Elecciones 2021

15 de Agosto de 2021 08:00

Montenegro: “Veo gente sacarse fotos en lugares productivos y hace un año no los veía ahí”

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Guillermo Montenegro dijo que trabaja para solucionar los principales problemas de los marplatenses.

El intendente dijo que los concejales del Frente de Todos cambiaron su actitud por la campaña electoral. Habló de la foto del presidente y confirmó que le gustaría ser reelecto en 2023. 

Guillermo Montenegro asegura que la campaña electoral no altera su rutina: reuniones, recorridas por comercios y charlas con vecinos. “Así son todos los días, sólo que ahora se ve más, pero no me cambia la campaña”, insiste en una entrevista con 0223.

Sin embargo, algo cambió. El intendente, sin nombrar a los concejales y candidatos del Frente de Todos, los cuestiona por “solamente criticar” o “sacarse fotos en lugares productivos” por la campaña electoral. “Hace un año no los veía ahí”, lanza. También se queja, por ejemplo, por el proyecto para declarar la emergencia en seguridad: Buscan un título”.

El intendente pide el respaldo de la ciudadanía en las próximas elecciones para que los marplatenses “tengamos laburo de calidad, que todos los barrios estén hechos a nuevo con plazas, con iluminación led”. Y cuando se lo consulta por su futuro en 2023 afirma que piensa en la reelección. “Yo no miento”, advierte.

 

-Estamos en época de campaña, ¿cómo lo está viviendo?

-La verdad es que yo no cambio la forma de laburar. Yo creo que la campaña es un momento en el que quizás se hace más visible lo que hacen los candidatos. Pero lo que yo impongo es un sistema de laburo, que es estar mucho en la calle, escuchar a los vecinos, buscar soluciones a los problemas... Después de un año y medio de trabajo, la gente sabe cómo trabajo y no es que me ha cambiado porque estemos en campaña. Por ahí es más visible lo que hacen los candidatos o lo que hago yo, pero creo que es lo mismo que hago siempre.

-La recepción de la gente durante las recorridas, ¿cambia en momentos de campaña?

-Básicamente, no. Sí puede haber en algunos lugares específicos, pero los problemas siguen siendo el laburo, la seguridad, el estado de las calles y nosotros tenemos una planificación integral en cada uno de los temas. Obviamente tratamos de abordar algún tema puntual que algún vecino marque, pero el reclamo es el mismo que nosotros teníamos en carpeta antes de iniciar el gobierno. Pero la pandemia y la cuarenta nos sacó de eje.

-¿La pandemia dejó de ser un problema para la gente o todavía está latente?

-Nosotros siempre supimos que esto tenía que ver con salud más trabajo, no era una discusión de salud o trabajo. El trabajo sí es un problema real de la gente y que hubo una disminución importante de los números en la ciudad, pero hay que seguir en esa línea. Yo creo que pasan dos cosas: se ha avanzado con la vacuna y nos hemos acostumbrado a los protocolos, a los cuidados y a convivir con esta situación. Hoy no hay ninguna duda de que todos los marplatenses han respondido de muy buena manera y eso se ve, no sólo en los resultados específicos que tienen que ver con lo sanitario, sino también en las actividades y en lo emocional. Muchas veces hemos hablado de cómo pega esto en cada uno y creo que esa es una de las mayores causas por las que nos juntamos con todos los sectores, tratando de buscar la solución, agilizar y estar cercar para ayudar al que tuvo que reinventarse.

 

En eso estuvo trabajando todo el gobierno. Fernando Muro fue la cara visible porque fue el que trabajó con los protocolos de las actividades, fue el que se juntaba con los sectores. Muchas veces nos juntamos con sectores para los que no teníamos una respuesta, pero había que escucharlos y buscarla. Todo esto dejó sectores muy golpeados a los que hay que seguir acompañando. Hubo una decisión de acompañar al sector productivo de Mar del Plata desde el día 1. Nos decían que estábamos violando la cuarentena, pero entendíamos que la gente nos estaba pidiendo un cuidado integral.

-Durante la pandemia tuvimos una cifra inusual de desocupación y hoy bajó considerablemente, incluso sacó a Mar del Plata del podio al que estamos acostumbrados. ¿Qué medidas se fueron tomando para lograr eso?

