Guillermo montenegro

29 de Marzo de 2020 08:15

Montenegro: "Esto va a ser cada vez peor y hay gente boludeando en la calle"

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Guillermo Montenergo le pidió a los marplatenses que cumplan la cuarentena: "Te podés morir".

El intendente de General Pueyrredon está preocupado porque en los últimos dos días los marplatenses dejaron de respetar la cuarentena. "Mucha gente cree que ya estamos bien, pero el problema todavía no comenzó", señaló.

Un hombre estaba paseando a su perro a tres cuadras de su casa. El policía que lo cruzó le planteó que no hacía falta que se alejara tanto para que la mascota haga sus necesidades. El hombre se ofendió: "¿Dónde dice que no puedo caminar tres cuadras?", le recriminó al efectivo que realizaba las tareas de patrullaje para garantizar que el aislamiento social, preventivo y obligatorio que dispuso el gobierno nacional hasta el 31 de marzo -por ahora- se cumpla en Mar del Plata. El hombre llevó al perro hasta la casa, se puso un barbijo y volvió a salir para seguir discutiendo con el policía. El intendente Guillermo Montenegro fue testigo de la escena. Se indignó. Pero lo que más le preocupa es que no es un evento aislado: "No estamos tomando consciencia".

En una entrevista con 0223, el intendente de General Pueyrredon no tiene rodeos para hablar de esta preocupación. "Esto va a ser cada vez peor", dice y remarca: "Hay gente que está boludeando en la calle".

El jefe comunal destaca que actualmente el sistema de salud está lejos del colapso, pero advirtió que ya se encuentran relevando hoteles para poder alojar gente cuando sea necesario. También sostiene que creció la cantidad de respiradores y actualmente hay entre 150 y 170, pero remarca que si los marplatenses no respetan la cuarentena todos los esfuerzos y tareas preventivas no serán suficientes. "La única vacuna es quedarte en tu casa. No hay otra. Y te podés morir", insiste

-Hace menos de 15 días usted anunció la suspensión de clases en Mar del Plata. Parece que hubiera pasado muchísimo tiempo desde aquel anuncio. ¿Cómo evolucionó la lucha contra la pandemia?

-Fue una seguidilla de decisiones que fuimos tomando todos. Después tomó el gobierno nacional y a partir de ahí el gobierno nacional tomó una posición muy dura con relación a la circulación de gente. 

La verdad que me podría hacer el boludo y decirte que la situación está bien, pero la verdad que no está bien. Recién lo charlábamos en off y no tengo ningún problema en hablarlo en on: hay gente que está boludeando en la calle. No sé si se está tomando consciencia de lo que enfrentamos. Estuvimos una semana más o menos bien, encerrados, cuidándonos, y ahora dijimos No pasa nada, entonces salimos. Empezamos a respetar menos las normas. Lo único que les pedimos es Cuídense y cuiden al otro.

Está claro que ya empezó a haber circulación viral en los conglomerados urbanos. Ya hay un policía en Capital que se contagió prestando su servicio. Nos estamos cagando en la gente. Llega un momento que es angustiante. No puedo poner toda la policía a parar a la gente que no entiende. No lo puedo creer.

El intendente se reunió con el obispo Gabriel Mestre. 

-En un principio se cumplió la cuarentena.  

-Hubo un momento en que hubo muy buen control social. El fin de semana pasado, cuando arrancó, la gente gritaba desde los balcones y hasta se enojaban si un guardavidas se tiraba al agua. 

La sensación es que el viernes se aflojó. Uno podía encontrar la explicación con los pagos. Uno ve que hay respeto en cuanto a que se camina separado, se está separado en las colas, en los supermercados. Pero hay mucha gente. Yo este sábado salía la mañana y había mucha gente. Y yo no le puedo echar la culpa a la policía. Hay que asumir la responsabilidad.

-Encima este sábado se confirmó la segunda muerte en Mar del Plata. 

