Elecciones 2021

7 de Agosto de 2021 17:15

Diego Santilli: “Hay que aprender de los errores y hacerse cargo”

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Santilli recorrió Mar del Plata junto a Guillermo Montenego y Elisa Carrió.

El precandidato a diputado nacional por la Provincia recorrió Mar del Plata y pidió bajar la tensión de la interna de Juntos para "no hacerle el caldo gordo al kirchnerismo". Habló de la importancia de la elección, elogió a Guillermo Montenegro y también a Sergio Berni. 

La campaña todavía no empezó formalmente, pero Diego Santilli ya recorre la provincia junto a intendentes y dirigentes de su espacio de cara a las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (Paso). El 12 de septiembre enfrentará en esa elección a Facundo Manes, el candidato de la Unión Cívica Radical que también apuesta a encabezar la lista de Juntos. Sin embargo, el dirigente del Pro prefiere no detenerse en esa pelea.

“Las tensiones o alocuciones fuera de lugar lo único que hacen es hacerle el caldo gordo al kirchnerismo. Son discusiones que están lejos de la gente, son más dirigenciales  y no contribuyen”, dice en una entrevista con 0223 en la cual elige no confrontar con ningún dirigente radical.

Habla, en cambio, de los problemas que le plantean los vecinos de las distintas ciudades que recorre: la inflación, la educación y la inseguridad, enumera. Sobre el primer admite que fue algo que no se pudo resolver durante la gestión de Cambiemos. “Hay que aprender de los errores y hacerse cargo”, afirma.

El precandidato a diputado nacional por la provincia realza la figura de Guillermo Montenegro a quien define como un intendente que supo escuchar a los marplatenses y también destaca la labor de Sergio Berni en el gobierno de Axel Kicillof, aunque cuestiona la falta de “coherencia” de las políticas de seguridad. “Hay un Berni peleando contra los delitos y al mismo tiempo alguien liberando presos”, dispara.

Mirá la entrevista completa.

 

Recorrida por Mar del Plata, problemas e interna

-¿Con qué te encontrás en estas recorridas por la provincia?

-Me encuentro con mucho cariño y mucho afecto. La gente te recibe planteando sus situaciones; agradeciendo mucho las caminatas con Guillermo, agradeciéndole a Montenegro por haberse puesto al frente de la apertura de los comerciantes, de entenderlos, de entender, en definitiva, que el trabajo de ellos es lo que nos puede sacar adelante; de que somos grandes y que nos podemos cuidar. Eso es lo que recibo. La verdad que contento porque estuvimos recorriendo La Rambla, varios lugares, y ha sido muy buena la acogida.

-¿Qué problema te plantean?

-Una de las primeras problemáticas que te plantean es que no le alcanza para llegar a fin de mes y eso es la inflación. Si antes podías comprar dos panes, ahora podés comprar uno. Una inflación que hoy la tenés un poco más arriba del 25 por ciento y el Gobierno había proyectado un 29,9% anual. El miedo a perder el laburo está latente en varios. Pero también me encuentro con muchas ganas. La gente tiene ganas de avanzar, de superar lo que la pandemia le trajo, que es angustia, no poder laburar, no poder levantar la persiana de su comercio, de tener miedo a contagiarse. Y por otro lado, hay un tema que siento que está ahí, y que lo plantean que es el colegio de los chicos, que significa cuál es el futuro de ellos, cuál es el horizonte que van a tener, qué país van a tener. Y eso lo noto en toda la comunidad educativa: en el papá, la mamá y los propios chicos, contentos de volver a tener clases; los docentes que te lo plantean. En eso hay una comunión y hay que sostenerlo, defender la escolaridad y la presencialidad.

-¿Hay planteos sobre la inseguridad?

-El otro tema fuerte que está es el tema de la inseguridad. La inseguridad cruza transversalmente gran parte de la provincia de Buenos Aires. Tiene que ver con el miedo de la gente a que te pueda pasar algo en tu casa, o si salís y vas de la casa al trabajo o del trabajo a casa. Esos son los temas.

-Seguramente nadie te plantea la interna que tiene Juntos con Facundo Manes. ¿Cuánto te complica estar discutiendo estas situaciones internas, polemizando en algunos casos?

-Es verdad lo que decís: no me pasa que la gente me plantee eso. Sí alguno que otro me lo plantea y me dice ‘Che, tiene que ser Juntos'. El que te lo plantea te dice: ‘El adversario es el kirchnerismo y no entre ustedes’ y yo comparto. Concuerdo. Todo ese tipo de tensiones o alocuciones fuera de lugar, con tono elevado, lo único que hacen es hacerle el caldo gordo al kirchnerismo. Son discusiones que están lejos de la gente, son más dirigenciales que de la sociedad, y que no contribuyen.