-Nosotros tomamos una serie de medidas que son centrales, que tienen que ver con el Parque Industrial, el Distrito Tecnológico, el cambio de las construcciones de la ciudad; todas cosas que impulsamos pensando en la producción, en que genere laburo. Esto sí fue una decisión muy clara que tomamos desde el día 0 y que se vio en temas coyunturales, como los corredores gastronómicos, para los cuales hubo que ceder espacios de las calles, cambiar recorridos de las líneas de colectivo para que hubiera más trabajo. Tres mesas más de un bar es un mozo más, una camarera... Yo creo que los cambios urbanos que se hicieron en la ciudad para la utilización del aire libre llegaron para quedarse; porque además quedaron muy lindos y es bueno para poder recibir turismo durante todo el año. De hecho, el mes de julio fue similar al de otro año sin pandemia. Esto no pasa de un día para el otro ni depende únicamente del gobierno, sino que se logra con la ayuda de los empleados, los sindicatos.

 

 

-¿Siente que se empieza a revertir ese problema estructural de la ciudad?

-Obviamente estos cambios hay que seguir empujándolos. Pese a que nos decían que desde el municipio no podíamos hacer nada porque eran problemas macroeconómicos, nosotros asumimos la responsabilidad y el compromiso de hacer todo lo posible para que sea fácil poner un bar o una empresa con 300 empleados. Muchas veces escucho gente hablar de la producción en Mar del Plata y sacarse fotos en lugares productivos y pienso que ojalá no sea un acto de campaña, porque hace un año no los veíamos ahí. Ojalá que terminada la campaña y la elección, sigamos laburando todos juntos en eso, porque la verdad es que durante este año y medio no hubo un acompañamiento real a todos los sectores. Que ahora se plantee desde ese lugar, bienvenido sea, pero que se mantenga después porque lo necesita Mar del Plata, no porque lo necesite un gobierno.

-Decía que en campaña usted no modifica su agenda diaria. ¿Siente que la oposición sí cambió su actitud en campaña?

-No tengo dudas, es muy claro. Hubo muchos momentos de este año y medio en el que yo no sentí un acompañamiento para ayudar al sector productivo de la ciudad, a la economía, a las empresas a instalarse. Creo que hubo un primer momento donde se trabajó en la comisión de reactivación económica, hasta que en un momento se dijo "basta" y me parece que eso no es bueno para la ciudad. Cada uno sabe lo que hizo y lo importante es que, si ahora se dieron cuenta de que esto es lo que Mar del Plata necesita, lo mantengan después y no sea solamente una agenda fijada por la campaña. Desde el día 0 venimos hablando de producción, de laburo, de acompañar y de que esto se mantenga entre todos los sectores políticos para que Mar del Plata y los marplatense podamos tenemos lo que nos merecemos.

Montenegro cuestionó a los concejales del Frente de Todos.

 

-La última crítica del Frente de Todos a su gestión estuvo relacionada con que el proyecto de exención impositiva a hoteles lo habían pedido ellos en el mes de mayo y usted lo impulsa ahora. ¿Qué responde a esto?

¿De nuevo hacemos política? Lo importante es cómo se acompaña a los sectores y lo aclararon los hoteleros que se sintieron acompañados por el Estado municipal. Cada uno sabe qué hizo durante este año y medio, entonces, me parece que decir si se hizo antes o se hizo después, no tiene sentido. Nosotros estuvimos con los hoteleros, los gastronómicos, con los que hacían eventos para fiestas infantiles, con los jardines de infantes, con los encargados de los buffets de los colegios... Estuvimos, incluso, con actividades que no sabíamos ni que existían. Me acuerdo que un día Fernando me trajo un protocolo para colombofilia y tuvimos que hacerlo porque hay gente para la que eso es su vida, su trabajo. Hay que estar cerca y escuchar. Ojalá lo mantengan después.

-Tuvo una primera mitad de mandato marcada por una pandemia que trastocó todos los planes. En los dos años que le quedan, que ojalá sea con una situación más controlada, ¿qué hitos en términos de producción quiere desarrollar para terminar de resolver esta cuestión?

El tema del Distrito Tecnológico es clave no sólo para lo que representa para las empresas de tecnología. Hoy vas al barrio y ya ves cosas específicas en iluminación, en demarcaciones y a los negocios que están ahí ya les cambió gran parte de su actividad. Yo creo que eso no tiene que ver solamente con la actividad, sino con el cambio urbano que significa para nuestra ciudad, algo que es realmente importante.

