Mar chiquita

18 de Mayo de 2020 20:27

Agroquímicos: un mapa que desconcierta en Mar Chiquita

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Solo un 20% del territorio marchiquitense se utiliza para la agricultura.

Organizaciones ambientalistas volvieron a repudiar la ordenanza aprobada por el Concejo Deliberante que establece irrisorias distancias para la aplicación de agroquímicos y difundieron un mapa que siembra, sobre todo, interrogantes.

 

Luego de la denuncia realizada sobre la polémica ordenanza aprobada en el Concejo Deliberante de Mar Chiquita vinculada a los permisos de uso de agroquímicos, la Asamblea Paremos al Desierto Verde volvió a realizar un descargo sobre el tema e insistió en que el intendente Jorge Paredi debe vetar la normativa.

El 13 de mayo pasado, fueron varios los concejales marchiquitenses -algunos sobre los cuales pesan acusaciones de negligencia y desconocimiento técnico-, los que votaron de manera positiva para aprobar una ordenanza que establece límites sorprendentes en el uso de agroquímicos, con zonas de exclusión que van desde apenas los 25 metros (para cursos de agua) hasta los 200 metros (en escuelas rurales) y pasando por el increíble permiso de poder fumigar a 150 metros de centros urbanos.

En diciembre pasado, el Juzgado Civil y Comercial N° 15 de Mar del Plata estableció una medida cautelar en la que se indica una restricción en las fumigaciones de 1.500 metros de centros poblados, escuelas, mar, cursos y cuerpos de agua del partido. Según lo advertido por la asamblea, los ediles sustentaron su reciente posición en un fallo posterior, del 30 de marzo último, en el que el juez civil y comercial Maximiliano Colángelo permitió por única vez a la firma Surco S.A.I.F.C.E.I “una morigeración temporal de la extensión de los 1.500 metros dispuesta”.

La resolución judicial se aprobó a los fines de concluir las campañas de siembra existentes al momento en que se notificó a esa firma de la medida cautelar de referencia. La compañía pidió por una implementación menos abrupta que disminuya su indudable impacto económico en la extensión de algunos de sus cultivos.

“El juez permitió por única vez a los campos La Esperanza y El Milagro, administrados por Surco S.A., aplicar agroquímicos, la medida cautelar no fue morigerada en cuanto al alcance general, una interpretación errónea argumentada en la ordenanza promulgada por el HCD que cuestionamos” sentenciaron al respecto desde Paremos al Desierto Verde.

El juez Colángelo, más allá de ese aval específico, indicó en su fallo que no existía evidencia científica para que lo dispuesto en diciembre por su colega sufra modificaciones: “A los fines de la modificación o morigeración de la medida cautelar no veo un elemento científico que disipe esa incertidumbre que el colega del juzgado 15 tuvo por configurada, pues no hay una aporte científico puntual sobre la concreta interrelación entre las aplicaciones fitosanitaria realizadas en los campos de la accionada y la salud de los vecinos del denominado corredor Santa Clara”, sentenció el magistrado a fines de marzo.

Desde la Asamblea refutaron además el único informe de impacto ambiental presentado, a cargo de uno de los doce demandados y que fue utilizado como sostén central de la ordenanza. “Resulta altamente llamativo que ese mismo informe presentado por Surco sea utilizado por los concejales como argumento para fijar esas irrisorias distancias mínimas para fumigarnos, mur por debajo todas ellas del estándar sanitario fijado por el poder Judicial de la Provincia y sin la consulta previa a los organismos estatales independientes e idóneos en la materia como el INTA y la Escuela Superior de Medicina UNMdP, considerando que a menos de 1.095 metros investigadores argentinos demuestran daño genético en niños”.

Mapa y discordia

Desde la asamblea incluyeron en su comunicado un mapa basado en los datos obtenidos del portal de Infraestructura de Datos Espaciales de la República Argentina (Idera) en donde se muestra como sólo el 20% de la producción del partido de Mar Chiquita se dedica a la agricultura. 

En color verde, en el mapa que acompaña la presente publicación, se aprecia la zona dedicada a la agricultura, todos espacios lindantes a los centros urbanos del distrito, sobre todo los situados sobre ruta 11, pero también algunos situados en torno a la ruta 2. En color naranja, el mayúsculo espacio dedicado a la ganadería extensiva.

“Nos preguntamos a cuantas familias de productores representa ese 20% y a quienes están representado los concejales del partido de Mar Chiquita. Desde la asamblea estamos, como lo hemos manifestado reiteradas veces, a favor de los productores pero en contra de que nos envenenen”, concluyeron desde la organización.

Compartir
Compartí esta nota