Crisis del coronavirus

28 de Septiembre de 2020 19:31

Después de 16 años frente al mar, el café Ivo cierra por la pandemia

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Los clientes de Ivo disfrutaron de la mejor música y gastronomía frente al mar. Foto: 0223.

El propietario del emblemático establecimiento adjudicó las razones del cierre definitivo a la coyuntura económica que se desató por la cuarentena. "Es triste, no me quedaba otra", se resignó.

La pandemia de coronavirus devino en una crisis económica inédita para Argentina y principalmente para Mar del Plata, la ciudad del país con mayor desocupación. A lo largo de la cuarentena cientos de comercios tuvieron que bajar sus persianas y esta vez fue el turno de Ivo, el emblemático café ubicado frente al mar en Güemes y la costa.

Los motivos del cierre estan vinculados al avance de la pandemia y la incertidumbre total que acusa el sector comercial en torno a una eventual reapertura. "Cerré por todo lo que estamos viviendo. Hace seis meses que está cerrado y no se sabe cuánto tiempo más va a seguir todo esto", reconoció Edgardo Troiano, dueño del café.

El empresario lamentó la situación económica "caótica que hay" tanto en Mar del Plata como en el país. "La economía empezó a decaer. El negocio se sostenía, pero preferí cerrar por la pandemia y la cuarentena que se extiende. No sabemos si va a haber verano, qué afluencia de público va a haber cuando la gente está complicada económicamente", razonó en diálogo con 0223.

"Estamos al borde de una hiperinflación. No tengo ganas de pasar por todo eso. Decidí cerrar porque si no me mata el coronavirus me voy a morir de un infarto. Prefiero privilegiar mi bienestar. Hoy en Argentina no se puede hacer negocios ni mantenerlos", explicó.

Troiano había materializado su emprendimiento gastronómico cultural el 24 de enero de 2004 después de asentarse en Mar del Plata proveniente de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. "Me vine persiguiendo mi sueño de tener un café frente al mar. Me costó tomar la decisión. Es triste, pero no me quedaba otra", lamentó. La única vez que le había tocado vivir una situación similar había sido por la crisis de 2001.

Después de 16 años, el empresario se vio obligado a cerrar su proyecto de manera definitiva. Tenía a seis personas a cargo, que fueron indemnizadas. "Yo les venía avisando que era una posibilidad. Traté que cada uno se fuera acomodando", señaló.

No obstante, le quedan los mejores recuerdos de Ivo. "Era un negocio muy particular, eran más amigos que clientes. Iban a disfrutar de buenos espectáculos, la gastronomía y el mar. Tengo que quedarme con eso y recoger lo que sembré", concluyó.