Elecciones 2019

18 de Noviembre de 2019 09:21

De la Torre: "En la provincia, la gente votó presidente, no gobernador"

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Joaquín De la Torre charló con 0223.

El ministro de Gobierno de María Eugenia Vidal cargó contra la decisión de no desdoblar las elecciones bonaerenses. Dijo que la provincia está mejor que en 2015 y defendió su estrategia de impulsar el corte de boleta.

Joaquín De la Torre formó parte del Frente Renovador durante varios años, pero en 2016 decidió encabezar la pata peronista dentro del gabinete de María Eugenia Vidal. Como ministro de Gobierno estuvo a cargo de las relaciones con los intendentes, especialmente con los del conurbano, y se convirtió en una pieza clave de la mandataria. 

Hoy, a pocos días de terminar la gestión provincial, De la Torre está convencido de que la derrota de Vidal se explica por la falta de desdoblamiento de las elecciones provinciales de las nacionales. "En la provincia de Buenos Aires, la gente no votó gobernador, votó presidente. El proceso de no desdoblamiento pegó una boleta con la otra", sostiene en una entrevista con 0223 y remarca que más allá de este hecho es un férreo defensor de las votaciones con boleta única por categorías. "Un sistema que te obliga a cortar boleta es malo", insiste.

El exintendente de San Miguel también fue apuntado por ser el primer dirigente que pidió explícitamente el corte de boleta para que su candidato retuviera la intendencia. Eso le valió, primero, críticas, pero luego muchos jefes comunales se sumaron a esa estrategia.

"Si mirábamos el resultado de las Paso tenía 45. Hoy Cambiemos tiene 61 intendentes. Si eso está mal que me expliquen por qué", plantea el ministro provincial. 

-¿Qué sensación tiene cuando quedan tan pocos días para que termine la gestión de Vidal?

-Uno es parte de un gobierno y tiene ganas de que ese gobierno continúe. Cree que las cosas en un balance se han hecho bastante bien. Después también tengo la sensación de que el esfuerzo valió la pena, que se han hecho muchas cosas. La provincia es un lugar complejo que tiene muchos temas, pero yo ando y claramente esta gestión en cuatro años ha hecho mucho. ¿Todo? No, quedan muchas cosas por hacer. Hay miles de temas por solucionar. 

Ahora, el balance hay que hacerlo dónde estábamos en el 2015 y dónde estamos ahora y claramente hay más escuelas arregladas, todas las guardias de los hospitales arregladas, muchas más rutas hechas, mucha mejor situación económica del aparato burocrático del estado provincial, hay una mejora en los procesos de trámites, de eliminación de burocracia innecesaria. Hay un trabajo que se ha hecho y es el piso para que el próximo gobierno pueda seguir haciendo cosas arriba de eso.

-¿Qué cree que faltó para que la gente tuviera esa percepción?

-La gente no votó gobernador, votó presidente en la provincia de Buenos Aires. El proceso de no desdoblamiento pegó una boleta con la otra. Más allá de esta circunstancia, yo soy un enemigo de este sistema electoral. No es un problema por María Eugenia. Tenemos que lograr que la gente pueda votar como vota en Santa Fe. Cada uno de los niveles eligiendo  a la persona y no por ser parte de un espacio.

 

-Después de las Paso se lo cuestionó por ser uno de los impulsores del corte de boleta dentro de Cambiemos.

-Hoy Cambiemos tiene 61 intendentes. Si mirábamos el resultado de las Paso tenía 45. Hoy Cambiemos se puede parar de una determinada manera y si eso está mal que me expliquen por qué. 

Está mal el sistema, un sistema que te obliga a cortar boleta es malo. Lo lógico es que la gente pueda elegir sin hacer ese proceso. En Santa Fe tenemos el sistema de boleta única por nivel. Yo participé de las elecciones en Santa Fe, fui a acompañarla a Amalia Granata. Vi le proceso, vi lo que pasó. A las 19.30 estaba todo terminado. En la ciudad de Rosario se votaban concejales de un partido y en la misma boleta había intendentes de otro partido, diputados de otro partido. Ahí la gente elegía sin ningún problema. Se hace rápido, se ahorra un montón de dinero en boletas. 

Más allá del desdoblamiento hay sistemas que están a la vuelta de la esquina y que es un gran error no haberlos puesto en funcionamiento. 

-¿Cómo ve el futuro de Cambiemos, con un Macri que recuperó algo de terreno en las elecciones generales?

-El espacio va a seguir junto, claramente es la vocación de los partidos mayoritarios y ahora han habilitado en la provincia la posibilidad de una pata peronista, así que vamos a trabajar sobre eso. No veo voluntad de hacer otra cosa

Cuando uno pierde una elección tiene que hacer un proceso de autocrítica y cuando uno gana una elección tiene que hacer un proceso de autocrítica. Nosotros en San Miguel estamos trabajando sobre eso. En la provincia ya nos juntamos dos veces con María Eugenia en forma global y en forma individual cada uno de los ministros hizo ese proceso; se están juntando los intendentes, María Eugenia está escuchando. Es un proceso de autocrítica muy interesante. Ella es muy generosa. Todos tenemos que hacer ese proceso que no significa tirar personas por la ventana. El que cree que las personas no se pueden equivocar no es un ser humano, es dios. Todos nos podemos equivocar y todos nos equivocamos seguido. Este proceso no significa levantar el dedo acusador, significa poner en la mesa sin pelos las miradas de cada uno para poder construir. Es muy lindo ser el constructor de la victoria, pero a veces nos toca ser los constructores de la derrota. 

-¿Cuál será o debiera ser el rol de Vidal?

-Lo tiene que definir ella. Claramente es una mujer muy valiosa, que tiene mucho futuro en la política. Tiene un gran presente y mucho futuro. Ella y el Pro elegirán cuáles son sus roles. Ella está muy abocada a que la provincia de Buenos Aires antes de fin de año tenga un armado que pueda representar a todo el territorio, a los 61 intendentes, a los sesenta y pico de legisladores provinciales. A los más de 300 o 400 concejales. Es un número más que importante y es una tarea dura.

¿Puede asumir el liderazgo del espacio a nivel nacional?

-Ella ya es parte de la mesa nacional de Cambiemos. Los liderazgos los elige la gente al final del camino. Los liderazgos que eligen los políticos adentro de cuatro paredes y no están ratificados con la gente por el voto, no sirven para nada. Hoy hay que ordenar el espacio, hacer el proceso de autocrítica y ponerse a caminar. Los liderazgos los elegirá la gente.