Crisis del coronavirus

13 de Agosto de 2020 19:47

Seis de cada diez empresas de Mar del Plata cree que va a recuperar su actividad recién en 2021

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
De cara el futuro, el 20% reconoció que va a tener que realizar un ajuste entre su personal. Foto: 0223.

La industria textil y la construcción fueron las más afectadas. Para recomponerse exigen una reducción de cargas sociales e impuestos y alentar el consumo.

En mayor o menor medida, las pequeñas y medianas empresas de Mar del Plata sufrieron en carne propia el impacto de la pandemia: la caída de las ventas marcó a cada uno de los sectores productivos a lo largo de la cuarentena y seis de cada diez empresas cree que va a recuperar su actividad total recién en 2021.

El dato surge a partir de un relevamiento sobre el impacto de la pandemia en las empresas del sector productivo de bienes y servicios de la ciudad y la perspectiva hacia el futuro por parte de cada uno de los responsables de las firmas que realizó el Observatorio de la Universidad Fasta.

Según los datos recabados, seis de cada diez empresas cree que van a poder recuperar su actividad normal el año que viene. Una cuarta parte de las pymes sostiene que el repunte llegará dentro de seis meses, mientras que a una tercera parte considera que será recién dentro de un año o más.

Para recomponerse, las empresas consideran que será clave acceder a un paquete de beneficios impositivos: reducción de impuestos, reducción de cargas sociales, la existencia de créditos para las pymes y estimulación para los consumidores. "Este conjunto de medidas son las más importantes para favorecer una recuperación", aseguró Gabriel Aldao, coordinador del Observatorio Fasta.

En comparación con el segundo semestre del 2019, el 18% disminuyó los recursos humanos de su planta, mientras que el 14% lo aumentó. En tanto, el resto mantuvo la misma cantidad de empleados. Sin embargo, en este punto, Aldao aclaró que "Mar del Plata está bastante condicionada por la estacionalidad". Pero más de cara el futuro, el 20% reconoció que va a tener que realizar un ajuste entre su personal.

Por las restricciónes propia del aislamiento social, preventivo y obligatorio, Aldao marcó a 0223 Radio que "lógicamente" las empresas relacionadas con la producción de software tuvieron un desempeño mejor. Por el contrario, las más perjudicadsa fueron la industria textil y la construcción.

En el caso puntual de las actividades declaradas esenciales, como la alimenticia y la pesquera, sufrieron un decenso en sus ingresos pese a que se mantuvieron operativas y lograron mantener la cantidad de empleados y productividad.

Por último, la mitad de las empresas optó por retrasarse en el pago de impuestos. Una tercera parte tiene demoras en el pago de servicios y un 18% en el pago de salarios. En este marco, al menos la mitad de las empresas logró acceder a algún beneficio por parte del Estado.