Daniel Guebel vuelve con El hijo judío

El hijo judío ganó el Premio de la Crítica al Mejor Libro de Creación Literaria el año de su primera edición. En este 2021, el texto de Daniel Guebel acaba de ser reeditado en una versión ampliada y corregida por el autor. La niñez y todo aquello que nos marca y nos señala el camino por venir.

26 de Septiembre de 2021 09:05

“En el fondo toda literatura es autobiográfica y toda biografía es ficcional y eso, de alguna manera, es el asunto de mi libro, porque en el libro yo cuento con la mayor fidelidad posible experiencias que marcaron mi vida.  Que la marcaron, pero al mismo, tiempo nunca llegó a la sustancia misma de la verdad, siempre el juego de la memoria, de alguna manera, trastoca el relato verídico de los hechos” decía Daniel Guebel cuando presentó El hijo judío (Literatura Random House - 2018).

El libro, que narra todo aquello de su niñez que sirvió de material al Guebel escritor, narrador, acaba de ser reeditado en una edición aumentada y corregida.

Pero el material es el mismo, la raíz y el disparador no cambiaron. El autor toma sus recuerdos de niñez, lo que dejó su convivencia con su padre, y busca en sí mismo para convertirlo en literatura. “¿Qué es la infancia de un escritor sino la zona donde el escritor se siente radicalmente distinto del resto de la gente y piensa el mundo como un relato? El relato de aquella diferencia, el relato de esa distancia”, manifiestó el autor.

El texto primero circuló en la familia. Los recuerdos fueron distintos entre ellos, pero las circunstancias y los personajes similares. La violencia del padre, la conciencia de la madre, el padecimiento de Daniel y la hermana, quien abre y cierra la historia con una fuerte presencia en el texto y en la vida del autor.

“Yo no hubiese publicado el libro si dentro de la totalidad no hubiese un balanceo, un equilibro entre el enojo, el rencor, el odio, el desamor y su compensación, la reconciliación, la evidencia del afecto pese a todo” dijo el autor. El hijo judío es un libro que no fue premeditado. Pero, como en muchos de nosotros, en algún momento esos recuerdos piden que se haga algo con ellos. Guebel decidió narrarlos, buscarse y poder cerrar una historia.

El autor de El absoluto (Literatura Random House – 2016) reconoce que un gran punto para pensar el libro tiene que ver con su hija y su lugar de padre. Ese cambio de roles que significa convertirse en padre de una hija adolescente, pero también en padre de tu padre (este tuvo un ACV y eso provocó un vínculo distinto con él) reconfiguran la figura paterna.

La nueva edición corregida y aumentada mantiene ese sentir de la imposibilidad ante la difícil relación entre hijo y padre. Pero el paso del tiempo hizo que el autor pueda hacerla posible.

Comentarios de usuarios de Facebook