Mar del plata

13 de Julio de 2020 09:23

La pandemia no frena a las “mecheras”: comerciantes de la Peatonal denuncian un aumento de robos

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

Afirman que a pesar de la restricción que existe por el distanciamiento social, las delincuentes se las ingenian para sustraer varias prendas. Reclaman mayor seguridad en la zona.

Comerciantes del microcentro de Mar del Plata reclaman mayor presencia policial, tras registrarse varios hecho delictivos producto del accionar de “mecheras”. Afirman que los robos perjudican de sobremanera, debido a las pocas ganancias que hay en la actividad comercial.

En diálogo con 0223, Iván, propietario del local “Pétalo Rosa”, en la Galería Cristal, asegura que los robos son frecuentes y que se sienten “desprotegidos” debido a que “al ser un hurto, estas mujeres entran y a las horas salen libres”.

En el video enviado a nuestra redacción, se observa como este martes a las 14, dos mujeres intentan entrar al local de ropa, ubicado en la galería de la Peatonal San Martín. Debido al distanciamiento social como consecuencia del coronavirus, la empleada solo permitió el ingreso de una persona. Sin embargo, esto no pareció ser un obstáculo para una de las mecheras, que en una distracción de la empleada, sustrajo 10 jeans, por un valor cercano a los 19.000 pesos.

“Nuestra empleada notó que faltan jeans y algo que no se observa en el video, comienza a correr a estas 3 mujeres, que se meten a un auto y desde la ventanilla, arrojan las 10 prendas. A todo esto, la empleada comenzó a gritar y no se acercó ningún policía”, afirmó el comerciante.

Otra situación pero en otra sucursal de la firma, ubicada en Rivadavia 2504, ocurrió hace una semana atrás, cuando una mujer con un bebé, aprovechó la distracción de una empleada y robó mercadería.

“Usó una criatura para robarnos. Por las cámaras descubrimos que era clienta y teníamos sus datos de la tarjeta. Cuando la llamamos por teléfono, nos amenazó diciendo que al ser hurto, no quedaba presa y cuando saliera, iba a moler a palos a nuestras empleadas, si decidíamos escracharla. Así que por seguridad del personal, decidimos no hacer nada. Pero nos sentimos totalmente desamparados, tanto nosotros como otros comerciantes, que venimos peleándola en plena pandemia, laburando un 60% de lo que veníamos haciéndolo”, lamentó el comerciante.

Compartir
Compartí esta nota