Cine

4 de Febrero de 2021 08:05

Daniel Katz: "El blanco y negro te obliga a pararte en otro lugar"

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota

En diálogo con Dixit por 0223 Radio, el protagonista de "El perro que no calla",  Daniel Katz, habló sobre la experiencia de protagonizar su primer film y la particularidad de los estrenos virtuales.

El 28 de enero comenzó el Festival Internacional de Cine de Sundance y uno de los films que participa es “El perro que no calla", nuevo film de la directora Ana Katz para formar parte de la World Cinema Dramatic Competition.

En diálogo con Dixit por 0223 Radio, su protagonista, Daniel Katz, habló sobre la experiencia de protagonizar su primer film y la particularidad de los estrenos virtuales.

"El Perro que no calla" cuenta la historia de Sebastián (Daniel Katz), un joven de más de treinta años, que tiene varios trabajos temporales intermitentes y abraza el amor cada vez que encuentra la oportunidad. “A través de pequeños hechos puntuales, su transformación se retrata en el contexto de un mundo que también se transforma y coquetea con un posible apocalipsis", dice.

“La verdad es que no soy actor, siempre trabajé en cine y estoy relacionado con el cine pero desde otro lugar. Me crie y vivi siempre entre actores pero con la actuación en sí no tengo la ventaja de la formación teatral”, cuenta entusiasmado Sebastián Katz quien por estas horas vive las repercusiones del estreno del trailer que lo tiene como protagonista.

Según explicó el joven, a lo largo de su carrera hizo “bolos” en los films que dirigió su hermana o reemplazó a algún actor en los ensayos de alguna escena puntual “pero teníamos pendiente con Ana hacer algo juntos y el rodaje la verdad es que fue muy natural”, confiesa.

Promediando el relato, que tiene una duración total de 73 minutos, la realizadora de “Los Marziano” narra los efectos globales de una pandemia que se originó por la caída de un meteorito.

“Las escenas pre pandemia tenían una connotación que parecía de ciencia ficción y parecía extraño esto de andar con burbujas en la calle”, dice Katz al recordar que al momento de la filmación, el coronavirus parecía un virus lejano que solo afectaba al continente asiático. “Después vino todo esto y se volvió super normal tener algo que cubra el rostro, pero en el momento en el que empezamos a rodar parecía algo futurista”, dice.

“El perro que no calla” está grabada en blanco y negro y para el protagonista del film, la apuesta es un desafío en una época en la que la tecnología logra imágenes con muchísima más definición que la que alcanza a percibir el ojo humano. “Hay algo en el blanco y negro que te pone en otro lugar, que te hace concentrarte en lo que estas viendo de otra manera”, dice al tiempo que reconoce que le gustaría que la pieza llegue al circuito comercial.
 

Compartir
Compartí esta nota