Historias de acá

25 de Marzo de 2020 18:18

Juan Espil, a 25 años del oro panamericano: "Ese título fue el inicio de un gran camino"

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Un Rubén Wolkowyski de 22 años, Juan Espil (camiseta "10"), Cristian Aragona, Jorge Racca y Diego Maggi, en el podio. (Foto: CABB).

Uno de los máximos anotadores de la historia del básquetbol argentino dialogó con 0223, desde Monte Hermoso, y recordó aquella medalla ante Estados Unidos en Mar del Plata. 

En un marzo de especial recuerdo para el deporte marplatense por un nuevo aniversario de los históricos Juegos Panamericanos, este día 25 del corriente se cumplen justamente 25 años de la medalla de oro de la Selección argentina de básquetbol. Aquel sábado por la noche, en un recién inaugurado y colmado Estadio Polideportivo "Islas Malvinas", el entonces elenco comandado por Guillermo Vecchio derrotó a Estados Unidos por 90 a 86, y festejó un título por primera vez desde el campeonato del mundo obtenido en 1950.

Sin dudas, Juan Alberto Espil es una de las leyendas del básquetbol argentino. Aún sin haber integrado la llamada "Generación Dorada", el "escopetero" fue un símbolo y una figura en la Liga Nacional (con 12.472 puntos, es el cuarto máximo anotador de la historia), y el básquetbol español, donde fue subcampeón con el viejo "Tau Cerámica" (hoy Baskonia) y campeón de la Copa del Rey. Y en la Selección, donde permaneció entre 1991 y 1999, le anotó una bandeja en la cara al mismísimo Michael Jordan en el Preolímpico de 1992, disputó el Mundial de Toronto 1994, los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996 y el Mundial de Atenas en 1998. Aquel oro en Mar del Plata, donde fue el goleador del torneo, fue su único título con la "celeste y blanca". 

Desde la localidad de Monte Hermoso, Espil recordó ante 0223 aquella semana inolvidable: "En esa época le costaba mucho a la Selección argentina ser competitiva. Si bien íbamos creciendo, ganarle a los países limítrofes ya era un logro. Era difícil competir ante los europeos. Pero con trabajo y sacrificio fuimos mejorando, y ese título fue el inicio de un buen camino", sostuvo el exescolta de 52 años, y que se retiró a los 44 para Bahía Basket, jugando su último partido ante el Peñarol campeón de la Liga 2011/2012. 

Luis "Mili" Villar, con toda su fuerza va al canasto ante un jugador de Estados Unidos, en la final del oro (Foto: archivo El Gráfico).

Aquella Selección, con Marcelo Milanesio como figura, había disputado 7 meses antes un buen Mundial de Toronto (Canadá), donde finalizó en el noveno puesto, con triunfos destacados ante Alemania (campeona del Eurobasket de 1993) y España. La previa a los Juegos Panamericanos contó con roces entre los jugadores y la dirigencia del básquetbol nacional, en busca de profesionalizar la preparación. "Desde que llegué a la Selección en 1991, siempre fueron problemas. No teníamos lugares propios para entrenar, deambulábamos de un lugar a otro, la comida era mala, concentraciones largas...era muy duro. Uno lo hacía porque era un privilegio estar en la Selección. Pero realmente era complicado", recordó Espil. Los jugadores, sin respuestas, no se presentaron a la concentración desde el 20 de febrero. En la previa a los Panamericanos, se realizó un triangular en La Rioja. "Hacíamos concentraciones larguísimas de dos meses para torneos de una semana. Y los que llegábamos de jugar play offs en la Liga, no teníamos vacaciones", añadió el bahiense. 

