El escribiente

29 de Noviembre de 2020 10:43

Paura, la autobiografía de Dario Argento que acaba de editar Letra Sudaca

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

La editorial local Letra Sudaca acaba de presentar Paura, la autobiografía de Dario Argento, uno de los cineastas más innovadores e influyentes de Italia. Entre su vida casi novelada y un panorama del cine italiano de los 60 y 70, Argento nos apasiona con su cine de autor.

En septiembre de este año, Dario Argento cumplió 80 años. Su idea es seguir dirigiendo y escribir cine hasta que pueda. Él fue quien popularizó el género Giallo, así como quien le dio un lugar muy diferente al espectador a la hora de disfrutar de una película.

La autobiografía de Argento se disfruta literariamente. A la esencia de su vida como cineasta e ícono de un género  hay que sumarle una intensa vida, cruzada por adversidades y viajes, muchos viajes, que hacen del texto algo atractivo y atrapante.

Si podemos decir que el cine de Argento es de ese terror que da escalofríos y que transmite emociones potentes en el espectador, su autobiografía es una interesante guía, paso a paso, para ver cómo llegó a ser lo que es.

Lucio Ferrante, el encargado de cerrar el texto con una entrevista exclusiva al director a modo de epílogo, no duda al tener que marcar lo significativo de su obra: “Mirándolo a la distancia, creo que podemos destacar la influencia que tiene Argento sobre directores que van desde Tarantino, pasando por Brian de Palma o hasta el contemporáneo Nicolas Refn. Su influencia no solo es desde lo visual, sino también desde lo narrativo. Y esto está patente en este tipo de directores. Además, el cine de Argento emana algo muy llamativo, que es lo hipnótico que busca generar desde la forma en que cuenta una historia, hasta cómo la muestra. De hecho, todo lo que es el Giallo contemporáneo es heredero ciento por ciento de él”, dice.

-¿Qué pensamiento tiene con respecto al público en general y a su público en particular?

- Él, cuando empieza a hacer sus películas, es muy temeroso de cómo lo va a recibir el público. Hasta cierto momento de su carrera, siempre la está pasando mal. Y en un momento, cuando empieza a afianzarse  más y más (que es cuando hace, por ejemplo, Rojo Profundo) decide que el público tenga un protagonismo totalmente diferente a  la mera inercia de estar sentado mirando una película. A partir de ahí, él construye una trama policial donde el público tenga un lugar activo y no solo sea un mero espectador.

-¿Y qué te interesa a vos en lo particular?

A mí una de las cosas que más interesante, me parece, de sus películas, es ese tema de la hipnosis y eso de tratar de llevar al espectador a un determinado trance, que es lo que básicamente hacían los surrealistas. En ciertas zonas de las películas de Argento, él decide abandonar la trama narrativa convencional o muy establecida e irse al delirio absoluto. En películas como Inferno, por ejemplo, vemos que ya la trama no importa, sino que lo que importa es la sensación que le provoca al espectador. Ahí aparece de nuevo esta cosa de que este no sea un tipo que mira la película sino que también participa de ella.

Su vida está bastante ligada a sus películas (esto queda bien en claro en la entrevista final). Hay un ida y vuelta constante y permanente. Ferrante testifica que “Él cuenta que, cuando escribe los guiones, se mete tanto en la trama del libro que está escribiendo que de golpe empieza a escuchar sonidos, por ejemplo. Él mismo se empieza a paranoiquear con todo, por lo tanto hay una relación desde el vamos entre su vida y su obra, entre la sensación y lo que trata luego de plasmar en la película”.

Lo que también hace interesante al libro es que, no solo accedemos a la autobiografía de Argento, sino que también accedemos al panorama de lo que estaba pasando con el cine italiano de los años 60 en adelante. Así, la narrativa del texto empieza a pasar de una vida novelada a un documental de la historia del cine con un solo protagonista: Dario Argento y sus influencias. Lucio agrega que “La narrativa del libro te va enganchando y de repente descubrís a un tipo que, así de la nada, empieza a crear y generar un género cinematográfico, mientras tiene problemas con sus mujeres y que no puede ver a sus hijas. Entonces se va de viaje a la India y hace cosas muy delirantes. Entonces el libro, si no te engancha solo por las películas en sí, te engancha por su historia particular”.

-Me das pie para la pregunta por el lugar de las mujeres en sus películas, qué decía él sobre eso?

- Sus  películas están llenas de mujeres, desde protagonistas hasta víctimas. Para mí eran su musa y también la víctima del altar. Él cuenta que siempre le hacen esta pregunta y él ensaya una respuesta diciendo algo así: como que prefiere trabajar con mujeres porque entienden mejor la manera de acercarse al arte que un hombre. Yo creo igual que el tema de la mujer en el arte no solo se lo ve en al cine de Argento, sino que es una característica del arte italiano en general.

Dario Argento se puede clasificar según el período de su vida. En su juventud fue un excelente crítico de cine, su padre fue distribuidor, su madre fotógrafa reconocida. Luego, podemos pensar sus años como director de cine consagrado para llegar al hoy como escritor. La versatilidad y la calidad de este texto lo afianzan en ese lugar. Como aseguran desde la propia editorial Letra Sudaca, “Con esta autobiografía, Argento revela las experiencias y las tribulaciones de su brillante carrera y emprende la reconstrucción —como si realizara el montaje de una de sus películas— de toda su vida, y habla, por primera vez, de sí mismo: sus pasiones, sus amores, sus oscuras obsesiones, sus sueños perversos y sus miedos: todo eso que él denomina «mi mitad oscura»”.

Compartir
Compartí esta nota