Selficiencia

14 de Septiembre de 2020 11:38

Mapeo de productores agroecológicos, el proyecto de Celeste Molpeceres

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Celeste Molpeceres aprendió el valor del autocultivo de verduras desde chica.

Como cada lunes, el Conicet Mar del Plata presenta Selficiencia, una propuesta para conocer a los científicos y científicas de nuestra ciudad en primera persona.

¿Quién sos?

-Soy Celeste Molpeceres, nací en Balcarce hace 33 años y actualmente vivo en Mar del Plata con mi familia. Como becaria doctoral del Conicet desarrollo mis investigaciones en el Grupo de Estudios Sociourbanos (CESP - FH – UNMdP) e integro además, un proyecto de investigación radicado en el Instituto del Hábitat y del Ambiente (FAUD – UNMdP). Soy Licenciada en Relaciones Internacionales (Unicen) y Magíster en Agroeconomía (Unmdp). Cuando estudiaba mi carrera de grado comencé con el estudio de las políticas públicas orientadas a ciertos aspectos ligados a la producción hortícola a nivel local y a partir de entonces me focalicé en aquellas tendientes a regular el uso de agroquímicos.

¿Qué haces?

-Hoy mi trabajo se orienta al estudio de las políticas que promueven modelos alternativos de producción hortícola, lo que muchas veces se resume como agroecología. Estoy relevando experiencias a nivel local y comparando con otros casos a nivel internacional. A partir de este proyecto, recientemente formamos un equipo de trabajo con miembros del Inta para llevar adelante un mapeo de productores hortícolas “agroecológicos” en el Partido de General Pueyrredon con el objetivo de generar una base de datos georreferenciada que permita aportar información sistematizada, actualizada y de acceso abierto.

¿Por qué lo haces?

-Siempre estuve en contacto con la producción de verduras, mi abuelo tenía quinta, mis papás también. Era para autoconsumo, pero incorporé la importancia de la relación con la tierra y la maravilla de generar el propio alimento. Y si bien crecí en los ’90, con el auge de los supermercados, la comida en lata, de colores y sabores artificiales, la idea de lo simple estuvo siempre presente y el tomate con gusto a tomate nunca se olvida. Hoy a mi familia quiero ofrecerle la posibilidad de consumir esos alimentos y creo que esa es mi principal motivación. Que muchos puedan conocer que existen productores agroecológicos y facilitar el acceso a los mismos es un objetivo que tracciona esta tarea. Y si además, esto fortalece a un sector productivo, es más positivo aún.

¿Cuál es el impacto de tu trabajo para la sociedad?

-Si bien estamos aún en desarrollo, y es prematuro ofrecer resultados, creo que va a ser una herramienta muy útil no sólo a nivel de investigación, sino también por su aporte a parte de la sociedad. Este trabajo permitirá obtener datos inexistentes al día, contribuyendo a revalorizar los saberes de los agricultores y a socializar experiencias exitosas aplicadas al sistema productivo y comercial. Esta información en el marco de un proyecto de promoción de la agroecología a nivel nacional, podría contribuir a fortalecer el sector y a facilitar la toma de decisiones para la resolución de problemáticas locales, como es el conflicto por las fumigaciones en el Partido, que persiste desde hace casi dos décadas.

Si te interesa conocer más podés escribir a comunicacion@mardelplata-conicet.gob.ar o sumarte a las redes sociales.

Compartir
Compartí esta nota