Días antes del torneo, por diferencias con el entrenador, Diego Maggi (campeón con Peñarol el año anterior) reemplazó al "Loco" Hernán Montenegro. Y llegó el debut, el domingo 19 ante un Estados Unidos que trajo un plantel integrado por jugadores de la segunda Liga Profesional de su país, la Continental Basketball Association (CBA). Seis jugadores de ese equipo habían tenido su experiencia sin relevancia en la NBA. entre ellos el base jamaiquino y nacionalizado estadounidense Rumeal Robinson, que jugó seis temporadas en Atlanta Hawks, New Jersey Nets, Charlotte Hornets, Portland, Los Angeles Lakers y Phoenix Suns. 

Juan Espil, años después en la Selección.

"Por supuesto, enfrentar a Estados Unidos, traiga a quien traiga, es una motivación. Siempre tendrá jugadores con talento y clase. No eran figuras reconocidas, es cierto. Pero tampoco teníamos redes sociales o internet para conocerlos. Recién en España en 1996 me conecté por primera vez, je. Entonces era difícil saber con quién estabas jugando", expresó Juan Espil. Argentina se impuso con un ajustado 68-67.

El exGepu de San Luis, por entonces figura de Atenas de Córdoba, días antes del estreno en Mar del Plata, sufrió una lesión que casi lo deja afuera: "Hicimos un triangular en La Rioja y tuve un esguince de tobillo tremendo, que me afectó durante todo el torneo. A partir de ahí, tardé muchos años en recuperar la movilidad total de ese tobillo", rememoró. 

La Selección nacional, con un quinteto inicial integrado por Milanesio, Esteban De La Fuente, Esteban "Gallo" Pérez, Luis "Mili" Villar y Diego Osella tenía a Espil como primer recambio. Con marcadores ajustados en algunas noches, pero mucha concentración y determinación para imponerse en los finales, la Selección derrotó en días consecutivos a Uruguay (83-81), México (90-80), Puerto Rico (87-86) y, con holgura, a Brasil (95-75) para acceder como primera a la semifinal. El viernes 24, venció nuevamente a Uruguay por 90 a 74 y accedió al partido decisivo con Estados Unidos. "Todos estos torneos son cortos y sin margen. El equipo jugaba bien. Tenía buen movimiento de balón, buenos cierres de partido, bastante concentrado", describió Juan el andar de ese equipo. "El cabezón De La Fuente tuvo un torneo bárbaro, el ´Gallo´ Pérez estaba tremendo también. Marcelo (Milanesio) como siempre, Diego Osella que jugó un torneo increíble, ´Mili´ Villar, Jorge Racca...eramos un equipo que jugábamos bien y por suerte festejamos".

También entre los relevos, en un enlace de generaciones, se encontraban Rubén Wolkowyski y un Fabricio Oberto de 20 años, ambos casi una década después medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Atenas.

En pleno fervor panamericano, Juan Alberto Espil tiene pequeñas fotos en su mente sobre el entorno que se vivía en la ciudad: "Fue una estadía muy corta, pero intensa. Parábamos en Chapadmalal, en la Villa Panamericana. Hacíamos un viaje aproximado de media hora y veíamos un montón de gente. Era tremendo. Recuerdo compartir muchas cosas con los chicos del vóley, con el ´Negro´ Elgueta. Y que vimos también uno de los partidos de fútbol, después de un entrenamiento creo", sostuvo. "El estadio estuvo todos los partidos hasta las manos, fue una gran motivación", agregó. 

Argentina comienza a festejar su título. 

Respecto a la final, Argentina trabajó para vencer a Estados Unidos finalmente por 90 a 86. Llevó la delantera en el marcador, pero faltando casi siete minutos para el final, los norteamericanos pasaron al frente por 77 a 76, con un parcial de 14-0 aprovechando la cuarta falta de Diego Osella, clave en la pintura. "Fue bravo. Recuerdo el tramo final del partido. Dos canastas del ´Cabezón´ De La Fuente que fueron tremendas. Gracias a eso lo dimos vuelta. Y en mi caso, Vecchio me ponía y sacaba para ataque-defensa. Lo importante es que ganamos", manifestó Espil sobre aquella noche. 