 

-¿Sentís que del otro lado lo entienden del mismo modo?

-Yo quiero creer que sí porque nuestros verdaderos problemas son los de la gente. Los que hablábamos recién: la inseguridad, la falta de trabajo o que no te alcance para llegar a fin de mes, la educación de tus hijos, el futuro, tu salud. Pero después el adversario político es el kirchnerismo y no es nuestra interna.

-Gerardo Morales, por ejemplo, que viene siendo muy crítico.

-Vuelvo a decirte que no le suma a nuestro espacio. Me parece que contribuye a hacerle el caldo gordo al kirchnerismo. No me voy a enganchar en ninguna respuesta. Hay muchos radicales que nos acompañan, como Gustavo Posse, y muchos radicales del interior que están con nosotros y son grandes cuadros. También tengo relación con muchos hombres y mujeres del radicalismo. No me parece que sea apropiado para nuestro electorado porque de lo que se trata acá es de ampliar, de seguir sumando. Entonces vos sumás en esta lista y también sumas en esta otra lista. Y después la gente decide quién es el que gana en una primaria. Y después  todos juntos, a competir con el kirchnerismo.

Santilli caminó por la calle Güemes de Mar del Plata. 

 

-Otro tema que se instaló es el de su paso de la Ciudad de Buenos Aires a la provincia.

-También es un tema de los dirigentes. Yo formo parte de un espacio y Guillermo Montenegro fue uno de los pioneros que me pidió que viniera a la provincia, que me metiera y me comprometa. Guillermo con Julio Garro, Grindetti, Galli de Olavarría, Gay, y el propio Jorge (Macri), después de resuelta nuestras propias candidaturas… estamos enfocados en abordar los temas de la gente; en abordar y ganar esta elección al kirchnerismo. Ese es el trabajo que vamos a hacer para adelante.

 

La importancia de las elecciones y el rol de Berni

-¿Qué es lo que se juega en esta elección?

-Se juega qué Argentina queremos. Que Argentina queremos significa que queremos un país con trabajo, que no le ponga la pata en la cabeza a la producción, que proteja a los productores que son los que generan tus divisas, que no haya prohibición de exportación a la carne en un país que produce carne. Perdimos todos: los argentinos porque no tuvimos divisas, perdieron los productores, perdieron los frigoríficos que se pasaron años conquistando mercados para vender los productos, perdió la sociedad porque el precio de la carne subió un 18%, perdieron los laburantes de los frigoríficos porque se quedaron sin laburo. ¿Quién ganó? Nuestros países vecinos, Uruguay, Paraguay… no se trata de eso; vos tenés que proteger el laburo tuyo, de tus productores, de tu campo, de tu tierra fértil y de los chacareros que saben trabajar la tierra como nadie. Se trata de eso.

Hoy estuve recorriendo el Parque Industrial y vos ves el trabajo argentino: ves empresas como Cabrales que son de Mar del Plata, que generan laburo, que van al frente, o Gihon, que es tecnología pura de los conservantes de vacunas del mundo. Eso es lo que hay que defender, a la Pyme, al productor, al que trabaja. Se trata de eso.

-De los problemas que marcaste muchos son económicos y no son nuevos. Durante la gestión de Mauricio Macri al frente del país y de María Eugenia Vidal en la provincia tampoco se pudieron resolver. ¿Qué es lo que vienen a ofrecer para solucionar esos problemas?

-Creo que no hay iluminados, no hay una persona sola que pueda resolverlos. Yo creo que es un equipo que integran intendentes, lo integra Horacio, los gobernadores, nuestro equipo parlamentario. Hay que aprender de los errores y hacerse cargo. Cuando uno se hace cargo de esos errores, corrige, cambia y proyecta. Te doy un ejemplo: cuando largamos la vacunación en el Luna Park, tuvimos un día malo porque preveíamos una cosa y sucedió otra. Pero si vos aprendés de ese error, si reconocés que tuviste ese error y aprendés, las cosas no vuelven a suceder. Nunca más paso eso.

