RADIO
EN VIVO
imagen

Elecciones 2019

21 de Agosto de 2019 22:12

Los candidatos redefinen su estrategia rumbo al 27 de octubre

Guillermo Montenegro planificaba ganar la Paso frente a Vilma Baragiola, pero nunca imaginó derrotas tan contundentes de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal. Fernanda Raverta esperaba ser la más votada, pero ni en sus momentos de mayor optimismo supuso que Axel Kicillof se impondría por 17 puntos y que Alberto Fernández quedaría a un paso de ser el próximo presidente. Gustavo Pulti sabía que la polarización que encarnaron el Frente de Todos y Juntos por el Cambio lo golpearía; sin embargo, no lo sacó de la carrera.

Con sorpresas y escenarios cambiantes, los tres candidatos a intendente, al igual que los otros tres que estarán en el cuarto oscuro  el 27 de octubre (Carlos Arroyo, Santiago Bonifatti y Alejandro Martínez), ya trabajan para redefinir sus campañas.

Fernanda Raverta siempre supo que la polarización iba a ser un factor determinante para posicionarla en estas elecciones. Sin embargo, la ola de Alberto Fernández y Axel Kicillof tuvo más impulso del esperado. Por eso ahora apostará más fuertemente a pegar su imagen a la de los candidatos a presidente y gobernador.

La diputada nacional ya puso primera en esa carrera: pocas horas después de ganar las Paso se sacó fotos con Alberto Fernández y Kicillof y habló de proyectos para Mar del Plata. Este miércoles volvió a mostrarse con el exministro de Economía en Avellaneda. Y se espera que durante la campaña ambos vuelvan a desembarcar en Mar del Plata. “Todavía no hay fecha confirmada, pero el compromiso es que al menos una vez cada uno vengan a la ciudad”, cuentan desde su entorno.

 

La estrategia también se plasmará a través de distintas vías: afiches, spots, publicidades en medios y redes sociales. La idea es ir a buscar los casi 50 mil votos más que obtuvo Alberto Fernández con respecto a Raverta.

La candidata del Frente de Todos se parará sobre un argumento: es la única con chances de ganarle a Juntos por el Cambio. Y, tras la abultada diferencia en Nación y Provincia en las Paso, sumará otro: Mar del Plata no puede quedar aislada políticamente.

“Vamos a plantear una clara contraposición con Montenegro. No queremos que Mar del Plata quede aislada. Por afinidad política y personal ella es la que mejor puede garantizar recursos y obras para la ciudad”, sostienen.

También hablarán del voto útil. Buena parte de los votos de Alberto Fernández que no llegaron a Raverta fueron hacia Pulti. “Hay muchos casos de gente que creía genuinamente que Pulti podía ganar. Pero creemos que esa gente ahora va a votar a Fernanda, porque de lo contrario significaría favorecer a Montenegro”, plantean.

¿De qué otros sectores puede sumar votos Raverta? En su equipo de campaña creen que de los 14 puntos que sacó Vilma Baragiola algunos pueden redirigirse hacia el Frente de Todos. Esa apreciación se fortaleció desde el domingo 11 hasta hoy. La concejal radical no habló públicamente, ni respaldó la candidatura del ganador de la Paso.

En el equipo de Raverta buscan moverse con sigilo. Admiten algunos contactos informales con la dirigente radical y su entorno para transmitirle que la convocatoria que hizo Raverta a los votantes de Pulti y Baragiola la noche de la victoria fue genuina. En principio, descartan un acuerdo de cúpulas porque entienden “que no suma”, pero al mismo tiempo celebran que Baragiola “esquive la foto con Montenegro”.

Desde la victoria con sabor agridulce del domingo 11, el equipo de Guillermo Montenegro se dedicó a realizar una tarea “motivacional”. Primero, para agradecer los apoyos que le permitieron derrotar a Baragiola. Segundo, para pedir redoblar el esfuerzo de cara a la generales e instalar la idea de que se puede revertir la elección nacional y provincial.

“Estaba instalado en Mar del Plata que el que ganara la Paso de Juntos por el Cambio era el nuevo intendente. Eso no pasó. Nos arrastró a todos la ola celeste”, admiten. Por eso, la siguiente etapa en la campaña es sumar nuevos aliados. “A todos”, remarcan desde el entorno del diputado nacional.

Recuerdan que para vencer a Baragiola en las Paso establecieron acuerdos con Patricia Bullrich, con la Coalición Cívica, empresarios y dirigentes socialistas, entre otros. También sellaron una alianza con el senador Lucas Fiorini, clave en el desarrollo territorial que le permitió competirle mano a mano a Baragiola, en donde se suponía que la dirigente radical podía sacar amplias ventajas.

 

El hombre de Joaquín De la Torre en Mar del Plata y su agrupación peronista también aportaron la fiscalización necesaria el día de la elección.

Todo eso sirvió para ganarle al radicalismo en las Paso. Ahora deben sostener esas estructuras y ampliarlas. Las miradas apuntan a la Unión Cívica Radical, especialmente a Baragiola. El equipo de campaña de Montenegro ya entabló conversaciones con el diputado Maxi Abad y con el exintendente Daniel Katz, referentes de dos sectores del partido. El entendimiento con ambos es más factible, aunque no habrá fotos ni anuncios hasta tanto no se avance en un acuerdo con Baragiola. “Hasta el domingo a las 8 de la noche a Vilma todos le decían que ganaba. Entendemos que todavía tiene que curar las heridas y por eso no aceleramos las charlas”, dicen.