-Está claro que esto va a ser cada vez peor. Cuando hace una semana decía que esto va a ser una guerra, se va a morir gente, es lo que está pasando. El presidente asumió ese compromiso. Les dijo Señores, quedémonos. Esto va a ser grave, no va a ser fácil. Entre la salud y la economía elegí la salud. Fue muy claro lo que se dijo. Y nadie dudó de que este era el camino.

-No hay grieta.

-No hay discusión política. Se hace un hospital y trabaja Nación, Provincia, el municipio, todos juntos. Hay un problema con el plano y va el secretario de Obras con la concejal del Frente de Todos y se juntan con la gente del Ministerio de Salud de Nación y Provincia. Hubo muchas demostraciones de madurez, incluso en la sociedad, en cuanto a la solidaridad y trabajo en común.

Yo recibo mensajes de gente que te dice Cuidate, Tenés que estar bien, hasta gente que te dice En qué puedo donar mi tiempo, porque no tengo plata. Puedo ir a atender el teléfono, a limpiar, a ordenar, junto cosas, le manejo. Con lo cual decís los argentinos en general, pero los marplatenses en particular, tienen un sentido de la solidaridad muy fuerte. Y la verdad que se da esa contracara con el que está boludeando. Y con el riesgo que eso conlleva. 

 

-¿La segunda víctima fatal no tenía ningún problema de base?

-Se está evaluando, pero la última persona que falleció está por fuera de los grupos de riesgo, tenía 51 años y sin antecedentes. 

Esto no es un problema de un grupo o sector, es un problema de todos. Lo podés llevar en la ropa, en el cuerpo, las manos. Podemos hacer el mejor trabajo en la prevención. El equipo de salud preparando todo lo que tiene que ver con los distintos centros, con el triage que tiene que ver con lo respiratorio, aislándolos; al que no tiene síntomas aislándolo en un hotel; los de síntomas leves, moderados o graves ya llevarlos a hospitales o clínicas, de acuerdo a las derivaciones si tienen obra social o no. 

Pero contra el que está al pedo en la calle...

-Hace un pedido para que la gente tome consciencia. Pero el propio presidente planteó que los que no entiendan con la razón lo entenderán por la fuerza. ¿Se analiza tomar medidas más drásticas?

-Sí. Lo hablamos con los intendentes y con la ministra de Gobierno (Teresa García). El presidente fue muy claro. El viernes no fue solo Mar del Plata. Uno veía otras ciudades de la provincia y podía decir Aquel está peor, como si eso fuera bueno. Está mal, esto es la Argentina, no se va a salvar Mar del Plata y Miramar o Mar Chiquita no. Este es un problema que tenemos todos. La verdad que el viernes todos nos miramos, en nuestro grupo de intendentes y no sentimos que haya menos cantidad de policías y que los controles sean menos. Hubo más controles. Lo que sí notamos es que la gente entendió que aguantaba una semana. 

-¿Y qué medidas analizan?

-Hoy volver a plantearle a la gente esta necesidad con controles cada vez más severos. Y también hablar con el gobierno nacional y provincial para evaluarlo todos juntos. No es tomar medidas a tontas y locas. Contra la conducta de la gente en un tema de estas características es el convencimiento u otras medidas, como dijo el presidente. Y las otras medidas tienen que ser acompañadas por el gobierno nacional y provincial.

-Todo indica que el 31 de marzo no va a terminar el aislamiento social. ¿Eso hace doble el desafío de convencer a la gente de la necesidad de cumplir la cuarentena cuando ya se empieza a advertir que aflojan? 

-La única vacuna es quedarte en tu casa. No hay otra. Y te podés morir. Es increíble que estemos jugando con eso. El tipo que tiene hijos, padre... aflojá. Y todos conocen a alguno que está en la "viveza criolla" que va tres veces a comprar el pan. Compro pan, compro facturas y dice Uy, no tengo queso. ¡Comelos sin queso los fideos! Basta. No llegamos a tomar dimensión. 

