Patrimonio histórico

19 de Septiembre de 2021 18:03

"Mar del Plata no cuenta su historia": exigen declarar áreas de alto valor patrimonial

Compartir
Compartí esta nota
Compartir
Compartí esta nota
Foto ilustrativa: archivo 0223.

La arquitecta Felicidad París Benito pidió avanzar con esta iniciativa de preservación que ya se aplica en Rosario, Córdoba, La Plata, Caba y otros puntos del país. "Hoy tenemos muy pocas cosas urbanas para mostrar porque el paisaje está desvirtuado", advirtió, a 0223. 

Una ciudad turística incapaz de narrar su propia historia. Así ve a Mar del Plata Felicidad París Benito, la directora en maestría en gestión e intervención del patrimonio arquitectónico y urbano que tiene la Facultad de Arquitectura, Urbanismo y Diseño de la UNMdP. Con preocupación, la especialista observa con el paso de los años una pérdida cada vez más evidente de distintos sectores con fuerte identidad arquitectónica dentro del ámbito local, por lo que exige avanzar con una ambiciosa política de declaración de "áreas de valor patrimonial", una iniciativa que ya han tomado con éxito diferentes centros urbanos del país como la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Caba), Rosario y Córdoba.

La arquitecta recuerda que el respaldo normativo de la temática en General Pueyrredon solo se reduce a la ordenanza municipal 10.075, sancionada en el '95. "Después hay montones de modificatorias y ampliaciones pero no se han seguido con los estudios que corresponden. Y en este momento hay una gran cantidad de obras dispersas y de sectores que aún se conservan en la ciudad, con características singulares, y se debe trabajar para protegerlos", considera la docente de la unidad académica, en una entrevista con 0223.

Para la profesional, Mar del Plata requiere en "forma urgente" que se definan "área de valor patrimonial", es decir, sectores que conservan determinadas características particulares que permiten "generar pautas para el diseño de obra nueva pero acorde a los edificios que están en el entorno de manera contextual". "Esto permitiría hacer una lectura clara e integral de la historia de lo que fue la evolución y el avance de la ciudad", defiende.

La propuesta de París Benito marca un cambio de paradigma en la política de protección patrimonial que sostiene la ciudad. Porque hasta ahora, el alcance de conservación que contempla la ordenanza vigente solo es para inmuebles o para sectores específicos de inmuebles. "Hay sectores tradicionales de la costa que han sido intervenidos con obra nueva y eso es, desde el punto de vista urbano, una patología, algo que rechaza a la vista porque no es un avance que agrega: la arquitectura nueva debe agregar y aportar a lo ya existente, no contraponerse o disminuir el valor de lo que ya tenemos", ejemplifica.

Según la arquitecta, hay distintas zonas de la ciudad que podrían protegerse de manera integral. Entre ellas, cita sectores de la loma de Santa Cecilia, donde hay edificios que caracterizaron a la época del 1930 y que aún sobreviven pero "siendo avasallados por nuevas demoliciones y construcciones". "No está mal que se hagan nuevos emprendimientos. El problema es que no respetan lo que tienen al lado. No hay una continuidad morfológica. Y con esto no digo copiar lo antiguo pero sí mantener ciertas alturas y distancias y evitar superposiciones que afecten el paisaje urbano que hay que mostrarle al turista", aclara.

También menciona sectores de La Perla, de la loma de Stella Maris, de Los Troncos y hasta entiende que la misma calle Güemes "debería tener un sistema de protección para que no le pase lo mismo que le sucedió a la calle Alem". "Es una zona bellísima, que todavía conserva sus valores pero la especulación a veces supera los requerimientos que la misma gente necesita. Y Alem se abandonó. Es un sector en decadencia. Se está intentando revertir algo de lo que se hizo pero ya se perdió. Eso es lamentable. En el patrimonio, hay que trabajar antes de que se pierda", afirma París Benito.

Al borde de lo irreversible

La profesional asegura que el trabajo sobre áreas de alto valor patrimonial se impulsa hace más de 15 años en las principales ciudades del país como Capital Federal, Rosario, La Plata y Córdoba. "Ellos han sabido generar sitios singulares a lo largo de la ciudad pero nosotros no contamos la historia de nuestros lugares. Mar del Plata es una ciudad que no cuenta su historia. Y tenemos que lograr justamente lo contrario", insiste, y agrega: "Proteger cosas sueltas lamentablemente no alcanza".

"Mar del Plata está al borde de perder muchas cosas. Si no lo hacemos pronto, ya no va a haber demasiado que rescatar como cosa grupal o áreas singulares o sitios de interés para cuidar que atraigan al turista", advierte la mujer de la Universidad Nacional de Mar del Plata, quien destaca que con la declaración de áreas conjuntas "se puede rescatar desde lo barrial hasta lo monumental".

París Benito pide que desde el municipio haya políticas "realmente integrales de conservación". "Hay espacios públicos que son usados de forma irrespetuosa o irregular con ocupaciones múltiples que afectan al paisaje. Entonces, ¿cuál es la ciudad turística que queremos?", planteó la docente de la facultad de Arquitectura que lleva más de 35 años de academia y cuenta con más de una decena de libros de su autoría. 

Compartir
Compartí esta nota