El viernes habría un encuentro entre Montenegro y Baragiola. Será el primero desde el domingo 11. El diputado y su equipo esperan que esas negociaciones lleguen a buen puerto antes del  7 de septiembre, fecha en la que comienza formalmente la campaña electoral. “Para ese día tenemos que inyectar épica y defender los territorios en los que se puede ganar, entre ellos Mar del Plata”, explican.

Más allá de los acuerdos y las adhesiones, Montenegro no se despegará de la figura de María Eugenia Vidal. Pese a la abultada derrota que sufrió, la gobernadora logró derrotar a Kicillof en Mar del Plata. “Nuestros votantes apoyan todas las luchas que enfrentó María Eugenia y vamos a poner los logros de gestión sobre la mesa”, señalan. Imaginan que Mar del Plata puede convertirse en un distrito de resistencia.

Mientras planifican la campaña que se viene, desde el entorno de Montenegro salieron por estas horas a cruzar un rumor que comenzó a circular: la continuidad del polémico Hernán Mourelle al frente de la secretaría de Hacienda en una eventual gestión del diputado nacional. “No hay ninguna posibilidad. De hecho, ya le ofreció el cargo a una persona vinculada a los sectores productivos de Mar del Plata. Pidió unos días para pensarlo”, señalaron fuentes vinculadas al legislador.

Pulti cree que los 17 puntos que sacó en las Paso pueden ser más en las generales. Sostiene que tanto en las Paso de 2011 como en las de 2015 creció de agosto a octubre y más allá de que esta vez su boleta no tiene a Cristina Kirchner como candidata a presidente el líder de Acción Marplatense está convencido de que puede repetir esa tendencia.

“La elección nacional y provincial está prácticamente resuelta. La gente dio su veredicto sobre este gobierno. Ahora que eso quedó claro, los marplatenses van a poder elegir quién es la persona que mejor puede gestionar la ciudad. Y en eso nosotros tenemos una ventaja”, dicen desde Acción Marplatense.

De los votos de Pulti, la mayor cantidad fue gente que cortó a Raverta. Pero no solo intentará pescar en esa laguna: es otro de los que irá en busca de votos de Baragiola. En rigor, de más votos de Baragiola. Es que de los 17 puntos que cosechó en las Paso también hay un componente de Juntos por el Cambio (Vidal sacó 40% y entre Baragiola y Montenegro sumaron 35%) y también de Consenso Federal (Bali Bucca sacó 6,45% y Bonifatti 4,67%).

 

A su vez, en el entorno del exintendente afirman que la mayor cantidad de votos nulos tenía como destinatario devolver a Pulti a la Intendencia. “Mucha gente puso nuestra boleta y la boleta completa del Frente de Todos. Ese voto es  nuestro, aunque no cuente”, explican. Algunos hablan de 3 puntos dilapidados por ese error, otros dicen la mitad. Como sea, no es algo para despreciar.

Carlos Arroyo enfrenta por estas horas versiones que indican que podría bajar su candidatura. Desde su entorno más íntimo rechazan esa posibilidad y afirman que el intendente ni siquiera analiza la posibilidad. Impulsan además una estrategia para despegarse del gobierno de Cambiemos y así volver a cosechar los votos “leales” que siempre supo tener el jefe comunal. Sin embargo, otros dirigentes del arroyismo están buscando tender puentes con Montenegro pues, entienden, sería el principal beneficiado con esa determinación.

 

Como sea, el actual intendente se encamina a hacer un papelón: de ganar con casi 50% de los votos hace cuatro años, en octubre quedaría lejos no solo de pelear por la Intendencia sino también de meter concejales. En las Paso, Arroyo apenas superó el 5% de los votos y necesita llegar  8,33% para tener representación en el nuevo cuerpo legislativo.    

Bonifatti es otro de los que buscará recuperar los votos que perdió en el corte. Entre los votos que obtuvo Roberto Lavagna como candidato a presidente y los que sumó él para ser intendente se perdieron casi 18.000. “Vamos a reforzar la campaña con la figura de Lavagna como referente. Creemos que con la elección nacional prácticamente resuelta la figura de Roberto cobra otro peso”, sostuvieron desde Sumar. Anticiparon que intentarán que en este tramo final de la campaña el exministro de Economía se haga presente en Mar del Plata.

 

Finalmente, Alejandro Martínez mantendrá el perfil habitual que suele tener el Frente de Izquierda: campaña austera y presencia en las calles. El referente del PO intentará captar algunos votos afines que quedaron sin candidato en agosto (los del Nuevo Más, por caso), aunque otra vez quedó lejos del límite para saltar de la calle al Concejo Deliberante.

 

Faltan poco  más de dos meses para la definición. Un acierto de campaña, al final del camino, puede ser importante para consolidar un triunfo. Y, más importante aún, un error puede sepultar cualquier aspiración. Ninguno quiere dar un paso en falso.