Además es raro porque hubo un momento que eran todos los videos de afuera y veíamos lo mal que estaba afuera. Después, nosotros y lo bien que estábamos haciendo las cosas. Y ahora como parece que nosotros las estamos haciendo bien entonces Listo, no necesitamos cuidarnos

No hay ninguna posibilidad de que nos vaya bien si no hacemos la cuarentena porque eso significa que no podés manejar la curva de crecimiento de cómo se mueve el virus.

"Mucha gente cree que ya estamos bien, pero el problema todavía no comenzó", dijo el intendente.
 

-Todos coinciden en que lo peor está por venir. Si pusiéramos en una escala que 10 será lo peor, ¿en qué punto estamos hoy?

-Yo creo que no comenzó, no comenzó. 10 casos sospechosos, 2 muertos, no comenzó. No comenzó a circular el virus en Mar del Plata, está por comenzar. Cuando empiece a circular, tendremos un problema. Eso es lo que hay que asumir. No comenzó y la gente cree que estamos bien porque hace una semana que estamos adentro. La crisis no comenzó. Todos los especialistas dicen que probablemente el pico esté a mitad de mayo. 

-¿Se puede presumir qué cantidad de marplatenses pueden infectarse?

-No. Todo tiene que ver con cómo se da el nivel de respeto a la cuarentena. Lo que te va a marcar la sobrevida de muchos marplatenses es si los propios marplatenses nos cuidamos. Es muy loco que no se haga. No sabés a qué apelar. Yo me enojo hasta con los vecinos.Hoy no tenés colapsado el sistema de salud, no tenés los que se te pueden contagiar, contagiados. Nadie sabe bien cómo termina esto, nadie sabe bien cómo es.

Hay algo bueno que es que hubo un cambio de hábitos, en cuanto al salud, en cuanto a dar la mano, al abrazo, a no compartir. Ahora, creemos que con eso alcanzó. Y los gobiernos, tanto el nacional, como el provincial y el municipal, están haciendo un esfuerzo en todos los órdenes. Porque cuando uno dispone medidas extraordinarias en salud, vos estás exponiendo recursos en un lugar que los tenías destinados a otra cosa. Estás poniendo muchas horas hombre y mucha cabeza y mucho esfuerzo de distintos sectores, no solamente de los gobiernos.

Del otro lado tiene que estar el esfuerzo del que se tiene que quedar quieto. Te estamos pidiendo que te rasques las bolas. Te quisiste rascar las bolas toda tu vida, bueno, rascátelas. Tan difícil.

-Mencionaba que el sistema de salud aún no está colapsado. Y en ese sentido Mar del Plata cuenta con una ventaja que es la disponibilidad de hoteles. ¿Ya hicieron relevamientos en caso de que se necesiten camas?

-Tenemos relevadas alrededor de 300 camas de hoteles. Y por relevar la semana próxima 300 o 400 más. Contamos con una ventaja en relación al resto.

-¿Y con los respiradores, que es el otro problema?

-La ciudad mejoró con respecto a lo que tenía de manera importante. Casi un 50%. Hubo más respiradores en el Privado, en el Houssay y en el Higa. Había unos 100 más o menos, y el número va a ser entre 150 y 170 respiradores. Pero es importante esto, somos un millón de personas. 

-Y con un alto índice de adultos mayores.

-Sí la curva acelera... No quiero decir que cero y 150 es lo mismo. Pero depende de nosotros. Se está haciendo en todos los ámbitos un esfuerzo para estar a la altura de una pandemia. Tener controlado el primer cordón, la separación del enfermo respiratorio y que esté aislado; si no tiene síntomas llevarlo al hospital y hacerle un control clínico, con enfermeros y médicos las 24 horas. 

-El presidente anunció bonos para el personal afectado. ¿Analiza implementar algún tipo de bonificación para el personal de Salud del municipio?