Se trata de eso. ¿Qué le podemos aportar? Es experiencia, la experiencia de haber abordado los temas de salud y tener una planificación integral en salud; la experiencia de haber abordado los temas en educación y es otra cosa once o doce años después; la experiencia de haber abordado los temas en seguridad: cuando me tocó hacerme cargo hace 3 años en seguridad, todo el mundo me decía ‘Los motochorros, Santilli, los motochorros, cuando escuchamos una moto entramos en pánico, nos hacemos a un costado, se bajan y nos afanan’. Agarramos el tema, lo planificamos, lo abordamos, y tuvimos un 60% menos de delitos de motochorros, un 45% menos del delito de robo, un 40% menos del delito de hurto, segunda ciudad capital del continente americano con menos homicidios. Primero Otawa. Se trata de tener una planificación: eso es preparación y formación de la policía. Lo empecé con Guillermo, que empezó con el Instituto Superior de Seguridad Pública. Si vos quéres cambiar, tenés que formar y preparar mejor a tus hombres y mujeres. La tecnología: en el siglo que vivimos la tecnología es parte de la solución. La tecnología amigable que te permita tener con las cámaras saber dónde está cada policía, cada patrullero, qué está haciendo. Con sistemas que te ayuden a que vos seas mejor en tu trabajo. Es decir, sistemas preventivos, forenses, reconocimiento facial, todo lo que hace a una tecnología moderna. Ahí tenés la conclusión. Eso es lo que venimos a aportar.

 

-¿Qué opina de la gestión de Sergio Berni en el ministerio de Seguridad?

-Le reconozco a Berni su actitud, que se mete en los temas, que empuja, pero creo que lo que falta es una coordinación entre el Gobierno nacional y provincial. Parece una cosa de un lado y otra cosa del otro. Vos reconocés al ministro que va, que pone el cuerpo, que se mete, y por otro lado falta la planificación y la coordinación tan necesaria para abordar esa angustia que cruza transversalmente a todos. Te digo que el que más sufre es el que se toma el bondi a las 5 de la mañana para ir a laburar. Ese es el punto al que hay que llegar. Ahí falta coordinación y coherencia: tenés un Berni peleando por los delitos y a alguien liberando presos. Entonces, vos decís, ¿cómo hace ese ministro? Ahí falta coherencia, planificación y coordinación integral. Está claro que eso no está funcionando.

-Entendiendo que el manejo de una pandemia es muy complejo, ¿qué le critica al gobierno nacional?

-Creo que ha sido distante de la gente. Cuando los gobernantes están lejos de la gente, las decisiones no son acertadas. En junio del año pasado con Horacio empezamos a discutir la apertura porque el comerciante nos decía ‘Che, tengo que llevar el pan a mi casa, tengo que levantar la persiana’ y ahí empezamos con el de la puerta hacia afuera; escuchamos a papás y mamás y a la comunidad educativa que nos decían que vuelvan las clases y tuviste el último trimestre hubo virtualidad y presencialidad y anunciamos en noviembre presencialidad desde el 17 de febrero. Denuncias, nos atacaron, para mí era algo central. Pero no es para mí, es lo que te decían los psicopedagogos, los especialistas en educación, la comunidad educativa, los papás y mamás, los chicos que querían tener relación. Eso es estar cerca. Cuando las medidas funcionan después, llegan tarde. Y habla de la ausencia o lejanía que vos tuviste. Entonces, yo escuchó acá en Mar del Plata, después de caminar comerciante por comerciante largo rato, 'Nos defendió, estuvo al lado nuestro, nos escuchó, nos entendió y confió' porque vos tenés que confiar que iban a cumplir con el protocolo, de la manera que lo podían hacer, de la puerta hacia afuera... Y hoy Mar del Plata tiene un dígito de desocupación cuando Mar del Plata tenía dos dígitos de desocupación. Eso habla de un intendente que está ahí, de un tipo que escuchó y laburó.

 

Otra cosa que no me parece correcto es que los argentinos no puedan volver a sus casas: me parece correcto que haya que testearlos, hacer un seguimiento. Se trata de eso. Y ese  tipo de cosas cuando llegan tarde, a la gente le duele y dejan un daño que el tiempo perdido no sé si lo recuperás. ¿Qué le decís al comerciante que bajó la persiana? ¿Qué le decís a esa pyme que hoy ya no está? ¿Qué le decís a esos papás y mamás que sus chicos no tuvieron presencialidad durante un año y medio? ¿Qué le decís a esos casi 250 mil chicos que no tuvieron contacto con la escolaridad en la Provincia de Buenos Aires? Son 250 mil chicos. Hay que ir a buscarlos, hay que hacer que vuelvan a las escuelas y que vuelvan al aprendizaje porque es el único motor de salida que tenemos para adelante como país, como sociedad.

-¿Creés que se va a notar en los resultados de las elecciones esto?

-No sé si se va a notar. Yo tengo la esperanza y confianza de que la gente nos va a acompañar. Porque sabe lo que es nuestro trabajo, el compromiso, nos vio poniendo el cuerpo en la pandemia y antes de la pandemia, planificando y estando en las hospitales, en las comisarías, en la calle, acompañando en los centros de testeo, después en los centros de vacunación, estando las 24 horas a disposición y escuchando a nuestra gente.

Compartir
Compartí esta nota