RADIO
EN VIVO
imagen

Ironman

16 de Septiembre de 2019 08:44

Diego Sánchez Cabezudo, un ejemplo de que el deporte salva vidas

Cuando un problema cardíaco parecía poner punto final a su pasión por las competencias físicas, el "Chino" no sólo que se recuperó, sino que participa de eventos de gran magnitud. Días atrás, completó el Mundial de Medio Ironman en Niza.

De sólo leerlo ya cansa. 1.9 kilómetros de natación, 91.3 de bicicleta en las montañas y, luego de eso, 21.1 de pedetrismo para completar el recorrido de esta tradicional prueba que se desarrolló en Niza con el lema de "Única, historica y legendaria". Diego Sánchez Cabezudo logró su objetivo y desde su descanso en Mallorca, España, visitando familiares, habló con 0223 de lo que pasó y lo que viene, remarcando la importancia del deporte en la salud.

El placer de estar con familia y amigos, el descanso luego de una prueba tan desgastante y disfrutar los últimos días en el viejo continente antes de volver a nuestro país, para empezar a preparar la temporada de verano con su trabajo de guardavida. Sánchez Cabezudo comenzó de chico a correr y entre 1988 y 1995 se dedicó a las competencias de largo aliento, hasta que la familia, las obligaciones y los problemas del país que conspiraron contra el presupuesto, lo llevaron a dejar. 

Sin embargo, lo menos pensado lo devolvió a las pistas. Mientras seguía entrenando, corriendo maratones y carreras de natación, un problema cardíaco le demandó una recuperación que implicó un trabajo físico que lo curó, que le deparó nuevos objetivos y en 2012 se animó nuevamente a estas competencias. "Es todo un desafío. Más allá de los tiempos, el premio es completar la prueba. En Niza participé en el mismo circuito que lo había hecho en 1987 con 19 años y hoy con 32 años más (51), lo pude volver a hacer", remarcó el atleta que representa el equipo Ironsur de nuestra ciudad y entrena bajo las órdenes de Pablo Cacharosky. 

Como si la disciplina de por sí no fuera complicada, los argentinos que viajaron a competir tuvieron una desventaja muy clara aseguró Sánchez Cabezudo, porque "es otro deporte. Es como si te gustara nadar en una pileta y te meten a un mar de olas de 6 metros. Hay que subir montañas de 1200 metros, nosotros en Argentina no tenemos esas condiciones para entrenar, en Bariloche las subidas son de 200 metros. Yo hice toda la preparación en Mar del Plata, aprovechando cada lugar".

El Ironman 70.3 Niza fue completado por el "Chino" y esa fue la mayor satisfacción. Las condiciones del circuito hicieron que cumpliera el recorrido en un tiempo de 5 horas y media, una hora más de lo que es su registro en el llano. No es fácil llegar. "Tenés que ganar alguna prueba de tu categoría de edad para poder participar. Los 3000 corredore que participaron son seleccionados en todo el mundo", explicó el guardavidas que en los próximos días, tras visitar familia en España, emprenderá el regreso a nuestro país para comenzar a preparar la temporada de verano. 

"El próximo desafío es el Ironman de Mar del Plata que se correrá el 1° de diciembre, tiene el rótulo de Campeonato Sudamericano y es clasificatorio para el Mundial de Hawaii", cerró Sánchez Cabezudo, que también quiso dejar claro un mensaje: "El deporte salva vidas. Luego de mi operación hice hincapié en esto como forma de vida y salud".