Salud

6 de Marzo de 2021 19:01

La evolución del sistema sanitario de Mar del Plata: "En los últimos 30 años se fueron perdiendo camas"

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
La estadía de internación de un paciente con coronavirus se quintuplica por la gravedad de la enfermedad. Foto: 0223.

Desde Fecliba analizaron la capacidad de respuesta de las instituciones médicas privadas y reconocieron que no son entidades "rentables". "Nadie hizo una apuesta en los últimos 25 años", apuntaron.

Mar del Plata es la segunda ciudad de la provincia de Buenos Aires más afectada por la pandemia de coronavirus. El avance del virus que se empezó a propagar en marzo de 2020 puso en jaque y abrió numerosos interrogantes sobre la capacidad de respuesta del sistema sanitario de la ciudad.

"Antes de la pandemia las clínicas estaban con una ocupación del 85% y ahora están con un 100%. Muchos pacientes internados en la guardia esperan que se vaya alguien de alta", señaló Gustavo Elicabe, presidente de la Federación de Clínicas, Sanatorios, Hospitales y Otros Establecimientos de la Provincia de Buenos Aires (Fecliba) del Distrito IX.

El representante de los centros sanatoriales explicó que hoy en día una persona infectada con Covid-19 permanece internada alrededor de 15 días, cuando habitualmente un paciente con otras patologías recibe asistencia entre dos y tres días. "Todos los días hay muchas altas e internaciones. Los pacientes cambian mucho, pero los que tienen coronavirus se quedan más", indicó.

En este marco, Elicabe se refirió a la saturación del sistema sanitario y confió que "cuando dicen que no hay camas es cierto". Asimismo, reparó que los establecimientos centran sus esfuerzos por estos días en programar las cirugías y otros servicios que no se pudieron llevar a cabo entre marzo y octubre del año pasado.

"A nivel general podemos decir que en los últimos 30 años se fueron perdiendo camas. Aunque también fue evolucionando la forma de trabajar gracias al avance de la Medicina. Hace 30 años los pacientes estaban siete días internados", destacó en declaraciones a 0223 Radio.

"Apostar a tener más camas podría tener que ver con la necesidad de que haya más demanda de gente con obra social, que es lo que ocurrió. En los últimos 20 años empezó a crecer el empleo privado con obra social. Hubo más gente a la que le cubrían las clínicas", consideró.

Para el presidente de Fecliba, "las clínicas no son entidades rentables" y "nadie ha hecho ninguna apuesta", lo que trajo aparejado que crezcan las camas en el sector público. "La última construcción de un centro de salud con internación fue hace 25 años donde hoy funciona el hospital Bernardo Houssay", evocó.

"Las clínicas son lugares de trabajo para que los médicos puedan desarrollar su profesión, no son entidades rentables a las que una persona quiera venir a invertir. No dan ganancia para nada. Las que sobreviven son por el aporte económico que hacen los médicos", concluyó su razonamiento Elicabe.