Siempre. Estamos evaluando todas las posibilidades, primero del cuidado y después de que estén remunerados lo mejor posible. Pero la realidad es que el municipio tenemos afectados al trabajo del coronavirus una gran cantidad de empleados municipales. Hoy tenemos empleados de obras haciendo el hospital, personal del Emsur en la limpieza y  los de Inspección en la recorrida por comercios. Y los de alumbrado. Hay que tener claro que el movimiento de gente en una ciudad como Mar del Plata, para sostener los servicios básicos esenciales, es de 100.000 personas. Lo que se ve hoy es que hay mucha gente al pedo en la calle. 

-Con todo este panorama debe ser difícil pensar en lo que vendrá después de que esto pase. Pero también debe ser una preocupación.

-Vamos a depende de lo que vayan trabajando el gobierno nacional y provincial. Terminado esto, nos vamos a sentar todos y vamos a ver en qué situación estamos para atender a los distintos sectores. A algunos se los puede ayudar rápidamente. Así como de esta etapa de la pandemia se sale todos juntos y empujando, después se sale todos juntos y empujando.

Tampoco se sabe cómo termina. Nos está poniendo a prueba a todos. También nos va a poner a prueba el día después. Y vamos a tener que estar a la altura de las circunstancias. Probablemente esa sea la segunda parte difícil de todo esto. Hoy es estar preparados, atentos, decir la verdad. Nosotros siempre dijimos la verdad, con los números de casos sospechosos, con los infectados, con las personas que fallecieron. Nosotros vamos a cuidar a todos los marplatenses pero con la verdad. Este tipo de cosas no se pueden ocultar.

-No es en lo que piensa hoy entonces.

-Sí, al no dormir pienso de todo. Pero rápidamente vuelvo al presente. No quiere decir que no haya gente del equipo pensándolo. 

Montenegro dijo que si la gente no asume su responsabilidad cualquier esfuerzo es inútil.

 

-Una de las alternativas que se barajó era suspender las vacaciones de invierno, algo que para una ciudad turística como Mar del Plata puede ser muy difícil.

-Esto nos va a golpear. Hablábamos de los 13 fines de semana largo que teníamos en Mar del Plata. Y ahora estamos hablando de cuánta gente se va a morir. Nosotros habíamos programado todo distinto. Lo decía el gobernador el otro día: va a ser el año del Bicentenario de la provincia de Buenos Aires y el año del coronavirus. Va a quedar marcado así. Todos vamos a vivir este año como algo absolutamente excepcional en nuestras vidas.

-En algunos lugres del país hubo casos de empresarios que intentaron sacar provecho con los precios u ocultando alcohol en gel. ¿Cómo es el caso de Mar del Plata en ese sentido?

-Se está haciendo control con Inspección y Afip. Alcohol en gel hemos controlado, pero también tuvimos la suerte que hubo varios empresarios marplatenses que se pusieron a hacer alcohol en gel. Por ahí hubo alguna acción así de un negocio chico, pero en la gran mayoría de los empresarios marplatenses vi una cuestión de solidaridad. 

 

"Escuché al presidente y me dio tranquilidad"

-¿Habló con el presidente? 

-Sí. Hablamos un poco de todo. De lo que es puntual tanto con los ministros nacionales como provinciales estamos en permanente contacto. La charla tuvo que ver con una cuestión personal. Le agradecí y le conté que estábamos con el hospital modular. Que nos hayan elegido me parece muy bueno, también que nos elijan como lugar para analizar las muestras en el INE nos acelera mucho los tiempos y eso hace que en el sistema de salud el caso negativo se vaya y no siga ocupando un lugar. 

Y también le planteamos que lo que necesite, acá estamos. Ya sabemos cómo está. Si yo hoy estoy explotado, él está 44 veces más explotado, solo por la cantidad de habitantes y no por la cantidad de responsabilidades que son muchas más. Estamos en espacios políticos distintos, pero entiendo la responsabilidad que tiene él hoy.

A la noche me cuesta mucho dormir. entonces me pongo a ver todo y me puse a ver por Youtube cómo se estaba comunicando, que es parte de la crisis. Vi uno de los reportajes al presidente y me impresionó. Me dio tranquilidad como ciudadano, pero también me quedó claro que no hay que joder.