Por otra parte, en el Parque Industrial se instalaron en el último año 5 ó 6 empresas que en este momento están en etapa de construcción o etapa final; varias empresas nos consultan por la ampliación y por otras cuestiones de infraestructura. Creo que lo que tenemos que plantear es cuáles son las modificaciones de infraestructura que necesita una ciudad como la nuestra para poder meterle en ese sentido. La clave es cómo acompaña el Estado. Por ejemplo, en infraestructura, necesitamos hacer una avenida por fuera de Champagnat para generar un ingreso al Puerto que es un sector productivo; ver el tema del cuidado del ambiente sin descartar la posibilidad de correr algunas empresas un poco más lejos... Siempre que te parece que estás terminando, en realidad es como que recién estás empezando.

-¿Por qué pasa eso?

-Mucho de esto, que es maravilloso, tiene que ver con las oportunidades que genera Mar del Plata. No tengo ninguna duda: Mar del Plata es la ciudad más linda del mundo, y por eso viene mucha gente, no sólo de visita, sino también a instalarse, instalar su empresa o su emprendimiento, y nosotros tenemos que estar cerca; incluso, generar polos, porque esto tiene que ver también con los Partidos de Mar Chiquita, General Alvarado, Tandil. En la región nosotros somos faro y aprovechar estas posibilidades que da Mar del Plata desde la costa, la laguna y la sierra, y poder ir mezclándolo con los sectores productivos para transformar a la ciudad en un lugar en el que las convenciones vuelvan a ser un motor importante, es clave. Tengo una visión muy clara de que Mar del Plata tiene que ser el restaurante de América Latina y esto no tiene que ver con una temporada. Si tenemos la mejor carne, el mejor pescado, las mejores frutas y verduras; tenemos unos cheffs maravillosos que generan mucho primer empleo, ahí hay que ir trabajando para que todas las inversiones vengan acá. A mi me desvela el laburo, es la clave para que los marplatenses estemos mejor.

El intendente dijo que habla sobre la inseguridad con los que tiene que hablar.

 

-El otro tema que mencionaba es la seguridad o la inseguridad. Teniendo en cuenta que tuvimos un julio con un nivel de violencia y de crímenes por conflictos vecinales o con características muy particulares, ¿cómo ve a la ciudad en ese sentido?  

-Nosotros tomamos la decisión de trabajar muy fuerte en este tema porque es importante para el vecino y para mi. Yo no le saco el culo a la jeringa. En su momento nos juntamos con el ministro Berni, trabajamos con una brigada de patrulleros de Provincia, con georeferencia en esos móviles, con tecnología, con cámaras; con una patrulla municipal... Si comparamos 2019 con este año, los números son mejores. Ahora, si a vos te pasó, es todo. Entonces, si hablamos de la estadística, ¿hubo hechos violentos? Sí. ¿En Argentina también hubo hechos violentos? Sí. ¿Tienen que ver con el contexto de la cuarentena por la pandemia? Eso es un estudio de los especialistas. Conflictos intrafamiliares, femicidios, parricidio, un homicidio en un neuropsiquiátrico; una gresca por un choque de autos que terminó en un hecho grave... Es grave y nosotros tenemos que ver por qué son esos estados de violencia. La seguridad es algo de lo que nos tenemos que ocupar y nosotros nos ocupamos permanentemente, buscamos las mejores herramientas. Hoy está trabajando Prefectura con la policía bonaerense, en su momento pedimos que los gendarmes que teníamos se queden en nuestra ciudad.

Ahora escucho a hablar a muchos de seguridad y me pregunto por qué no acompañaron ese pedido, sobre todo si son del mismo signo político. Sergio (Berni) dice muy bien que coordinar es clave y realmente hoy tenemos un trabajo en conjunto con la policía bonaerense, el Ministerio de Seguridad y con Prefectura. Mientras más recursos humanos se puedan traer para recorrer los barrios y cuidar a los marplatenses y batanenses, mejor; sobre todo porque sabemos que el que más sufre la inseguridad es el que se levanta a las 5 de la mañana para ir a laburar y le afanan las zapatillas. Ahí es donde nosotros tenemos que estar antes y eso no solamente tiene que ver con el patrullero, la cámara y los sistemas, sino también con el espacio público, la iluminación, el estado de las calles, la parada del colectivo. No es algo que se soluciona de un día para el otro pero sí es algo que me preocupa, me desvela. De hecho, sé y lo hablo permanentemente con los que entiendo que lo tengo que hablar, que son los responsables de Seguridad de Provincia y Nación.

-¿Lo sorprendió el pedido de emergencia por parte del bloque del Frente de Todos o lo entiende como parte de la campaña política?

