiento a lo largo de la competencia, quedando en el segundo escalón del podio por detalles. Estados Unidos fue más efectivo en el tie break y se impuso 2-1 con parciales de 14-21, 22-20 y 15-10.

En el primer set, fue todo defensa para Argentina. Luego de un arranque parejo, en el que iba punto por punto, en el 8 a 8 llegó el quiebre. Gallay-Pereyra ganaron dos puntos seguidos y, a partir de ahí, metieron un increíble parcial de 10 a 1 que las puso 18-9 con todo encaminado para quedarse con el parcial. El trabajo defensivo de la entrerriana fue casi perfecto y la sanjuanina hizo lo suyo para tomar ventaja y ganar 21-14 la manga.

En el segundo, hubo un arranque similar, parejo, con ventaja de dos para las sudamericanas en un momento, pero con Estados Unidos reaccionando y no permitiendo que se corten para no pagar como en el set inicial. Sin darse ventajas ni de un lado ni del otro, entraron a la recta final igualadas, palo por palo, siempre con Argentina con ventaja pero las norteamericanas igualando el marcador. Un puntazo ganado para el 16-15 parecía poder inclinar la balanza, pero Cook y Pardon no sólo que no se dieron por vencidas, sino que por primera vez tomaron la delantera para el 16-17. Una gran defensa estadounidense impidió que las chicas radicadas en nuestra ciudad pudieran adelantarse nuevamente y pidieron tiempo muerto para pensar. Sin embargo, a la vuelta del descanso, ganaron el punto con su saque, se pusieron 20-18 y doble set point. El primero lo salvaron, solicitaron time out para trabajar la última bola, un saque de Pereyra las complicó, atacaron incómodas y erraron para renovar la ilusión. Poco duró, porque llegaron dos puntos seguidos y el 22-20 para Estados Unidos que forzó el tie break para conocer la medalla de oro.

La definición comenzó con la motivación en alza de las norteamericanas que sacaron una pequeña ventaja, pero rápidamente reaccionó Argentina y puso las cosas en su lugar. Y empezaron otra vez con el uno y uno, conscientes que cualquier mínima diferencia podía ser letal. Y eso fue lo que pasó, Estados Unidos se alejó 11 a 8 y todo se hizo muy cuesta arriba. Gallay-Pereyra sintieron el impacto y ya no pudieron recuperarse, Cook-Pardon no perdonaron y en la primera chance que tuvieron sentenciaron el 15-10 para quedarse con la medalla de oro y relegar a las argentinas al segundo escalón del podio, un resultado que hubieran firmado antes de la competencia pero que queda con gusto a poco ahora, viendo lo cerca que estuvieron de repetir lo logrado por Gallay y Georgina Klug cuatro años atrás en Toronto.

La palabra de las finalistas
 

Compartir
Compartí esta nota