***

Argentina festejó su medalla de oro, inaugurando la primera de tantas noches inolvidables en el "Islas Malvinas", en ese nuevo parquet que seis meses después (29 de septiembre) viviría el silencioso debut de un tal Emanuel Ginóbili. "En el podio había como 100 personas. ¡Era una locura", sentenció Espil. 

"Ahí empezó parte de mi carrera hacia otro nivel. Estuve un año más en el país en Atenas, y después me fui a Europa. Siempre jugar un mundial o una olimpíada como en Atlanta el año siguiente, que hicimos un gran papel, te marca. Siempre estábamos en la puerta de los mejores. Por eso ahí empezó un quiebre que sirvió para los que venían atrás", finalizó el "escopetero" Espil, desde el sur de la provincia, en plena cuarentena, pero con la memoria que por un rato lo hace salir del encierro. 

Esteban De La Fuente: "Nos llevamos un torneo digno"

Marplatense por adopción, Esteban De La Fuente también integró aquel plantel de Argentina campeona panamericana en 1995. Uno de los mejores aleros de la Selección, disputó los Mundiales de 1990 (en Argentina) y 1998 (Grecia), y participó de los Juegos Olímpicos de Atenas en 1996. En charla con 0223, recordó aquellos días de felicidad en el elenco nacional: "La preparación para los Panamericanos fue medio caótica, a tono de cómo era la Selección en ese momento. Nos organizábamos como podíamos.
Hicimos la previa en La Rioja y solo jugamos dos amistosos. Nos incorporarmos a la delegación después de iniciados los Juegos, porque el Polideportivo se usó para el vóley", comenzó. "A pesar de todo, llegamos bien preparados. Era un torneo importante para nosotros. La mayoría habíamos estado en La Habana en 1991, conocíamos el tipo de torneo, aunque con un formato más moderno como el actual. A diferencia de Cuba, que jugábamos cada tres días", expresó.

El "Cabezón", campeón el año anterior de la Liga Nacional con Peñarol, se refirió a la conformación del plantel: "El equipo se armó con jugadores de experiencia, muchos veníamos jugando desde 1990, y otros nuevos como Gabriel Cocha, Aragona, Fabricio Oberto, ´Pampa´ Racca...". Y recordó el andar en la competencia: "El primer partido fue un debut agónico. No era el Estados Unidos de Cuba, que eran de elite, este era de Universidad con jugadores más grandes. Fuimos partido a partido. Nos dimos cuenta al segundo juego que teníamos una chance muy grande. Ni Puerto Rico ni México venían bien preparados, y ganarle a Estados Unidos, planteaba una final hipotética ante ellos", manifestó. 

Por último, sentenció: "Nos llevamos un digno torneo. Tal vez no jugamos de la mejor manera. Pero la cancha explotó, y el marco por momentos ayudó, por momentos generó más tensión. Cometíamos errores propios y producidos por el rival al cerrar los partidos. Fuimos unos justos ganadores. Fue la primera medalla panamericana en básquet. Es un gusto haber participado de eso". 

Plantel Selección argentina - Panamericanos 1995
 

Bases: Marcelo Milanesio, Cristian Aragona y Gabriel Cocha.
Escoltas: Juan Espil y Jorge Racca.
Aleros: Esteban De La Fuente y Esteban Pérez.
Ala pivote: Luis Villar.
Pivote: Diego Osella, Fabricio Oberto, Diego Maggi y Rubén Wolkowyski.
DT: Guillermo Vecchio.
 

Los partidos de Argentina en los Panamericanos de 1995

Domingo 19-3: 68-67 ante Estados Unidos

Lunes 20: 83-81 ante Uruguay

Martes 21: 90-80 ante México

Miércoles 22: 87-86 ante Puerto Rico

Jueves 23: 95-75 ante Brasil

Viernes 24 (semifinal): 90-74 ante Uruguay

Sábado 25 (final): 90-86 ante Estados Unidos

Compartir
Compartí esta nota