-Lo dividiría en dos. En Mar del Plata y Batán hay un problema de seguridad, lo sabemos todos. La emergencia cambia en que comprás más rápido... La verdad es que espero que saquen rápido la compra de patrulleros que hizo el municipio para donar a la policía bonaerense, porque esa es la forma en la que yo le puedo entregar el insumo. Pero si vos me decís de buscar en campaña el título "Mar del Plata está en emergencia de seguridad", hay que aclarar que eso es una herramienta para acelerar procesos administrativos de compra. No vi ningún proyecto de seguridad de cómo cuidar a los vecinos. Incluso, uno de los pocos proyectos que se plantearon en su momento, que tenía que ver con cómo cuidamos a los vecinos de la zona roja, se archivó sin ningún trámite, pese a que tiene que ver con la venta de droga, travestis, y discutir los problemas reales que tiene la gente. Estamos teniendo un problema de seguridad y estamos tratando de resolverlo, pero sacarlo como un título en campaña, cuando durante un año no vi ningún planteo de gestión... Estamos pensando en los marplatenses, no en gobiernos.

-Mencionó el proyecto de Nicolás Lauría, quien se fue del bloque y publicó una carta bastante crítica hacia su gestión. ¿Le dolió en términos personales?

-No. No soy comentarista ni de cartas ni de Twitter. Así como no me hablaban antes los vecinos de Nicolás Lauría, tampoco me hablaron de él después de su renuncia. Yo creo que lo importante es la gente y seguir ocupándonos de los problemas. No lo sentí como una crítica. Él toma una posición política y yo no tengo ningún problema. Cada uno es responsable de sus actos.

-¿Habla con Fernanda Raverta, con quien tiene un buen diálogo y hoy es la cara visible del espacio mayoritario de la oposición en Mar del Plata?

-Estamos hablando poco pero creo que tiene que ver con la gestión de los dos, no con una coyuntura política específica. Sí obviamente entiendo que es necesario que haya más acompañamiento en los sectores políticos de la ciudad. No al gobierno, a Mar del Plata. Ahí sí creo que sólo criticar como algunos hacen no es la solución.

 

-En algún momento destacó que venían trabajando en conjunto con este sector en particular para buscar soluciones. ¿En qué momento siente que eso se quebró?

-Cuando abandonaron la comisión de reactivación no trabajamos más juntos y la verdad es que, insisto, esto no es trabajar juntos para un gobierno, nosotros tenemos una responsabilidad con quienes nos votaron para que les busquemos soluciones. Ahí es donde uno se siente un poco solo.

-Se pone mucho énfasis en el 12 de octubre como fecha de relanzamiento de la ciudad, ¿cómo lo viene trabajando con el sector turístico? ¿Cómo se imagina que puede ser ese relanzamiento y el desarrollo de la temporada de verano, para la cual hay marcadas expectativas para Mar del Plata?

-Lo del 12 de octubre está bueno como para poner una fecha mentalmente. Todos estamos pensando en liberarnos pero bien, porque realmente fue un momento muy áspero el que vivimos todos, desde lo emocional, la pérdida de familiares... Ayer, por ejemplo, vinieron mis suegros que no habían visto caminar a los mellizos. Se habla de esa fecha pero está claro que esto ya empezó. Si vemos cómo funcionó la ciudad en julio y cómo trabajaron los comerciantes, respetando los cuidados, a mi me da mucho orgullo. Un día fuimos a comer con mi mujer y los mellizos a Playa Grande y se me acercó una moza a decirme "la estamos rompiendo". Me emocionó. Y eso uno lo ve en la calle. No me olvido de que me falta muchísimo, que en la calle tengo reclamos y que me gustaría resolverlos en 10 minutos, pero todo lo que tiene que ver con la buena noticia de que estamos arrancando, estamos saliendo, hay más alegría, hay más laburo, es muy bueno. Buscamos una fecha, pero creo que lo importante es pensar en todo el año. Esto ya está, la ciudad ya lo demostró. En temporada, cuando se pudo. Mucha gente nos redescubrió. Volvió a Mar del Plata y se encontró con una ciudad que lorecibía, lo atendía, generaba una empatía, está bueno para todo el año, no sólo en enero y febrero. Tenemos muchas actividades que van más allá de la temporada.

Montenegro dijo que sintió bronca al ver la foto de Alberto Fernández en un festejo de cumpleaños.

 

-Marcó el detalle de sus suegros que no habían visto a su hijo más chico caminar y que lo pudieron ver recién en estos días. ¿Qué siente cuando ve que trascendieron fotos del presidente y su entorno en un festejo en plena cuarentena estricta? 

