Mar chiquita

18 de Mayo de 2020 12:38

Indignación en Mar Chiquita: “Nos protegen del coronavirus y nos exponen a los agrotóxicos”

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Una insólita ordenanza se aprobó en Mar Chiquita en torno al uso de agroquímicios.

Pese a una cautelar vigente que restringe las fumigaciones a 1.500 metros para zonas urbanas, escuelas y cursos de agua, el Concejo Deliberante aprobó una ordenanza que los residentes del distrito calificaron de “incomprensible”.

 

En medio del aislamiento social obligatorio vigente en todo el país, las autoridades del Poder Ejecutivo y los ediles del partido de Mar Chiquita no perdieron el tiempo en avanzar con la aprobación de una polémica ordenanza sobre el uso de agroquímicos que los residentes del distrito calificaron directamente de “ridícula”.

El episodio no es nuevo en cuanto a las irregularidades sobre las que se han manejado las autoridades municipales en torno al tema en los últimos años, pero llega en momentos en que rige una medida cautelar de diciembre pasado que prohíbe las fumigaciones en un radio de hasta 1.500 metros.

En contacto con 0223, tanto los integrantes de la Asamblea Paremos al Desierto Verde como miembros de la Fundación Verdepampa expresaron su indignación por lo sucedido y aseveraron que la normativa dispuesta es “inconstitucional”.

El profundo malestar surgió en los últimos días luego de que el 13 de mayo pasado el Concejo Deliberante local aprobara una ordenanza sobre el manejo de los productos fitosanitarios con regulaciones “nefastas” para la comunidad.

La nueva normativa establece ahora una zona de exclusión de apenas 150 metros a partir de la zona urbana (Art. 27), de 50 metros en zonas rurales pobladas (Art. 28), de 200 metros para escuelas rurales (Art. 29) y de apenas 25 metros de cuerpos de agua superficiales. También establece “corredores” dentro de las zonas pobladas para los tractores fumigadores (mosquitos), con todo lo que ello conlleva para la salud de los vecinos que viven en esa zona de tránsito (Art. 13).

“Es una locura lo que han hecho. Resulta llamativo que los mismos funcionarios que nos protegen de manera extrema y rigurosa ante los efectos del Covid 19, nos exponen a las fumigaciones con agrotóxicos a distancias irrisorias, sabiendo que uno de los efectos de los agrotóxicos es la debilitación del sistema inmunológico de la población, haciendo que la misma quede más vulnerable al contagio y afectación del nuevo virus” advirtieron desde las organizaciones.

A partir de lo dispuesto en diciembre pasado por el juez Héctor Fabián Casas, quien resolvió a favor de la petición realizada para detener el uso y la aplicación de agroquímicos en diversas urbanizaciones de la zona costera del distrito, los vecinos denuncian que lo aprobado por los concejales es “antijurídico y atenta contra la salud pública de los pueblos de Mar Chiquita”.

El fallo emitido por el Juzgado Civil y Comercial N° 15 de Mar del Plata con fecha 12/12/19, establece una medida cautelar en la que se indica una restricción en las fumigaciones de 1.500 metros de centros poblados, escuelas, mar, cursos y cuerpos de agua.

La indignación de los residentes marchiquitenses se incrementó ya que hubo numerosas reuniones con funcionarios municipales durante el 2019 y también durante este 2020 en donde se demostró con argumentos científicos y testimonios en primera persona, cuales son los daños que generan las fumigaciones en la salud de la comunidad.

Una de las últimas exposiciones tuvo lugar hace menos de un mes, el 22 de abril pasado, cuando representantes de las organizaciones asistieron a una reunión solicitada por el Concejo Deliberante para manifestar la postura de los vecinos con respecto al uso y reglamentación de los agrotóxicos.

De ese encuentro participaron el presidente del Concejo Deliberante, Carlos Minucci y los/as presidentes de los distintos bloques de dicha cámara (Valeria Velazquez, Nancy Lareu y Julio Ruggiero). Al finalizar la reunión, desde la citada asamblea Paremos al Desierto Verde se dejó asentado por escrito los puntos que se consideran de suma importancia a la hora de reglamentar el uso de agrotóxicos.

Responsabilidad penal, civil y ética

“Una vez más, los concejales hicieron oídos sordos sancionando una ordenanza en la cual omiten información importante”, sostuvieron los vecinos, quienes consideraron que “las zonas de exclusión de las fumigaciones que se indican en la actual ordenanza son ridículas”.

“Permitir fumigar con productos de banda verde o azul a 150 metros de las viviendas es de una irresponsabilidad terrible. Debemos tener en cuenta que el glifosato es etiquetado como un fitosanitario de banda verde (la de menor toxicidad), no obstante, la Agencia de Investigación sobre el Cáncer (IARC), dependiente de la OMS (Organización Mundial de la Salud), declaró al glifosato como probable cancerígeno, en el mes de marzo de 2015. Por lo tanto la banda en la cual se clasifica a los agrotóxicos bajo ningún punto de vista determina el riesgo al cual se expone a la población. Además omiten también que los agrotóxicos pueden moverse a distancias que superan los diez kilómetros” detallaron desde Paremos el Desierto Verde.

En esa línea, los vecinos entienden que “hay responsabilidad penal, civil, ética y humana de los funcionarios públicos por cualquier daño que ocurra de ahora en más en las personas y el ambiente, una evidente arbitrariedad, abuso del derecho y animosidad negativa respecto de la vida”, sentenciaron.

Compartir
Compartí esta nota