Claudia repetto

26 de Marzo de 2020 21:54

Familiares y amigos de Claudia Repetto reclamaron más recursos para buscar a la mujer

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

Se manifestaron frente a la sede del COM. Se mostraron disconformes con la tarea de búsqueda que lleva más de tres semana.

Un grupo de veinte personas encabezado por dos de los hijos de Claudia Repetto se manifestó el jueves a la noche frente a la sede del COM para exigir respuestas a las autoridades y solicitar que mejoren las tareas de búsqueda de la mujer desaparecida hace más de tres semanas. Luego de una breve reunión con el subsecretario de seguridad, y sin respuestas positivas, se retiraron del lugar.

Más allá de la cuarentena vigente, el grupo se ubicó sobre la desierta avenida Juan B. Justo para mostrar su enojo por la imposibilidad de hallar a Ricardo Rodríguez -acusado de matar a la mujer- luego de que varias cámaras lo registraran cuando deambulaba por el barrio Colinas de Peralta Ramos. “Se hacen los boludos, no hacen nada, a ver si la buscan a mi vieja y se dejan de romper las pelotas”, dijo uno de los hijos.

“Encuentren a ese mal nacido” y “anda por todos lados y no lo agarran”, fueron otros de los comentarios de los manifestantes antes de ingresar a la sede del COM y dialogar con Gustavo Jara.

Tal como se informó oportunamente, el hombre de 54 años fue visto en distintas cámaras de seguridad en la avenida Mario Bravo y en las calles Beltrami al 1900, Puán al 2800, Aguado al 2200 y 2800, Benito Lynch y Piedra Buena y Vernet al 3100 mientras caminaba solo. Algunos vecinos confirmaron que estuvo pidiendo agua y comida lo que confirma que carece de cualquier tipo de recursos.

Desde la DDI y la fiscalía a cargo de Fernando Castro reiteraron el pedido que cualquier persona que vea a Rodríguez se comunique de manera inmediata al 911. En los videos registrados los últimos días se lo ve vestido con una remera negra, pantalón tipo bombacha de campo, verde oliva y zapatillas negras.

Un misterio sin resolver

La búsqueda de Claudia Repetto comenzó el lunes 2 de marzo cuando los hijos de la mujer de 53 años denunciaron en la sede de la comisaría tercera que no se había presentado a trabajar. A partir de las primeras tareas dispuestas por la fiscalía en una causa por averiguación de paradero, se descubrió que desde esa mañana también estaba ausente su ex pareja domiciliada en una vivienda lindera.

A Repetto la vieron por última vez el domingo a la noche cuando un amigo la dejó en su casa después de compartir un asado. Su voz quedó registrada en un mensaje de voz de WhatsApp a las nueve menos cuarto de la noche de ese domingo cuando iba a encontrarse nuevamente con él a una cuadra de la casa.

Sin embargo nunca se presentó y recién veinte minutos más tarde el amigo de la mujer recibió dos mensajes de texto en los que supuestamente cancelaba el encuentro acordado. El horario, el lugar donde estaba la mujer y que el mensaje fuera escrito reforzó para los investigadores la idea de que los mismos fueron enviados por Rodríguez que ya tenía el celular en su poder.

Esa madrugada tras un incesante envío de mensajes, el acusado de femicidio le pidió prestada la moto a su hijo –vendida supuestamente horas antes- y realizó un viaje de setenta minutos. Ese lapso queda claro para los investigadores a partir de la cámara que lo registra salir manejando “incómodo” de la casa y la declaración de un vecino que lo vio cuando se fue definitivamente, ya sin el rodado, de la vivienda de la calle Don Orione.

Tal como se informó oportunamente, desde ese mañana con la aparición de la cédula verde del rodado en inmediaciones de la Reserva de Puerto comenzaron una serie de rastrillajes que permitieron hallar un carnet de Obra Social de Repetto y una pala en Los Acantilados que le habían prestado a Rodríguez a fines de 2019.

En sintonía con el pedido que hicieron los hijos de la mujer a través de la abogada Noelia Agüero, hace una semana la fiscalía cambió la calificación original de doble averiguación  de paradero por la de homicidio de una mujer agravado al ser cometido por un nombre mediando violencia de género. De manera subsidiaria planteó el delito de privación ilegítima de la libertad.

Compartir
Compartí esta nota