-Primero bronca. La verdad que nadie tiene privilegios. Tiene que ver con que nos aleja de la gente. Nosotros le estamos pidiendo a la gente y lo pongo en mí... Yo a mi viejo lo vi recién en noviembre ya enfermo y se murió en febrero. Como miles, te pasó a vos y a un montón de gente. Mis suegros vinieron después de la segunda dosis, llegaron ayer. Mis hijos no sabían lo que era un abuelo. Esto es lo que nos pasó a todos. Le pasó al Gordo Montenegro, pero le preguntamos a cualquiera en la calle y a cada uno le pasó. Primero te da bronca. La verdad es que nosotros no tenemos privilegios. Cada uno sabe lo que hizo en este año y medio y la gente también lo sabe. Creo que el gobierno nacional va a tener que dar explicaciones. Un error no es aceptable como explicación.

Y no lo digo por la campaña, porque no soy eso. No soy un comentarista de situaciones. Pero me da bronca. Me entré a acordar qué estaba haciendo en julio y el 31 de julio cumple años Guadalupe, la mayor mía, y el cumpleaños lo hicimos por Zoom. Esto de que nadie tiene privilegios es clave. Nos pone en una distancia de la gente que no es real. A mí me ven y sigo haciendo lo mismo y fui muy respetuoso de todo. Entiendo que era la mejor forma de cuidarnos, no solo a mi familia, sino el laburo de la ciudad. Esto que hablábamos de ser solidario con el otro, cuidándonos, es clave. La primera reacción es bronca y que se den explicaciones.

-Repitió en varias oportunidades que no lo altera la campaña, pero hay un proceso electoral. ¿Qué expectativas tiene?

-Cambio el foco, no para eludir la respuesta. Yo siempre pienso en quiénes son los que mejor van a defender a los marplatenses. Necesitamos que nos defiendan. Quién es el que mejor nos va a defender en la Nación, en la provincia, acá. Para mí es clave tener un buen resultado electoral pensando no en mi gestión. Hablé del distrito tecnológico, no lo voy a ver terminado. Estoy pensando en Mar del Plata, en los marplatenses, no en Montenegro como líder político. No es así. Sería muy corto. Lo que pienso es qué bueno sería que mi hijo no tenga que pensar en irse a otro lado. Que tengamos laburo de calidad para todos, que todos los barrios estén hechos a nuevo con plazas, con iluminación led. Y para eso necesito respaldo. Ese respaldo es el del Colo Santilli, el del Ruso Rabinovich. Pero no pienso en el respaldo electoral al gobierno de Guillermo Montenegro. No. Para mí es mucho más profunda la discusión. Necesitamos los marplatenses que nos defiendan en los lugares que nos tienen que defender para nosotros poder estar mejor en nuestra ciudad y poder defender el laburo de la ciudad.

-Dijo que no va a ver terminado el distrito tecnológico. ¿En dos años o en seis años?

-La realidad, por más que sea en dos o seis años, que no lo descarto ni mucho menos y sé que la pregunta es si voy por la reelección o no, creo que no se va a terminar nunca el distrito tecnológico. Lo que tiene que seguir es creciendo. Uno lo ve en Florianópolis, en Caba, en los lugares donde hay transformaciones constantes que arrancaron hace 10 o 12 años. Con lo cual ni en dos períodos lo voy a ver. Sí, lo que quiero ver funcionando, y no solo eso. Que funcionen los bares y que estén las calles mejor yq eu estén las plazas mejor, y sea un movimientode gente joven. Es un sector mucho de primer empleo. Es una política gastronómica. Es lo que necesitan los más chicos de la ciudad.

 

-¿Piensa en la reelección?

-Sí, claro. Yo no miento. Pero no pensando en quiero volver a ser el intendente. Quiero seguir solucionando y peleando por losproblemas de los marplatenses. Siento que es necesario generar cambios y buscar consensos. No soy el dueño de la verdad ni mucho menos. Siento que hay que discutir, mejorar los proyectos. Algunos proyectos qe hemos mandado la oposición nos ha mejorado. Y los hemos planteado juntos. Si soy yo l decide la gente, no lo decido yo. Si me presento y dicen Este gordo que se vaya a la casa, me voy a mi casa. Tiene que ver con que yo logre transmitir esta confianza que me dieron los marplatenses cuando me eligieron en su momento. Esa confianza la pude apuntalar y sigo siendo el que la puede mantener. Pero todavía falta mucho tiempo.