Fernando báez sosa

18 de Febrero de 2020 20:04

Mar del Plata también marchó y pidió justicia por el crimen de Fernando Báez Sosa

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Imagen: 0223 - Al igual que en el resto del país, una multitud marchó en Mar del Plata por el crimen de Fernando Báez Sosa.

Cientos de personas se concentraron frente a la Catedral para expresar su dolor y protestar contra la violencia. "No puede ser que nuestros chicos salgan a divertirse y los tengamos que recibir en un cajón", cuestionaron.

El crimen de Fernando Báez Sosa que perpetuaron diez jugadores de rugby el 18 de enero en la localidad balnearia de Villa Gesell conmocionó a todo el país y tal como estaba estipulado, al igual que en distintas ciudades del territorio argentino, Mar del Plata se movilizó para pedir justicia y protestar contra la violencia a un mes de su asesinato.

La convocatoria estaba anunciada para las 18 horas en la Catedral basílica de los Santos Pedro y Cecilia. Allí, una multitud se convocó para pedir justicia por la muerte del joven de 18 años que diez personas asesinaron a golpes de puño y patadas a la salida de un boliche. En el emblemático punto neurálgico de la ciudad, cada uno de los presentes alzó la voz y gritó: "Pabellón común / Justicia por Fernando".

Con pancartas e imágenes del chico oriundo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Mar del Plata exclamó por la muerte del joven que vacacionaba en Villa Gesell al momento en el que se topó con diez jugadores de rugby de un club de la localidad bonaerense de Zárate, además de protestar contra la violencia y exigir que que se esclarezcan las causas de todas las víctimas del delito.

"Me alegra mucho la gran convocatoria que hay. El caso de Fernando sensibilizó a todo el país", destacó Héctor Blasi, vicepresidente de la organización no gubernamental (ONG) Asociación Familiares de Víctimas de Delito y Tránsito, la entidad que organizó la marcha.

En diálogo con 0223, el hombre recalcó que "ya tuvimos casos similares en Mar del Plata" y pidió que la población "se involucre prácticamente en todos los casos". "Hoy vemos que la ciudadanía toma un poco más de conciencia. No puede ser que nuestros chicos salgan a divertirse y los tengamos que recibir en un cajón", sostuvo.

Los integrantes de la ONG que integra se concentran todos los primeros martes de cada mes en el Espacio de la Víctima, ubicado en la esquina de Avenida Pedro Luro y Bartolomé Mitre. "Siempre nos juntamos ahí para pedir justicia por todos", cerró.

En Capital Federal, Graciela Báez Sosa y el resto de la familia encabezaron un acto central frente al Congreso de la Nación. “La violencia es un flagelo que arrasa y destruye sin distinción alguna. No hay religión, clase social, nacionalidad, raza o edad que la frene. Por eso queremos decir ´Basta de violencia´ con energía y decisión para que se escuche en cada rincón de la Argentina. Queremos que nuestro mensaje llegue a cada familia y a cada ciudadano que quiera sumarse a este pedido de condena a la violencia, sostuvo la madre del joven.

Días atrás, el abogado de la víctima, Fernando Burlando, solicitó a la fiscal Verónica Zamboni que Alejo Milanesi (20) y Juan Pedro Guarino (19), los dos rugbiers liberados, fueran detenidos nuevamente. Matías Franco Benicelli (20 años), Michael Viollaz Ayrto (20), Luciano Pertossi (18), Lucas Fidel Pertossi (20), Enzo Tomás Comelli (19), Blas Sinalli (18) Máximo Pablo Thomsen (20) y Ciro Pertossi (19) están detenidos en el complejo penitenciario de Dolores por ser considerados partícipes necesarios, a excepción de los últimos dos, imputados como coautores del homicidio.

El crimen de Fernando se registró pasadas las 4:30 del sábado 18 de enero frente a la discoteca Le Brique, ubicada en avenida 3 y calle 102, donde dos grupos de jóvenes se propinaron patadas y golpes de puño en la vereda, después de haber sido expulsados del local. Por la gravedad de los golpes, Báez Sosa ingresó al hospital Arturo Illia de la localidad balnearia con un traumatismo de cráneo y pérdida de conocimiento donde finalmente falleció.

Compartir
Compartí esta nota