General madariaga

2 de Junio de 2020 02:11

Detienen a un camionero en Madariaga tras un violento episodio con la policía

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

Un camionero fue aprehendido por la policía luego de esquivar un control de acceso a la localidad. El trabajador terminó hospitalizado y con desprendimiento de retina.

Un violento episodio tuvo lugar en la ciudad de General Madariaga protagonizado por un camionero que esquivó un control policial en el acceso a la ciudad y terminó internado con desprendimiento de retina.

Parte de la secuencia de la trifulca entre el transportista y las fuerzas de seguridad fue grabada en la zona del acceso al depósito propiedad del trabajador, situado a escasos metros del lugar en donde las autoridades aplican los protocolos de ingreso a la ciudad.

En diálogo con el sitio Central de Noticias Madariaga, el hombre aseguró que intentaba llegar a su lugar de trabajo para presentar el nuevo permiso de tránsito que tiene como transportista, el cuál según declaró había dejado dentro de la oficina.

 

El camionero relató que salió inicialmente con su camión a cargar nafta a una estación de servicio que se encuentra sobre la ruta 74. Al salir de su galpón, situado a pocos metros de los controles que se realizan sobre calle Pellegrini, derribó uno de los conos y una patrulla lo siguió hasta la playa de carga de combustible.

En ese lugar, las fuerzas de seguridad le pidieron todos los papeles y el permiso de circulación. Como recientemente el trabajador había cambiado el formato de permiso, les facilitó el viejo y les dijo que tenía uno nuevo en su oficina.

De retorno a la ciudad, el camionero asegura que la policía no lo dejaba llegar hasta el galpón y que por eso decidió pasar por encima del cantero divisor de la calle y la colectora, donde derribó varios conos para luego detenerse y descender del rodado a fin de llegar a su sitio de operaciones.

 

 

El hombre aseguró que su mujer accionó el embrague del camión sin querer y que la policía entendió que quería acceder al predio privado para ponerse a salvo. Los efectivos procedieron a bajar a la mujer del habitáculo, lo que derivó en el comienzo de la pelea entre uno de los uniformados y el camionero.

“El mismo policía me decía: pegáme, pegáme que están las cámaras. Vas a ver lo que te hago. Me derribó, me pegó piñas a morir y entre tres no me podían esposar. Entonces me puso un dedo en el ojo para que afloje y lo mordí”, explicó el hombre, hipertenso, y quien terminó en el hospital con alta presión y desprendimiento de retina, además de golpes en el cuerpo.